La oración universal más orada en el aniversario sacerdotal

La oracion universal mas orada en el aniversario sacerdotal

Es muy común que los orantes hagan una oración para confesarse ante un sacerdote. Pues ellos se encargan de dirigir a la gente a la comunión con Dios. En el aniversario sacerdotal desde que se creó, todos los fieles realizan rezos al Sagrado Corazón de Jesús y la santificación del clero.

Índice()
  1. Oración en el aniversario sacerdotal
  2. ¿Por qué es necesaria la bendición sacerdotal?

Oración en el aniversario sacerdotal

Es necesario que un pastor les muestre a sus oyentes cómo pulir las pequeñas fallas. Con el fin de que estén conscientes que el Señor, mira el corazón. En tal sentido, a Él no se le puede ocultar nada. Por ello hay que orar por su perdón.

Oh, bendito Padre Celestial, te santificamos,

te exaltamos y glorificamos tu nombre. Pues

tuyo es el reino de los cielos y los seres humanos

son tu creación más hermosa.

 

Por eso, te damos gracias por las bendiciones

que nos das, por esa preciosa naturaleza, por

el sonido de los pájaros cantando en las mañanas,

por el simple hecho de estar vivos.

 

Puesto que controlas la vida y la muerte, nos

lo has demostrado, cuando Egipto no quiso

liberar a tu gente de forma rápida. Al

contrario, desafiaron tu poder. Lo has dejado

muy claro en tus enseñanzas.

 

Ama a Dios sobre todas las cosas, ya que no

existen más, sois el único, el rey del universo.

Agradecido, puesto que eres grande, bondadoso y

misericordioso, tu amor es el de un Padre a un hijo.

 

En este momento, nos arrodillamos ante ti, con

el fin de pedir perdón por los pecados cometidos,

hasta ahora. Oh, sagrado corazón de Jesús,

muéstranos el camino correcto.

 

Guía mis pies por tus senderos, que no se pierda

ni un alma, ni un siervo tuyo. Pues estamos

arrepentidos de las feas acciones, las blasfemias,

las agresiones contra el prójimo.

 

Mira el corazón que está sufriendo, porque sabe

que no le gusta ofenderte, ni en palabra, obra o

acción. Ya que te ama desde lo más profundo y

anhela ser tocado por ti.

Guia mis pies por tus senderos, que no se pierda ni un alma, ni un siervo tuyo

Disculpa si he fallado alguno de tus mandamientos,

pues en ocasiones somos débiles ante las tentaciones

y caemos en el mal, sin conocimiento o con él. Por ellos

te pido que fortalezca mi Fe, que ninguna trampa

del mal pueda afectar.

 

Que el miedo no invada mi mente, que nada más

tenga el temor a ti, por perder mi salvación,

que es el sueño más apreciado por tus fieles.

 

Deseamos que nos muestres las debilidades

de cada uno. Con el objetivo de transformarlas

en instrumentos para enseñar tu palabra. Pues

necesitamos ser un pilar que brinde apoyo a las masas.

 

Ya que cada día son más personas las descarriadas.

Pero observa, mi Deidad, que se arrepienten y al

final llegan a tu casa. Pues entendemos que eres

el refugio seguro, que estás allí en cualquier circunstancia.

 

Por ello, te agradezco en este aniversario sacerdotal,

tu gracia con nosotros. Señor Jesús, por ese sacrificio

tan grande que hiciste en morir en la cruz del

calvario. Porque nos has limpiado con tu sangre

preciosa las manchas del alma.

 

En tu ascenso al reino del Altísimo, has enviado

al Espíritu Santo, con el propósito de consolarnos

en los momentos de angustias. Por ello te doy

gracias, ya que aunque no andas de forma física,

de igual manera, no nos dejaste solos.

 

Agradecidos, pues estás aquí con nosotros,

por el hecho de que nos dices que donde

hay dos o más reunidos en tu nombre,

los escuchas.

 

Por tu prominencia Divina, que acompaña por

los años. Por el ministerio que nos permites

tener, y por dejarnos ser tus portavoces. Con

el fin de dirigir las almas perdidas a ti. Gracias

en el nombre de Jesús.

 

Amén.

¿Por qué es necesaria la bendición sacerdotal?

Es obligatorio, puesto que no debe existir divisiones en su ser. Es decir, sin dicotomías, pues hay que entregar su vida por el ministerio. Ser la unidad del pueblo, ese gran testimonio de amor. Por ello se hace la oración de realizar peticiones. Con el fin de eliminar la debilidad y convertirla en una fortaleza.

Subir