Saltar al contenido

Oración de sanación al Padre Damián el apóstol de los leprosos

14 junio 2020
Oración de sanación al Padre Damián el apóstol de los leprosos

Hagamos una oración de sanación al Padre Damián el apóstol de los leprosos. De esta manera podrás estar seguro de que tus súplicas serán atendidas con la mayor prontitud y eficacia. Ya que este santo es considerado el apóstol de los leprosos y de paso ahora en estos nuevos tiempos. También se le asocia con los enfermos de SIDA.

El motivo es que este santo dedicó su vida por entero al cuidado de una gran cantidad de enfermos. Durante una de las más grandes pandemias que ha azotado a la humanidad. Desde que el Padre Damián arribó por voluntad propia a la Isla de Molokai en Hawái. Se dedicó a cuidar a los leprosos que allí estaban confinados, no tuvo un solo momento de descanso para él.

¿Por qué hacer una oración es propicio en los casos desesperados?

El motivo de mayor peso para que una persona se incline a hacer una oración. Es por asuntos de salud, pero debemos saber que también existen otras necesidades apremiantes. Como los problemas económicos y los problemas que afectan la parte sentimental.

La protección en general de una persona en cuanto a su integridad física o sea cual fuere su necesidad. No se debe dudar en hacer una oración de sanación al Padre Damián el apóstol de los leprosos con devoción y fe para pedirle su ayuda en casos desesperados, puesto que él, ayudará.

Glorioso y misericordiosos

Padre Damián de Molokai,

hoy acudo a ti con mucha devoción y seguro

de que no desatenderás mis súplicas.

 

Sino que por el contrario

tú que conociste de cerca el horror y el

sufrimiento de una persona

cuando adolece de grandes males corporales.

 

Por ello sabrás muy bien entender

mi sufrimiento

en estos momentos.

 

Padre Damián,

yo, (digo mi nombre y mi apellido,

con la exposición del problema).

 

También te suplico amadísimo sacerdote santo que tú,

quien no tuviste ningún reparo en

entregar tu propia vida

para socorrer a los leprosos.

 

Y que sin ningún temor al contagio

y sin egoísmos,

 llegaste al extremo de contraer su enfermedad

y perder tu valiosísima vida por ellos.

 

Por ello Padre Damián, te pido,

es más te suplico que me tiendas

tu mano misericordiosa

y no apartes tu mirada de mi rostro.

 

Para que con tu dulce mirada mis

males sean sanados

y yo vuelva a la normalidad con

mi salud restablecida.

 

Te recuerdo que yo debo estar sano

para atender mi hogar,

para poder trabajar y ganar

el sustento de mi familia.

 

También para poder honrar

el compromiso que tengo con

mis seres queridos

y brindarles todas las comodidades

que ellos se merecen.

Con mi trabajo y mi esfuerzo de cada día,

Para ello debo estar sano y fuerte,

es por esto que hoy te ocupo Santo de los cielos,

emisario del Señor, protector de los enfermos,

piadoso Padre Damián.

 

Te suplico que tomes para ti este caso

especial de mi persona

y atiendas con prontitud y eficacia

resolver mi necesidad.

 

Tú que te encuentra a la derecha del Creador

en una posición privilegiada al haber sido elevado

de la categoría de Beato a la categoría de santo

y perteneces por lo tanto a la cohorte celestial.

 

Ayúdame por favor en este momento aciago

de mi vida y no me desampares ahora,

esta oración angustiosa de petición de auxilio.

 

La hago llegar a ti en el nombre del Padre,

en el nombre del Hijo y en el nombre

del Espíritu Santo.

 

Amén

¿Qué es una oración de sanación al Padre Damián?

Una oración de sanación es una oración que se hace con la intención deliberada de buscar la recuperación de la salud perdida. Generalmente cuando las personas creyentes pierden su salud o la ven en peligro. Acuden a los médicos terrenales, más es valedero sentir que la fe en los santos brinda mucho apoyo a los creyentes.

Cuando sentimos la necesidad de pedirle ayuda a cualquier santo, a dios o a la Santísima Virgen. No debemos dudar en acudir con fe al Padre Damián Molokai, ya que este sacerdote entregó su propia vida, por los enfermos de la lepra.

Por tanto, no debemos poner en duda que este milagroso santo es demasiado preocupado por el dolor ajeno y por las necesidades de los enfermos. No debemos dudar en hacerle una oración de sanación.