Saltar al contenido

Oración a la Virgen de la Rosa Mística para pedir perdón de mis pecados

16 abril 2020
Oración a la Virgen de la Rosa Mística para pedir perdón de mis pecados

Existen persona que aún no saben cómo rezar a la Virgen de la Rosa Mística, pues en algún momento de su vida pasan por circunstancias que les han hecho pecar y sienten que su espíritu y su alma están con ataduras, es importante pedir a la Virgen de la Rosa Mística el perdón de los pecados para estar limpios delante de nuestro señor, realizaremos esta oración a la Virgen de la Rosa Mística para pedir perdón de mis pecados con el fin de pedir liberación de nuestra alma.

Si eres una persona devota a la Virgen de la Rosa Mística, esta oración te puede servir para pedir perdón por los pecados cometidos.

Unidos en oración a la Rosa Mística para el perdón de nuestros pecados

Ella representa la pureza y el amor de Dios para con nosotros, si nos unimos en oración y le rézanos con fe y devoción ella escuchará nuestras suplica y nos dará el perdón de nuestros pecados, con fe hagamos esta oración a la Virgen de la Rosa Mística para pedir perdón de mis pecados.

Amada Virgen de la Rosa Mística,

vengo a ti implorando que me des liberación,

De todas la impurezas y pecados que yacen en mi alma,

Purifícame de todo lo malo que este en mi interior.

 

Aleja los malos pensamientos,

libera mi mente mi alma y corazón,

no permitas que lleve una vida

 de pecados y tentaciones.

 

Asimismo, ayúdame a perdonar,

 aquel que me haga daño.

Quita de mi la ira y el enojo,

dame paciencia para sobrellevar

los momentos de tensión.

 

Ayúdame a moldear mi carácter,

Permite, que pueda dar más amor,

ya que en ocasiones suelo ser impulsivo,

y no quiero herir a los que amo.

 

A ti madre misericordiosa,

pido a través de mis suplicas,

el perdón de mis pecados,

perdón por quitar mi mirada hacia ti,

y desviar mis pensamientos de tu voluntad.

 

Son más las veces que te pido,

que las veces que te agradezco,

aunque no te soy fiel, me oyes,

Estas dispuesta a responder mis peticiones.

 

Madre, ayúdame y dame tu compañía,

dame la dicha de sentir tus brazos,

así poder sentir como me proteges.

Quiero agradecerte por tanto amor.

que mis oraciones no solo sean para pedirte,

sino que también sean para agradecerte.

Para demostrarte mi amor a ti,

aunque yo no te vea sé que escuchas.

 

El mundo sabe que fuiste elegida por Dios,

para concebir y dar a luz,

al más grande hombre que ha pisado la tierra.

El cual fue nuestro señor Jesús.

Tú fuiste la Virgen que trajo al mundo,

al hijo de Dios hecho carne,

 

Llevaste en tu vientre el ser más grandioso,

al hombre que nunca se le conoció un pecado.

Hoy tu intercedes por nosotros,

eres mediadora para que tengamos misericordia,

eres la esperanza para los desvalidos,

y alegría para la humanidad.

 

Por tantos motivos,

 es que te pido me perdones,

que me ayudes a andar por el camino correcto.

No quiero seguir en pecado,

pues el pecado en ocasiones es atractivo,

se presenta de forma irresistible,

pero somos débiles y caemos.

 

Por eso te pido me perdones,

que me ayudes a resistir las tentaciones,

aunque parezcan irresistibles,

Dame las fuerzas necesarias para vencer.

 

El enemigo quiere que caigamos,

pone a cada momento las asechanzas,

Esta siempre al acecho,

pero Dios es nuestra fortaleza para vencer.

 

Tenemos la certeza que somos sus hijos,

y su amor fue tan grande,

que mando a su único hijo,

 Para darnos perdón,

demostrando una vez más,

 lo mucho que nos ama.

 

Gracias Virgen de la Rosa Mística,

por tus bendiciones,

por escuchar y responder,

cuando más lo necesito,

 

Amén.

¿Como conseguimos con la plegaria?

Si lo hacemos con fe debemos estar seguros que la oración a la Virgen de la Rosa Mística para pedir perdón de mis pecados es efectiva, la Virgen de la Rosa Mística siempre presta sus oídos a nuestras suplicas y peticiones y quiere que la tengamos presente e invoquemos su presencia en todo momento. Además, si tenemos una imagen de ella con nosotros tendremos de su protección.