Saltar al contenido

Oración a San Martín Caballero para la abundancia y la prosperidad en el negocio

4 junio 2020
Oración a San Martín Caballero para la abundancia y la prosperidad en el negocio

Veamos algo sobre cómo hacer una oración a San Martín Caballero para la abundancia y la prosperidad en el negocio. Tenemos en primer lugar con que San Martín Caballero, fue un chico que nació en Hungría de padres no creyentes.

Apenas siendo un adolescente se enfiló en el ejército para luchar a favor de la Gala. Estando en el servicio militar decidió abrazar la religión Católica y fue transformando su corazón. Al punto de renunciar a seguir batallando y dedicando su vida a la obra de Dios.

San Martín Caballero te puede beneficiar en los negocios

San Martín Caballero a  muy temprana edad se metió en un convento donde llegó a ser nombrado obispo al servicio del Vaticano. Allí comenzó a realizar sus primeros milagros, y es por esto que te decimos que cuando veas tus finanzas por el suelo. Cuando te agobie la angustia de no tener suficiente dinero para cubrir tus necesidades, hagas una oración a San Martín Caballero para la abundancia y la prosperidad en el negocio.

Este santo es muy milagroso y además dedicó toda su vida a socorrer a aquellas personas que se encontraban en la inopia y que realmente no tenían a quien acudir para calmar su apetito y cubrir su desnudez.

Este milagroso santo también fue el fundador de un monasterio. El cual se dedicó por entero a la oración permanente y a socorrer a todos los necesitados que acudieran en busca de ayuda.

Glorioso y misericordioso

San Martín Caballero,

tú que ayudas a las personas que sienten

como que sus negocios están estacionados y que la suerte

y la prosperidad no están de su lado.

 

Cuando esas personas caen en estado de desesperación,

tu poderosa intervención las levanta.

 Este es precisamente mi caso Glorioso

y nunca bien ponderado San Martín Caballero.

 

Hoy yo, tú siervo

(se dice el nombre de la persona que está orando)

me dirijo a ti con fervor y con mucho respeto y admiración

para suplicarte metas

tu mano poderosa y bondadosa a mi favor.

 

Además permitas que la buena suerte

se ponga de mi lado para que mis negocios

fluyan como nunca,

 que abunde el dinero y las buenas gestiones en todas mis empresas.

 

San Martín tú que fuiste fundador

de la Orden de Los Caballeros de Cristo,

que vestiste al desnudo

y diste de comer al hambriento.

 

 También calmaste la sed del sediento

y abrigaste al que pasaba frío,

acude pues hoy a mí,

tu siervo que tanto te necesita.

Mi negocio está quebrado,

la ruina se ha apoderado de mí

y necesito tu pronta intervención

para salvarme de la ruina total.

 

Asimismo haz que florezca la abundancia

y la buena suerte,

que mis sueños de tener un negocio grande y próspero

se conviertan en absoluta realidad.

 

Yo te prometo por mi parte

que daré fiel cumplimiento a mi promesa

de venerarte mientras viva

y que haré todo cuanto esté de mi parte

para que tu nombre sea ensalzado y aclamado.

 

De la misma manera encenderé velas

en tu nombre y pondré flores en tus altares.

Oro por tu poderosa y bondadosa ayuda

y para que me concedas esta gracia que te he pedido,

oh glorioso San Martín Caballero.

 

Es por esto que hoy

te hago esta humilde oración

y deseo llegue a tus oídos en el nombre del Padre,

en el nombre del hijo y en el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén

 ¿Cómo hacer una oración efectiva a San Martín Caballero para pedir abundancia en los negocios?

Para hacer una oración a San Martín Caballero, debemos concéntranos y decirnos a nosotros mismos. “Yo propagaré tu fe y defenderé con todas las fuerzas de mi alma tu santo nombre y tu reputación como lo que eres, como un Caballero de La orden de Jesucristo”.

Las personas deben concentrarse en su oración. Y buscar un lugar apartado y discreto para sentarse a conversar con San Martín, contarle sus apremiantes necesidades. Pedirle por su buena suerte y por el bienestar familiar.

Una vez que se haya hecho un conversatorio y se le haya expuesto la necesidad. Se le deben  dar las gracias por adelantado y pedir su bendición.