Saltar al contenido

Oración de agradecimiento a San Alejo ¡Gracias por todo, santo!

17 junio 2020
Oración de agradecimiento a San Alejo ¡Gracias por todo, santo!

Dar gracias es la mejor manera de corresponder a algún favor que nos hayan ofrecido. Es muestra de correspondencia por la atención que nos regalan al ayudarnos en algo particular. Dios es infinitamente bondadoso al regalarnos miles de bendiciones constantemente y debemos ser agradecidos. Toma esta oración de agradecimiento a San Alejo y demuestra que corresponden a sus favores recibidos.

Tantas bendiciones que Dios nos da en cada instante de nuestras vidas, mientras seamos agradecidos. Le demostremos en oración y practiquemos sus enseñanzas estaremos abriendo las puertas de nuestra de vida a seguir siendo bendecidos infinitamente por nuestro creador. Es muestra de su amor darnos cosas maravillosas y podemos devolverle el mismo amor, amando y siguiendo sus enseñanzas.

Oración de agradecimiento por la vida, la salud, la prosperidad y la abundancia a San Alejo

Despertar cada mañana, gozar de salud, tener un trabajo estable, cubrir nuestras necesidades básicas y las de nuestra familia. Son factores básicos de los que muchos disfrutamos y nos olvidamos de agradecer. Pero cuando alguno de ellos nos falta entonces sí reconocemos el verdadero valor que tienen en nuestras vidas.

Dediquemos un poco de nuestro tiempo con mucha fe y devoción. A extenderle todo nuestro agradecimiento a San Alejo por las cosas maravillosas que como obra de Dios derrama sobre nosotros. Te mostramos a continuación una Oración de agradecimiento a San Alejo.

Glorioso San Alejo 

Santo Bendito y Adorado, que grande es tu 

poder de intercesión ante Dios que muchos 

de los que te siguen confían sin medida en tu 

misericordia.

 

Eres honorable reflejo de humildad y 

obediencia, ejemplo a imitar por los que 

creemos en ti.

 

Por favor, pido tu gracia divina para extender nuestras 

peticiones a Dios te hace un fiel amigo y 

compañero de los que depositamos nuestras 

esperanzas en ti.

 

Soy el vivo reflejo de ese siervo que sigue tu 

camino.

 

En cada una de mis oraciones te 

incluyo con toda la fe de mi corazón,

porque desde que conozco de ti, no ha habido 

ruego alguno al que no me hayas atendido.

 

Siempre has estado presente para mí

y eso es motivo de alegría y felicidad. 

 

Saber que me cuidas y me proteges, que me 

guías y me das orientación, que me vigilas y 

me resguardas, que me escuchas y me 

prestas atención, es la mayor felicidad que 

puede invadir mi corazón.

Estoy eternamente agradecido por todas las 

bondades que derramas sobre mí, por la 

dicha de saber que cada mañana es una 

nueva oportunidad para ser mejor. 

 

Por gozar  de mis sentidos en perfecta 

armonía con mi cuerpo, y por el techo que me 

protege de la lluvia y del sol. 

 

Por la lluvia que limpia mis penas y el sol que 

seca mis lágrimas. Gracias, mil gracias por 

tanto, por todo, por mucho.

 

Eres mi adoración, porque como siervo de 

Dios eres su vivo reflejo, y como el amor que 

Dios te da, tu me lo das a mí y yo en 

agradecimiento te lo devuelvo en multitud.

 

Amo a mi Padre Celestial, a Jesucristo su 

hijo, a mi Santo bienaventurado: San Alejo,

amo la vida, la gloria divina y amo a la iglesia 

católica que acobija mi existir.

 

Mi vida he entregado a ti San Alejo y en 

agradecimiento cada noche me entrego en 

profunda oración.

 

Te cuento de mis alegrías y 

de mis tristezas, te cuento de mis planes y 

mis proyectos, de lo que pase en mi día y de 

lo que espero que pase en mi nuevo 

despertar.

 

Finalmente agradezco enormemente la voluntad de Dios 

de colocarte en mi camino ¡Gracias por todo 

Santo!

 

Amén.

Que toda gracia de tu vida, se convierta en amor

Porque si San Alejo ha intercedido por ti ante Dios y sus bendiciones han rebozado tu vida. Deja que todo eso fluya en amor y contagie a quienes te rodean de tan hermosa experiencia. Háblales de Dios, cuenta de sus bondades y permite que tu testimonio sea ejemplo de vida para el prójimo.

Porque esa felicidad convertida en amor, es muestra de Dios en tu vida, Dios es amor y el amor es alegría. Permite que la gracia de Dios rodee tu vida y la de los tuyos.