3 oraciones milagrosas para La noche y la mañana ¡Hazlas cada día!

3 oraciones para la noche

Cada momento de nuestras vidas es un regalo de Dios, día y noche. Hora tras hora se nos ha dado un tiempo, un tiempo sagrado para llevar a cabo nuestros sueños con sus logros y desavenencias. Por ello es de gran importancia poner en práctica tres oraciones milagrosas para La noche y la mañana ¡hazlas cada día! y recibe la bendición de Dios todopoderoso.

https://www.youtube.com/watch?v=0QFEwDIwazo

En la noche nos entregamos al descanso pensando en los propósitos del nuevo, llenos de muchas expectativas y emociones. En las mañanas nos levantamos con la voluntad de cumplir con esos sueños, con el ferviente deseo de verlos hecho realidad. Muchas son nuestras necesidades en la salud, en el trabajo, en nuestras relaciones personales. En nuestras intenciones con la familia y la sociedad, en nuestro compromiso personal y con el mundo.

Índice()
  1. Nuestros días son un reto en busca de felicidad, realiza estas oraciones milagrosas para la noche y la mañana
  2. Estaré bendecido, próspero y victorioso en ti, noche y día

Nuestros días son un reto en busca de felicidad, realiza estas oraciones milagrosas para la noche y la mañana

Que mayor razón existe para nosotros, que lograr pintar la historia de nuestras vidas con los matices de Dios. Con los tonos de su voluntad, amor, bienestar y paz. Veamos estas tres oraciones milagrosas para la noche y la mañana.

Por mis Noches y mis Días

Oh Dios Todopoderoso,

a ti acudo mi Señor,

Rey de los cielos y de la Tierra.

 

Para que con tu paternal bendición

me cubras en la Noche y en el Día,

y que cada instante yo tenga fortaleza,

seguridad y gozo.

 

También pido tener valor

ante las circunstancias que se presenten,

sean alegrías o tristezas,

en mi trabajo y mi descanso,

además en mi salud y mi enfermedad

en la vida y en la muerte.

 

También mantenme en el buen camino,

y defiéndeme de todo mal,

porque quiero que me ames

y me bendigas hasta

el final de mis días. 

 

Además, te pido amado Dios

que me acompañes

y me sostengas

en la práctica del bien.

 

Finalmente Señor,

ruego por que jamás me dejes solo,

y por que tu santa presciencia

camine conmigo.

 

Hasta el último momento

Todo esto lo pido Señor

por tu poder infinito, tu bondad

y por tu infinita Misericordia.

 

Amén.

 

Por la Noche

y en el más profundo silencio

de La Noche, te pido fortaleza

para mi cuerpo cansado,

también, luz para mi mente abatida.

 

 Igualmente que las

exigencias del día vivido

se desvanezcan y den paz y amor

a mi espíritu y mi corazón

 perturbado.

 

Porque ahora que se aquietan las voces,

deposito en ti mi fatiga

y quiero descansar

sabiendo que has de perdonarme

por mis malas acciones.

en esos dias el se fue

Asimismo, si fui espina para

alguien perdóname Señor,

si pronuncie palabra

vana perdóname Señor,

y si me traicionaron los pensamientos

perdóname Señor.

 

Ya todo es silencio y calma,

vela sobre mí,

que confiado entregaré mi sueño

sabiendo que me consideras

porque me amas.

 

Esta plegaria,

la hago llegar a ti

Por tu infinita Misericordia.

 

Amén.

 

Por la Mañana

nace un nuevo Día,

conviértete en presencia viva,

oh Señor Todopoderoso. 

 

En esta Mañana que se inicia

quiero ver el mundo con

los ojos del Espíritu Santo,

 llenos de amor,

brillar con tu luz e irradiar tu ser.

 

Además quiero ser comprensivo,

paciente, honesto,

bondadoso y emprendedor.

 

También que mis oídos solo

escuchen tu palabra.

 

Asimismo, revísteme

de tu presencia Señor

y bendíceme durante este Día,

que yo obraré en busca

del bien y de la Paz.

 

Protégeme de todo mal

y condúceme por la senda

del amor.

 

Finalmente vela señor mis sueños

y permíteme descansar

en total tranquilidad

todo por tu infinita Misericordia.

 

Amén.

Estaré bendecido, próspero y victorioso en ti, noche y día

La oración es la herramienta más poderosa que poseemos los hijos de Dios para estar conectados con Él. Es una forma de vincularnos con la divinidad y así sentirnos guiados y protegidos a lo largo de nuestros días y nuestras noches.

La fe inquebrantable, el compromiso diario con Dios y con nuestras vidas, se manifestará en cada una de nuestras acciones y propósitos. Recibiremos bendiciones si pedimos en oración, ese hábito nos llevará por un camino lleno de satisfacciones que nos mantendrá en paz. Siempre veremos la grandeza de nuestro Padre quien con amor responderá a nuestras necesidades. Te acostarás libre del temor y la ansiedad. Te levantarás con un cuerpo renovado y restaurado y con una mente serena.

Subir