Saltar al contenido

Oración a Santa Rita de Casia para alejar enemigos y envidiosos

26 marzo 2020

La envidia de las personas parece un mal que reina en el mundo. Estos causan malas energías que pueden afectarnos si no estamos apegados a Dios y la dificultad de cumplir nuestro propósito en este mundo. Pidamos por medio de una oración a Santa Rita de Casia para alejar enemigos y envidiosos recordemos que fue gracias a la fe en la oración.

Esta amada hija del Señor pudo soportar el calvario de lo que fue su vida. Para alejar, a los enemigos y fortificar la unión de nuestra familia y seres queridos podemos realizar una oración de paz para nuestros amigos y familiares. Mantente siempre distancia con personas que no traen nada bueno a tu vida, incluyendo las energías que te puedan hacer sentir.

Es muy fácil diferenciar a alguien bueno de alguien que no lo es, desde las intenciones que siempre tenga contigo mismo e incluso con los demás. Si en su día a día realizan acciones para agradar los ojos o la voluntad de Dios y no de los hombres.

Oración milagrosa a Santa Rita de Casia para la protección

Son muchas las personas que nos encontramos en el camino. Si una persona, no apoya la palabra de Dios su vida está encaminada por un incierto recorrido. Normalmente, estas personas están llenas de pecados sin perdonar y sentimientos como el resentimiento, que hace que solo envidien la felicidad de los demás.

Esta oración a Santa Rita de Casia para alejar enemigos y envidiosos busca protegerte de este sentimientos malos muchas veces involuntariamente de las personas. Otras buscaran destruirte con su afán de demostrar a su lado egoísta, que están mejor.

Amada y querida Santa Rita.

Madre piadosa, infinita en amor y paz.

Excelsa presencia, madre única entre todas.

 

Tú que llenas de favor y gracia a tus hijos.

Que te siguen y obedecen y son devotos a ti.

Mi alma te anhela, sed de ti y de tu presencia.

 

Ministra mi corazón que se ha llenado de angustia

y no haya reposo alguno.

No tengo paz, no soy libre, estoy atado y oprimido.

 

Mis enemigos se han multiplicado, la envidia y el terror me acechan.

No puedo caminar en paz y tranquilo.

Mis enemigos me esperan en la esquina.

Mis verdugos están latentes.

Líbrame, vengo a ti con una necesidad imperiosa

que espero y creo puedas atender y solucionar.

Por favor, te imploro y suplico me libres de mis enemigos.

De todo plan y obra que hayan planeado y maquinado en mi contra.

Labios mentirosos están detrás de mí y a los lados.

 

Siléncialos con tu poder y gracias divina.

Todo enemigo que venga en contra mía,

sea dispersado, sea confundido.

Manda tu juicio Madre eterna sobre aquellos

que han intentado el mal contra mí.

 

Que no quede un enemigo fervoroso mío en pie.

Santa Rita tú tienes toda la protección

que necesito en este momento pero,

A ti confió mis caminos y mi vida.

Saldré confiado(a) sabiendo que tú me cubres madre eterna.

Sabiendo que estoy bajo tu manto.

 

Oh preciosa madre, misericordiosa y piadosa Madre.

Gracias por guardarme, y gracias por cuidarme de todo mal.

Oh Amada Santa Rita de casia.

 

Amén.

La protección de Santa Rita de Casia es maravillosa

Solo cuando realizas esta oración y te das cuenta del poder que existe en ella, te darás cuenta de la paz que en tu corazón comienza a existir. Santa Rita de Casia, entiende más que nadie las angustias y que alguien te haga daño. Las personas pueden ser banales, por eso es que si confiamos en esta Santa recibiremos mayor gozo y agradecimiento.

Es alimentarnos cuando mas lo necesitamos. Muchas veces cuando alguien que está cerca o queremos de algún modo nos falla nos sentimos débil espiritualmente. En este caso, el Espíritu Santo también intercederá para buscar tu bienestar y fortaleza por la oración a Santa Rita de Casia para alejar enemigos y envidiosos.

Santa Rita de Casia, nos demostró que ser creyente y devotos ante el creador nos haría más fuerte. Esto nos protegería de todo mal, así como a ella después de algún tiempo le entrego la protección que necesitaba pudiendo realizar su propósito que era ir a un convento.