Saltar al contenido

Poderosa oración de sanidad para un sobrino o sobrina ¡Ampáralos!

11 septiembre 2020
Poderosa oración de sanidad para un sobrino o sobrina ¡Ampáralos!

Gozar de salud es una bendición de la que no muchos pueden disfrutar, por diferentes factores caemos en enfermedad y vemos nuestra salud afectada. Es nuestro deber cuidar del cuerpo que Dios no ha dotado, así también como el de los seres que tenemos bajo nuestra responsabilidad. Por tal razón podemos acudir a Dios a través de la Poderosa oración de sanidad para un sobrino o sobrina ¡Ampáralos!

Interceder en oración a Dios para solicitar sanidad por nuestros seres queridos (padres, hijos, hermanos, sobrinos). Es la mejor manera de demostrar nuestro amor hacia ellos, pues de esta forma estamos otorgándoles protección bajo la mano poderosa de Dios.

Oración de sanidad para un sobrino o sobrina

Si alguno de los hijos de nuestros hermanos se encuentra en enfermedad. Podemos ayudar a sanar sus cuerpos a través de la Poderosa oración de sanidad para un sobrino o sobrina ¡Ampáralos! Te presentamos este modelo de rezo sanador.

Mi Dios Todopoderoso

Dios Mío, Señor Mío,

aclamo a tu santidad a través

de esta oración.

 

Para que bajo el poder

de la Virgen María, el Espíritu Santo

y la Santísima Trinidad.

 

Escuches

el clamor que sale desde mi corazón

que busca ser atendido

por tu gracia divina.

 

Soy siervo de tu rebaño

y camino bajo tu luz.

 

Recorro

el mundo de tu mano

buscando siempre

ser obediente a tus mandatos

y acepto tu voluntad.

 

Por eso hoy recurro

a tu misericordioso poder para

pedir sanidad por mis

seres queridos.

 

Pido por todos aquellos familiares

cercanos o lejanos a mí,

por hombres y mujeres,

por niños y niñas.

 

También por toda aquella criatura

que esté pasando en este instante

por momentos de enfermedad,

angustia y dolor.

 

Bendícelos

y concédeles sanidad Señor.

 

Especialmente quiero pedir

por mi sobrino o sobrina, ese ser

que lleva mi sangre por sus venas

y que es tan querido en el

seno de mi familia.

 

Miembro de mi casa y de mi hogar

que hoy está expuesto

a padecer alguna enfermedad.

 

Ampáralos Señor, protégelos Señor,

líbralos mi Dios, aleja todo peligro

y maldad que quiera

dañar sus vidas.

 

Son seres aún en crecimiento

y formación, que salen al mundo

día a día y que pueden toparse

con tentaciones y maldiciones

ofrecidas por el maligno.

 

Cubre de sanidad sus vidas,

alienta su espíritu y alma a profesar

tu palabra Dios, y a

seguir el camino

que los llevará a la vida eterna.

Aleja las enfermedades, los virus,

pandemias, ataques, males

y dolencias que abundan en la calle

y que pueden caer sobre ellos.

 

Cúbrelos con el manto poderoso

de sanidad que siempre

llevas contigo.

 

Hazlos personas felices, enérgicas,

productivos al mundo y dispuestos

a servir al prójimo con amor y bondad

como tú nos has enseñado.

 

Mi Dios Misericordioso,

ofrece a tus hijos asimismo la

gracia de la sanidad,

la salud y la ausencia poderosa

de enfermedades.

 

Por favor permite que siempre gocen

de tus bendiciones, no permitas

que se aparten de tu lado y del camino

que les llevará a la vida

eterna junto a ti.

 

Aleja toda maldad

y también todas esas enfermedades

colectivas que invaden el mundo.

 

Llena de fuerza y también de salud

sus cuerpos para que no puedan

ser presa fácil de males y dolencias.

 

Entra en el corazón de mis sobrinos,

colma sus sentimientos de los más

puros deseos de ser tus servidores.

 

Igualmente de profesar tu palabra

a donde vayan y de hablar de ti a

los que le rodean, sobre todo

a los que te desconocen.

 

Finalmente ampáralos de

todo peligro, de todo ataque

del maligno que ronda sus vidas,

recógelos en tus brazos y por favor

báñalos de sanidad.

 

Amén.

Dios en tiempos de Pandemia

El mundo se ha visto afectado de enfermedades que han sido difíciles de controlar y que se han extendido sin control alguno. La inteligencia de los especialistas se ha visto en dificultad para mediar con este tema. Pero ante Dios nada es imposible, su gracia es poderosa e infinita.

Por tal razón, imploremos piedad y compasión ante ese Dios Omnipotente que todo lo puede. Para que con su misericordia cobije las vidas de tus seres queridos y del mundo entero. Eleva tus oraciones con verdadera fe de que ciertamente su poder tocará los cuerpos de los que están enfermos para dar sanidad.