Saltar al contenido

Oración a Santa Bárbara para pedir protección y alejar las tormentas

26 marzo 2020

Las situaciones de la vida no siempre son buenas por tanto tenemos que tener algo en que creer y en que aferrarnos. Es el caso de la fuerza divina, que nunca nos desamparara mientras busquemos siempre de ella. La  oración a Santa Bárbara para pedir protección y alejar las tormentas es efectiva para mantenernos siempre en unión y bajo la protección de Dios.

Santa Barbará necesito tanto en su vida que Jesús siempre le daba desde fortaleza hasta milagros que vio suceder. Aprendió mucho sobre el poder de la palabra y de la oración, siguió fiel y fuerte a sus creencias a pesar de las tormentas. Que incluso, sabía que iba a morir por sus creencias.

Oración a Santa barbará para conseguir protección y alejar todo lo malo

Además, de las situaciones difícil existen las malas situaciones y las malas energías que algunas personas con envidia o malas intenciones nos pueden afectar. Mas que protegernos debemos crear un entorno que nos cree bienestar lejos de estas personas que no quieren lo mejor para nosotros.

Esta oración a Santa Bárbara para pedir protección y alejar las tormentas logra todo nuestro propósitos con respectó a  bienestar se refiere. Muchas cosas del mundo se rigen por una guerra espiritual entre el bien y el mal, porque este ultimo definitivamente existe y lo empezamos a notar cuando algo sale mal. Realiza esta oración para conseguir toda la protección que necesitas ante una mala voluntad:

Amada y venerada Santa Barbará Bendita, hoy necesito de tu importante presencia

Ante Dios para que pueda glorificar mi vida

Y conceda la protección por su amor quien me bendice cada vez que lo necesito.

 

Imploro que protejas mi familia, mi vida y mi prosperidad.

Cuídame ante todo mal porque Santa Barbará Bendita tu siempre respondes a mi llamada.

Eres tu quien tiene la capacidad de ver mi corazón y las intenciones que siempre tengo.

 

Si existe algo en mi vida que cause en mí el mal aléjalo,

puedo declarar en tu nombre que soy una persona bendecida y cuidada por la fuerza celestial.

Aleja de mi todo plan falso que busque de mi fracaso.

 

Porque solamente de ti puedo encomendar mi éxito y prosperidad.

Toda envidia es echada de mi vida,

Las malas intenciones causan daño así como te lo causo tu propia familia en vida.

No me permitas caer en el camino del mal que como resultado solo trae cosas malas para mí.

 

Tú eres una mujer poderosa y bendita,

No existe mejor elección de Jesús que darte la vida eterna Santa Bárbara,

Fuiste esclava del Señor además de tener humildad y sacrificio.

Enséñame de la misma manera en mantenerme firme, ejemplo de vida Santa Barbará Bendita tú eres.

Tu eres única y tienes un corazón noble que da mucho amor en abundancia.

Cobija mi vida antes el mal al cual tanto el tema.

 

Por ti, mis ruegos llegan al cielo y consigo estar a salvo ante cualquier situación,

Que pueda afectarme interna y externamente.

Quiero decirte, que eres pilar de fuerza que hace a cualquier persona en problemas y desamparado seguir adelante.

 

Contigo no hace falta mendigar paz, cuando en Dios nos enseñas a confiar.

Tu siempre prometes que no me vas a fallar y estas allí protegiéndonos ante el enemigo y en cada guerra espiritual.

Bendice, mi proceso y al que acuda a ti en busca de auxilio.

Porque en ti existen miles de bendiciones porque Jesús te lleno de gracia.

 

Tú eres impetud, que nunca se acaba y tu luz siempre está rodeando en cada demostración de fe y fortaleza.

Confió y confiare por siempre en ti como en tu presencia en mi vida.

Gracias por escuchar mis ruegos, porque mi vida tanto te necesita.

Amén

La protección viene de Jesucristo y su misericordia

Jesús nos enseño a todos a como ser buenos discípulos y buenas personas. A veces es tan difícil lograr eso, pero es su amor quien hace posible las señales para poder tener victoria. Santa Barbará ratifico todas las veces posible que su único sueño y amor se llamaba Jesús, ella no quería salir ni amar a mas nadie. Por tanto fue castigada pero fue Jesús quien le concedió vida eterna, por su misericordia y agradecimiento.