Saltar al contenido

Oración a San Miguel Arcángel para solucionar problemas y necesidades

27 junio 2020
Oración a San Miguel Arcángel para solucionar problemas y necesidades

Su estandarte, ¿Quién como Dios? ese es su grito de Combate. Defensor, guía y amigo, San Miguel Arcángel es el primero de los siete Arcángeles Celestiales. Sus misiones y tareas son muchas, siendo la principal defensa del Reino de Dios. Reza con fe la Oración a San Miguel Arcángel para Solucionar Problemas y Necesidades. Serás bendecido (a) por él.

Su veneración, 29 de septiembre de cada año, momento para consagrarse con devoción y obtener su infinita protección. . Él se presenta como Jefe de la Milicia Celestial y despliega toda su fuerza y poder de combate ante las fuerzas del mal. La veneración al Arcángel San Miguel se traduce en remedio para el alma.

San Miguel Arcángel para la solución de problemas y necesidades

Como defensor de los cristianos, San Miguel Arcángel libra batallas continuas por liberar al mundo de los peligros y acechanzas del demonio. Y su voluntad es la voluntad de Dios, quien pide paz para el Mundo Entero. Sus apariciones son testimonio de la lucha por aquellos en estado de necesidad.

San Miguel Arcángel,

Guardián del Pueblo de Dios.

Me dirijo a ti para consagrarme

con absoluta devoción al ver,

con admiración tus obras milagrosas.

 

Defensor de los Cristianos,

protector de la Iglesia y del pueblo de Dios,

quiero honrarte para siempre y por ello me presento.

 

Como fiel creyente de tu poder y fuerza

en la lucha constante

contra Satanás y todos los hechos del mal.

 

Bendito eres en el Reino de Dios

por tan ardua labor que otorga al

mundo entero tu santísima protección.

 

Bienaventurados los que creen en ti

porque buscas fortalecer los lazos

de amor y fidelidad al Señor,

apartando a sus hijos de las acechanzas

del maligno enemigo

que busca la perdición de las almas.

 

Tu batalla es espiritual,

príncipe valiente que diriges y además lideras

a los soldados de Dios.

 

Por favor recíbeme en tu amparo y sé mi refugio,

es momento de pedirte me defiendas del mal

que amenaza mi fe y la pureza de mi alma.

 

Además asísteme cada día

durante toda mi vida

y si he de morir llévame en paz

a los brazos del Padre,

me pongo bajo tu protección.

 

Oh Santo Ángel de los Cielos,

ayúdame por favor a afrontar mis problemas

con inteligencia divina,

y condúceme a la solución de los mismos

de manera justa y bien intencionada.

 

También, limpia mi camino de la maldad

y de las dificultades que interfieran

para acabar con ellos y guíame

como buen amigo que eres

en las decisiones que deba tomar.

 

Con Dios y con tu asistencia

todo es posible,

y no temeré porque mis problemas

en tus manos están solucionados.

 

Tus milagros son muchos

y sé de tu presencia

ante aquellos que te invocan

en estado de necesidad.

Como son muchas mis necesidades,

te suplico no me abandones,

además protégeme San Miguel Arcángel,

de los peligros de la vida.

 

Asimismo necesito de tu bondad y tu

poder contra el mal,

porque me perturba y quiere robar mi paz,

así que fortaléceme ante la enfermedad

y condúceme a la victoria cada día de mi vida. 

 

Porque necesito estar en unión con Dios,

por eso enséñame a adorarlo, bendecirlo

y alabarlo por siempre,

sé vigilante de las malvadas influencia del maligno

que me acechan.

 

Necesito Ángel de Dios,

ver la paz del mundo,

ver cómo nos liberas de las guerras,

de la hambruna y la enfermedad.

 

Lidera a los gobiernos del mundo,

para bien de la humanidad,

sé que es el deseo de Dios, danos tu bendición.

 

Yo te honraré,

me pongo bajo tu protección y tu amparo.

Yo amaré a Dios

con todo mi corazón.

 

Amén.

¿Quién como Dios?

En el Combate, San Miguel Arcángel se muestra con gran humildad utilizando a Dios como su mayor instrumento de Defensa. Su lema ¿Quién como Dios? Demuestra que su actuación es la de la voluntad del Padre Eterno por los derechos que posee el Todopoderoso. La Oración a San Miguel Arcángel para Solucionar Problemas y Necesidades, nos concede los beneficios de sus buenas obras.

Este Príncipe de los Cielos nos ayuda a conocernos verdaderamente. Nos ayuda a aceptar amar y realizar la voluntad del Señor y nos enseña a ser fieles para así conseguir la bendición de Dios. Con mucha fe pide su asistencia, su defensa y protección.