Saltar al contenido

Bendiciones para ti en tu nuevo trabajo – Para tener suerte y felicidad

13 mayo 2020
Bendiciones para ti en tu nuevo trabajo – Para tener suerte y felicidad

Cuando estás en un nuevo trabajo, necesitas la bendición de Dios, es por esto que te voy a enseñar las bendiciones para ti en tu nuevo trabajo. Ya sea que estés a punto de comenzar en tu nuevo empleo o si ya tienes un trabajo desde hace mucho tiempo. Debes saber que Dios puso el trabajo como bendición para sus hijos amados, para que aprendamos a pulir todas las herramientas que Dios nos dio.

La finalidad de nuestra vida es que Dios quieres que podamos servirles, y el trabajo es parte de este proyecto que Dios desea que pulamos y le demos brillo. En la siguiente sección te dejare una clave para que tu semana de trabajo comience de la mejor manera posible. Así que espero que este apartado pueda ser de ayuda para ti, para que tengas muchas bendiciones para ti en tu nuevo trabajo o en tu trabajo secular.

El trabajo es una bendición eterna

Tantas veces, los cristianos sienten la necesidad de luchar para llegar a la cima. Incluso hay algunos que están dispuestos a estar con aquellos que promueven la inmoralidad. Posiblemente con la finalidad de proteger su Seguridad Social o cualquier otra cosa que sientan que les ayudará a avanzar en la vida.

Pero Dios puso usa el trabajo como una bendición para nuestras vidas, por eso desde Adán estamos trabajando, para que pulir el diamante que es nuestro espíritu y acercarnos a la presencia de Dios.

Josemaría Escrivá, dijo que el trabajo es parte integrante de la vida del hombre en la tierra. San Juan Pablo II escribió en su encíclica de 1981, que «sólo el hombre es capaz de trabajar, y ser de bendición para los demás en la tierra». Incluso antes de la caída de la humanidad del paraíso, cuando todavía estábamos en el Jardín del Edén, estábamos trabajando.

Dios puso al hombre allí para cultivar la tierra y cuidar la creación de Dios. Pero hemos caído lejos del Edén y por eso ahora, muchos de nosotros vemos el trabajo como una maldición, como un castigo. Sólo tienes que escuchar algunas de las conversaciones en el bar después del trabajo durante la hora feliz.

En medio de nuestro pesado y duro trabajo, es fácil olvidar o no darse cuenta nunca de que el trabajo es la vocación original del hombre. Para tener una idea clara de cuál es nuestra misión en la vida, empezamos la semana de trabajo con la misa. Aunque es un día del fin de semana, el domingo es realmente el primer día de la semana. Y apropiadamente, comenzamos la semana con la misa para poder santificar nuestro trabajo.

La misa es la despedida para que llevemos a cabo la misión de Dios. La raíz latina de la palabra Misa viene de la misma raíz de la palabra misión y la despedida. Nos recuerdan nuestras órdenes de marcha mientras el sacerdote nos despide, «para ir en paz, para amar y servir al Señor». Somos enviados a vivir la misión de Cristo.

Nuestra respuesta a la bendición del sacerdote es: «¡Gracias a Dios!» Estamos agradecidos a Dios por llamarnos a nuestras vocaciones y por elegirnos para la misión, para ser compañeros de trabajo de Cristo porque ahora somos sus manos y pies en la tierra.

Bendiciones para ti en tu nuevo trabajo

A veces pensamos en el trabajo y vemos todos los negativos, pero puede encontrar bendiciones para ti en tu nuevo trabajo si sólo lo deseas y trabajas duro.

  • El trabajo provee nuestras necesidades básicas. Nos da un techo, comida en la mesa y ropa en la espalda.
  • A veces puede proporcionarnos cosas extras, como comprar algo especial para nuestros cónyuges o hijos o hacer ese viaje tan esperado a un lugar exótico.
  • Nos permite dar a la gente que necesita ayuda. Ya sea a la madre soltera que lucha por llegar a fin de mes o a los ancianos cuyos gastos superan sus ingresos mensuales.
  • Trabajar duro nos permite diezmar. Después de todo, todo lo que tenemos viene de Dios.

El trabajo nos ayuda a donar a las misiones en casa y en el extranjero. Esos fondos pueden ayudar a un centro de adolescentes a sacar a los niños de las calles. O también puede proporcionar comida y ropa para un orfanato en todo el mundo.