Saltar al contenido

Oraciones cristianas para pedir por una amiga ¡Mantenla protegida!

9 agosto 2020
Oraciones cristianas para pedir por una amiga ¡Mantenla protegida!

La oración apela a la bondad del Todopoderoso para que se acerque a una amiga que requiere protección para su salvación. De manera que es una oración fraternal cargada de bienaventuranzas y buenos deseos para ella, cuyo corazón está indefenso y desprotegido. Estas oraciones cristianas para pedir por una amiga ¡mantenla protegida! son expresiones de fe para Dios, nuestro redentor y protector.

También son suplicas al Padre Amado, porque su amor se extiende a los humanos que estamos desprotegidos en la tierra cuando las fuerzas parecieran abandonarnos. Debemos recordar que Dios siempre nos ayuda porque Él es uno solo, eterno y piadoso.

Oraciones cristianas para pedir por la protección de una amiga

Normalmente nuestras amigas se convierten en nuestras cómplices, nuestras hermanas, nuestros paños de lágrimas, nuestra costilla. Por eso traemos ante nuestro Dios estas oraciones cristianas para pedir por una amiga ¡mantenla protegida!

¡Oh mi Dios!, ayuda a mi amiga

a que se aferre a tu palabra

incluso cuando ella no entienda

los designios de la misma.

 

Por favor bríndale tu entendimiento

para que comprenda de una

manera más eficiente

tus enseñanzas divinas y

aplaque su espíritu.

 

Padre celestial, eres luz ante

las tinieblas del mal,

cambia cualquier pensamiento

negativo en ella

ante la verdad que muestran tus ojos.

 

Además recuérdale siempre

cuál es el sendero correcto para

mantenerla protegida,

cómo es la manera idónea de hacer las cosas

en honor a tu nombre.

 

Padre amado, mi amiga

es buena, es noble,

es bondadosa, es humilde,

cree en tu palabra.

 

Haz que aunque sus emociones

o las circunstancias

en las que ella se vea envuelta

traten de convencerla

de que no eres luz.

 

Que no eres esperanza, paz,

armonía en su alma, se disipen

y sigan tu palabra.

 

Igualmente Señor Dios, ayuda a mi amiga,

incluso en los días que

ella no tenga fuerzas

de seguir adelante.

 

Mantenla protegida con tu

espíritu celestial,

que su alma no se vea quebrantada

a los actos del mal.

 

Para que nada nuble su mente,

su pensamiento y su entrega hacía ti.

 

Permite que su fe jamás sucumba

ante la duda que le profesan

los que no creen en ti.

 

Por ello haz que ella te alabe Señor,

que seas su Cristo Redentor y

Salvador ante las penumbras.

 

¿Quién sería el mejor para defenderla

ante los actos del mal?

Sólo tu mi Señor, sólo confío en ti

para que la mantengas

protegida en la distancia.

 

Asimismo Señor, mi amiga

y yo te alabamos

porque eres la luz que irradia

nuestros senderos al amanecer.

 

Porque eres los destellos del sol

que arropan nuestras mejillas al despertarnos,

también eres el manantial que

nos brinda el agua cristalina.

Además eres el refugio de las causas

que pensamos que no tienen solución,

eres amor mi Dios.

 

Eres las olas que me abrigan

cuando estoy en el mar,

la arena que sopla mi cara en el desierto,

la nieve con la que juego en el invierno,

y las flores que huelo al atardecer.

 

Confío que para ti nada es difícil,

por eso hoy te pido por mi amiga,

para mantenerla a salvo.

 

Mi amiga es la hermana que me dio la vida,

noble y generosa ante los desamparados.

 

Por eso, me atrevo a suplicarte por ella,

para que la mantengas en paz

y en santa armonía consigo misma.

 

Señor Dios, te ruego por favor que no rechaces

mi humilde petición para con ella,

gracias por escuchar mis plegarias.

 

Tú eres el único a quien le puedo

conferir esta petición.

 

Por favor, llena de luz el sendero

por el que transita mi amiga

para mantenerla protegida

de todo mal y peligro.

 

Amén.

¿Cómo dirigirse a Dios para que proteja a nuestra amiga?

Debemos dirigirnos a Dios llenos de humildad, expresando el amor que sentimos por la persona que pedimos ante Él protección. Sin olvidarnos que Dios es ante todo amor. De manera que la oración debe ser una postración ante el Todopoderoso para solicitar la protección y el auxilio hacia otra persona. Con la cual se comparte lazos sagrados de amistad.

La amistad es un don de la divinidad que se caracteriza por desear el bien del otro o de la otra. La paz es un anhelo que los seres humanos compartimos en presencia del Señor, por eso debemos pedirles su protección llenos de serenidad y confianza.