Saltar al contenido

Oraciones de la noche para leer algo hermoso dirigido a Dios

26 junio 2020
Oraciones de la noche para leer algo hermoso dirigido a Dios

Siempre que estamos acercándonos a la noche, queremos relajar nuestro cuerpo al igual que nuestro espíritu, para que sea Dios tomando su lugar y podamos descansar en la noche. Cuando no hacemos esto, es difícil conciliar el sueño, aún más difícil dejar que nuestra mente deje de trabajar, por eso siempre necesitamos hacer unas oraciones de la noche para leer algo hermoso dirigido a Dios.

Las oraciones de la noche, deben ir acompañadas de una hermosa adoración o una música relajante que te ayude a que tu cuerpo y tu espíritu se eleven ante Dios y puedan calmarse por completo. Lo mejor que puedes hacer es ir a tu cuarto, cuando ya todo esté listo y solo vayas a dormir, y ahí, justo en ese momento, vas a hacer tus oraciones de la noche para leer algo hermoso a Dios. Verás cuán hermoso sentirás tu ambiente espiritual y cuan relajado te acostarás.

Oraciones de la noche para leer algo hermoso dirigido a Dios

Cuando ya estás preparado en la noche para irte a dormir, siempre es bueno que eleves unas oraciones de la noche para leer algo hermoso, Dios se va a agradar de ti y tu cuerpo, alma y espíritu lo sentirán, al día siguiente verás cuán fructíferas fueron esas oraciones a tu vida y a tu cuerpo. Las energías al día siguiente serán óptimas para empezar la mañana con el pie derecho.

Bendícenos con descanso esta noche,

Jesús, y una buena noche de sueño.

Perdónanos por las cosas que hicimos

hoy que no te honraron.

 

Gracias por amarnos tanto

y por conocernos de principio a fin.

Necesitamos su ayuda todos los días,

y le agradecemos por la fortaleza

que brinda y por ayudarnos a saber que contigo,

incluso las cosas difíciles son posibles.

 

Bendice a nuestra familia y nuestro hogar,

y manten nuestras vidas a salvo durante la noche.

Que tus ángeles nos protejan y nos cuiden,

tal como lo prometiste.

 

Nos has dicho que somos como ovejas.

Y que nos guíes y nos guardes como a un pastor.

Conoces nuestros nombres

y nos haces sentir especiales y amados.

 

Cuando nos duele, nos ayudas a sentirnos mejor.

Gracias, Jesús, por tu buen cuidado

y por darnos personas que nos ayuden.

 

Gracias por la Biblia y por enseñarnos

cosas en la vida que nos ayudan a crecer.

Bendice a las personas en nuestro mundo

y ayúdales a saber que también los amas.

 

Gracias por toda la gente que nos ayuda tanto:

maestros, médicos, policías,

bomberos, y muchos más.

Gracias por tu buen plan para nuestras vidas.

Ayúdanos a obedecerte y amarte más y más.

Cuando nos despertemos en la mañana,

pon una sonrisa en nuestra cara

y su propósito en nuestros corazones,

listos para comenzar un nuevo día.

 

Concédeme una buena noche de sueño esta noche,

Dios, para que pueda despertar renovado

y listo para comenzar otro día amándote.

 

Gracias nuevamente por las bendiciones

tan inmerecidas y demasiado numerosas para contar.

Me encanta ser tu hijo y anhelo que la palabra «fiel»

te describa mi servicio todos los días de cada año.

 

Cuando me despierte por la mañana,

que sea con una sonrisa alegre,

no con un espíritu gruñón.

 

Que tu protección y tu presencia bañen este lugar

con paz y seguridad contra el enemigo.

Te amamos Jesús Buenas noches.

En el precioso nombre de Jesús.

 

Amén.

Por qué es importante poner nuestra vida siempre en manos de Dios

Cuando llegamos a casa en las noches, siempre llegamos cargados de todo el trabajo y del día a día, sobre todo, si el trabajo es hasta la noche. Por eso, siempre debemos buscar la manera de hacer que todas esas malas energías, cargas y problemas que tomamos cuando estamos trabajando se puedan salir de nuestro cuerpo y así conciliemos un sueño profundo.

Recuerda que Dios está ahí para ti y si haces oraciones de la noche para leer algo hermoso a Dios vas a ver como su hermosa respuesta vendrá a ti siempre, te sentirás en paz, esa que dice en su palabra que sobrepasa todo entendimiento, y amanecerás al día siguiente con una hermosa sonrisa. Solo tú puedes hacer que Dios entre y habite en tu casa y que se quede ahí para siempre.