Saltar al contenido

Oración a Santiago Jacobo para ayudar a una persona enferma – ¡Santiago sálvelo!

19 mayo 2020
Oración a Santiago Jacobo para ayudar a una persona enferma - ¡Santiago sálvelo!

Ya sea que tengas a alguien especial que esté enfermo, o que personalmente necesites curación, recita esta oración a Santiago Jacobo para ayudar a una persona enferma para su restauración.

Una oración para la curación es algo simple de dar a los demás, y una que puede resultar en muchas bendiciones derramadas sobre ti por tu desinterés.

En la siguiente oración para ayudar a una persona enferma, pediremos por la salud de una persona enferma, por la salud de nuestros seres queridos y por nuestra propia salud. Para que Dios permita que siempre estemos sanos y podamos alabar su nombre todos los días.

La oración para ayudar una persona enferma

Cuando conozcas a una persona que se encuentre enferma, pasando por un mal estado de salud por alguna enfermedad. Realiza la oración para ayudar a una persona enferma.

Oh Santiago Jacobo, eres nuestra

ayuda en tiempos de necesidad.

 

Te suplicamos humildemente en primer lugar

que veas, visites y alivies a tu siervo

enfermo, (nombre del enfermo), por el

que se desean nuestras oraciones.

 

Te pido que lo observes con tu

misericordia, y también que con tu

bondad pueda ser consolado.

 

Guárdalo de los ataques que

realiza el maligno y dale

tranquilidad en esta situación

por la que está atravesando.

 

A su tiempo, devuélvele la salud, y

si no es mucho pedir, también permítele

llevar el resto de su vida a tu favor.

 

Llévalo a caminar como un cristiano

y haz tu voluntad en su vida,

igualmente como la hiciste conmigo

y con muchas personas más.

 

Padre Amado, tomamos descanso

debajo de tus alas poderosas de amor,

tú habitas en mi corazón y puedo

sentir tu bondad, asimismo sé que

hay curación en tu toque.

 

A través de los sufrimientos de Cristo,

 también te pido la restauración de

mi salud y por la salud de los

miembros de mi familia, mis

conocidos y mis seres queridos.

 

Confío en tu bondad y sé que cualquiera

que sea tu voluntad para mí, es

correcta y justa, y la acepto.

 

Tú eres mi Dios Amado, eres mi

amigo, eres mi Salvador y mi sanador,

habito en tu suave abrazo.

 

Sé que estos momentos son solo una

prueba, tanto para mí como para los demás.

 

Confió plenamente que Tú nos vas

a ayudar a mejorar nuestra salud.

Santiago Jacobo te pido que lleves

mi oración a Jesús, ya que con

un solo toque de tu todopoderosa

mano creadora, has sanado a

los enfermos y resucitado a los muertos.

 

Qué magnifico es tu poder por

sobre todas las cosas.

 

Qué grandioso es tu amor por

todos nosotros, tú sacrificio

fue muy grande, tan grande que

fuiste por nosotros a la Cruz para

traer la esperanza y el perdón.

 

 Me encuentro postrado ante

tu presencia Divina, bajo tu

gobierno y tu dominio.

 

Para pedirte por la salud de todas

las personas que se encuentran

enfermas, te pido que el bienestar y la

vida puedan crecer en gran manera

hasta desbordarse.

 

Señor Jesús, eres el maestro

de la vida y la muerte,

todo lo que tengo es tuyo, y te

amo profundamente.

 

Un solo toque tuyo restaura al

enfermo, cura al roto y transforma

la oscuridad, sólo tú puedes

hacer esto, sólo tú.

 

Así que te pido que estés con

(nombre del enfermo) ahora mismo.

 

Que sientan tu presencia, que puedan

sentir tu poder, y que finalmente

conozcan tu amor y que su cuerpo

se abrume con la luz y la verdad.

 

Y con la curación y el bienestar,

tal como fue en el principio,

como tú querías que fuéramos.

 

Que su cuerpo y su salud sean

restaurados, pido también tu curación

en su cuerpo ahora mismo, gracias

Amado Padre, por escuchar mis suplicas.

 

Agradezco que porque has

vencido al mundo, gracias,

ya que sostienes todo el cielo

y la tierra en tus amorosas manos.

 

Y que nos has dado la

promesa de la eternidad en

nuestros corazones para siempre.

 

Amén.

Ayuda a los más necesitados, con Dios

Nuestro Salvador vino al mundo para ayudar a cada uno de los seres vivos. Nos perdonó los pecados y ciertamente nos curó nuestra alma. Esa es parte de nuestra misión en la vida, también ayudar a las personas que se encuentran enfermas de cuerpo y de espíritu.

Lo que debes hacer es orar por ellas para que Dios pueda quitarles toda enfermedad y luego le enseñamos tu palabra para ayudarlos a sanar su alma.