Saltar al contenido

Oración a Santa Mónica para tranquilizar a hijos rebeldes – ¡Funciona!

18 mayo 2020
Oración a Santa Mónica para tranquilizar a hijos rebeldes - ¡Funciona!

Criar un hijo es un tema bastante complicado, y aún más cuando se trata de padres primerizos. Aquí podrán encontrar una oración para tranquilizar a hijos rebeldes.

Con esta oración encontrarán la solución a la terrible etapa en que nuestros hijos sencillamente se encuentran rebeldes y no están dispuestos a escucharnos.

Cuando nuestros hijos son rebeldes llega un punto en el que no encontramos la manera de contenerlos y enseñarlos, no hallamos las palabras correctas para que entiendan que nosotros solo queremos su bienestar.

Por eso con esta oración dedicada a Santa Mónica podrás pedir su intersección junto con la de Dios para encontrar la solución a este problema.

Oración para tranquilizar a hijos rebeldes, gracias a Santa Mónica

La oración para tranquilizar a hijos rebeldes es ideal para que cada padre del mundo encuentre la ayuda que necesita para tranquilizar a sus hijos y encontrar la paz que necesitan en sus hogares.

Santa Mónica te pido por favor,

protege a mis hijos dondequiera

que estén y dondequiera que vayan.

 

Protégelos de todas las enfermedades,

de todos los daños, de los

accidentes y las averías.

 

Del poder de la brujería y la oscuridad,

de todos los espíritus malignos

 y los hombres malvados,

de todas las fortalezas.

 

Todos los pecados y las tentaciones,

todos los ataques de Satanás,

todo tipo de maldiciones que se

han pronunciado sobre mis hijos.

 

Todo espíritu demoníaco

y maldad espiritual.

 

En tus manos coloco la vida de

mis hijos, para que los

protejas y los guíes en cada

una de las decisiones que han

tomado para sus vidas.

 

También vengo a pedirte aquí

Santa Mónica bendita,

que me ayudes a quitar de ellos

la rebeldía que hoy los embarga.

 

Te pido que me des el

entendimiento y las palabras

correctas para corregir todo aquello

que han hecho mal y que

no desean escuchar de mi boca.

 

Abre su entendimiento y muéstrales

el camino correcto hacia ti y Dios.

Que conozcan el respeto hacia

nosotros como sus padres.

 

Que puedan entender que cada cosa

que nosotros le decimos

y pedimos que no hagan es solo

pensando en su bien.

 

Que no se dejen influenciar por personas

que no desean su bien, que dejen de

permitir que haya personas que

deseen colocar sus pensamientos

y sentimientos en contra de nosotros.

 

Te pido Santa Mónica que vengas

a mi auxilio en los momentos

en que ya no encuentro la manera

correcta para corregirlos.

 

Muéstrame que debo hacer en esos

momentos cuando sus palabras

para nosotros son hirientes.

 

Ven a mi ayuda, y enséñame como

mostrarles que todo lo que

hago es solo porque deseo que

estén bien, porque deseo que

continúen el camino del Señor.

 

Santa Mónica, ya no encuentro las

palabras correctas ya no sé de qué

manera quitar de ellos esa rebeldía.

 

Que no los conducirá a ninguna

parte y que, por el contrario

cada día los aleja más de ti y de Dios.

 

Intercede por nosotros ante Dios,

para que el meta su poderosa mano

y los lleve hacia él.

 

Les muestre su gran poder y les

enseñe que el camino que los llevará

al éxito y también a la prosperidad

solo podrán encontrarlo con él.

 

Ayúdame a que me entiendan,

a que vean cuanto los amo

y todo lo que estoy dispuesta

a hacer solo por ellos.

 

Para que sus vidas sean lo mejor

que puedan ser, para que ellos puedan

lograr todo lo que se proponen.

 

Quita de ellos Santa Mónica esa

rebeldía terrible que hoy se

encuentra en sus vidas, que

no les permite continuar por el

camino que Dios tiene para ellos.

 

Amén.

Es deber de cada padre orar por sus hijos, a Dios

Cuando nos convertimos en padres tenemos una gran responsabilidad a nuestro cargo, que en ocasiones podemos sentir que no podemos lograrlo o que no estamos hechos para esto.

Pero la verdad es que Dios nos da la solución sencilla para encontrar las palabras y los métodos necesarios para criar a nuestros hijos.

Cuando no encuentras las palabras correctas para enseñar a tu hijo, Dios nos dice que recemos a él y confiemos que él tiene el poder para ayudarnos.