Saltar al contenido

Milagrosa oración de sanidad para mi suegra ¡Dale salud!

11 septiembre 2020
Milagrosa oración de sanidad para mi suegra ¡Dale salud!

Las suegras son una gran bendición en nuestras vidas, a veces se considera como una  segunda madre; que mayor gesto de amor, que cuando se encuentran con una frágil salud; realizar esta milagrosa oración de sanidad para mi suegra ¡Dale salud! Además ser cumplir con lo ordenado por Dios, de amar a nuestro prójimo; también demostramos cuanto queremos a este ser, que usó Dios para traer a tu ser amado.

La sanidad viene de parte de Dios, usando como instrumento a su Espíritu Santo; sé tu también parte de este milagro, realizando esta oración con mucha fe en el Dios Todopoderoso.

Milagrosa oración de sanidad para mi suegra

Oh Dios de toda gracia, merecedor de toda gloria y adoración; tú eres mi Dios, guía mi espíritu a la santidad verdadera; y que tu espíritu noble me sustente.

Ahora me presento ante ti, 

para poner en tus manos a mi suegra;

ten misericordia de ella;

porque es tu sierva.

 

Tu sabes lo que realmente necesita

para estar en realidad sana;

igualmente salva

de todo mal.

 

Derrama sobre ella,

un ungüento que le de la

sanidad que necesita.

 

También, te ruego Espíritu de Dios,

que permitas que en ella 

halla paz;

durante todo este proceso

por el que ella esta pasando.

 

Ten misericordia,

y escucha mi clamor;

igualmente responde su suplicas.

 

La coloco en tus manos,

porque sé que eres el único 

que puede sanarla de

todas sus dolencias.

 

Cuida cada parte de su cuerpo;

igualmente de sus organos,

quitando de ella toda bacteria.

 

Señor ella es una mujer,

que cada día necesita de ti;

también tu fuerza

consuelala.

 

Guíala en medio de esta prueba

en la que se encuentra;

de esta forma sabré que

ella saldrá victoriosa

de todo esto.

 

Sana cada célula maligna

de su cuerpo;

aumenta sus defensas,

de igual forma su ánimo.

 

Señor de todo,

clamo mirando a los cielos;

creyendo que tú ya estas

obrando a favor 

de tu sierva.

Esta mujer virtuosa,

necesita de ti mi Dios;

porque eres su fuerza

sin ti ella no es nada.

 

Acompañala a donde quiera que vaya,

a las visitas al médico.

 

Llénala de tu gracia y sea bien atendida;

también se encuentre

todos los medicamentos necesarios.

 

Derriba todo argumento del diablo,

que se levante en contra de mi suegra;

porque ella es tuya,

ella siempre trabaja para el bien.

 

Tu conoces su corazón y lo

que ella desea;

de esta forma su confianza en ti

es mucho más fuerte que

cualquier enfermedad.

 

Sustentala, cuídala y restaura

toda su salud;

lo necesita para seguir obrando con bien

a todo el mundo.

 

Que con esta victoria,

inspire a otras a seguirte;

por lo tanto se tú su guía

en todo momento.

 

Señor,

a pesar de todo lo que te he rogado

asimismo toda mi intercesión;

por encima está tu voluntad.

 

Ruego ahora,

para que entendamos tu voluntad

que para nosotros es la mejor.

 

Algo tienes para ella,

las cuales la haces pasar

por este proceso.

 

Por lo tanto permite

que ella siempre sea entendida en todos

tus designios.

 

Aprovecho mi Dios,

para rogarte por todas las

suegras en el mundo,

guardalas;

ya que pueden estar pasando

por un fuerte proceso.

 

Consuélalas y guíalas siempre mi rey;

porque tú eres su guardador.

 

Tú conoces sus dolencias y

sus enfermedades,

te ruego que hagas un

milagro en ellas.

 

Aquellas que estén desconsoladas

y también no te conocen

entrégales el privilegio de conocerte

y se conviertan en tus hijas

debido a tu amor verdadero.

 

Guíalas con tu mano de justicia;

igualmente, si necesitan dinero

para cualquier prueba

u operación, haz un milagro con ellas.

 

Señor tu obras de manera misteriosa

aún a veces no entendemos;

pero más allá de eso

siempre obras a nuestro favor.

 

Alabado y glorificado seas,

por los siglos de los siglos.

 

Amén.

Milagro de la sanidad en ella

Con esta milagrosa oración de sanidad para mi suegra ¡Dale salud! Mantendrás a esta mujer virtuosa siempre en las manos de Dios; ámala como si fuera tu segunda madre, y siempre intercede por ella en oración; el Señor te bendecirá en dondequiera que estés y a ella con su poder. Si no conoce del Señor, con tus hechos, la gracia de Dios y la ayuda del Espíritu Santo; atráela a los pies de Cristo.