Saltar al contenido

Oración al Ángel de la Guarda para antes de dormir a los niños

24 mayo 2020
Oración al Ángel de la Guarda para antes de dormir a los niños

Si tienes niños en tu hogar, un hermanito pequeño, tus hijos o cualquier otro conocido, antes de dormir puedes recitarle la oración para antes de dormir a los niños al Ángel de la Guarda. Es de importancia que los niños aprendan desde pequeños la importar de orarle a Dios por su protección.

Y en este caso les estamos enseñando a los más pequeños de la casa que Dios no ha dado a los Ángeles de Guarda para que nos proteja toda nuestra vida. De hecho, puede aprovechar para enseñarle que desde que nacemos, Dios nos da estos Ángeles de Guarda para que estén con nosotros a donde quiera que vayamos.

De esto estaré enseñando a través de este artículo, para aprender la bonita oración para antes de dormir a los niños. Y la importancia de los Ángeles de Guarda tiene para cada uno de nosotros a lo largo de nuestras vidas.

La oración a los niños antes de dormir

Cuando tienes niños en tu vida, quieres brindarle toda la seguridad posible. Es por esto que puedes hacer la oración para antes de dormir a los niños que te dejaré a continuación.

Ahora me acuesto a dormir Ángel de la Guarda,

te pido a ti Padre Celestial

que protejas mi alma.

 

Si viviera para otros días,

ruego al Señor que me guíe en mi camino,

señor, te ruego que me guardes todo el día;

seguro estoy mientras estoy en tu vista.

 

Déjame dormir con seguridad esta noche,

bendice a mis amigos; el mundo entero bendice.

 

 Ayúdame a aprender a ser útil,

mantenme siempre a tu vista,

así que a todos les digo buenas noches.

 

Ahora me acuesto a dormir

que Dios me proteja durante la noche,

 y despiértame con la luz de la mañana.

 

Que el Señor esté a nuestro lado,

todos los días guiándonos y

conduciéndonos suavemente siempre.

 

Señor, que estés por encima de nosotros,

ayúdanos a ver la esperanza del futuro,

de todo lo que podríamos ser.

 

Señor, estate debajo de nosotros,

llévanos cuando estamos demasiado

destrozados o cansados para tener

fuerza de verdad.

 

El Señor está delante de nosotros,

allanando nuestros caminos,

protegiendo y bendiciendo los lugares

por los que pasamos.

 

Que el Señor esté detrás de nosotros,

curando nuestras heridas,

perdonando nuestros errores

y haciéndonos nuevos.

 

 Señor, está dentro de nosotros,

esta familia es tuya,

ahora y siempre, eres nuestro Señor.

Sabes todo lo que ha pasado hoy,

conoces la preocupación que me

desgasta y los peligros que acechan

en la oscuridad de la noche.

 

Es difícil no preocuparse

aunque me digas que no lo haga.

 

¿Puedes calmar mi corazón y mostrarme cómo?

Ayúdame a confiar en ti

lo suficiente para saber que no hay

nada de lo que deba preocuparme como

hijo del Poderoso Rey de los Cielos.

 

Jesús dejó las noventa y nueve

ovejas para ir tras una,

seguramente, no me dejará escapar

de la seguridad de su agarre.

 

Gracias por mi cama caliente,

mi almohada y mis mantas,

por un lugar donde acostarme

y la gente que me cuida.

 

Por favor, ayúdame a recordar

que soy especial para ti,

y que tienes grandes planes para mí,

haré grandes cosas por ti, Dios.

 

No hay necesidad de preocuparse,

me protegerás y me mantendrás a salvo.

 

Cuando pienso en niños que no

tienen familia ni hogar, me pone muy triste.

 

Por favor, envía a la gente a amarlos

y cuidarlos

 

Padre si hay algo que yo o

mi familia podamos hacer para ayudar,

por favor te pido que nos mandes una señal.

 

Amén.

Importancia de nuestro Ángel de la Guarda

Los ángeles guardianes pueden estar guiando tu camino en la vida. En Éxodo, Dios le dice a Moisés mientras se prepare para guiar al pueblo hebreo a un nuevo lugar: «Mi ángel irá delante de ti«. En Salmo de la Biblia dice de los ángeles: «Porque él [Dios] ordenará a sus ángeles acerca de ti que te guarden en todos tus caminos.» Las obras literarias populares han retratado a veces la idea de ángeles fieles y caídos que ofrecen una buena y mala guía, respectivamente.

Por ejemplo, la famosa obra del siglo XVI, La trágica historia del Doctor Fausto, presentaba a un ángel bueno y a un ángel malo, que ofrecían consejos contradictorios. Y es que los Ángel de la Guarda son nuestros protectores, nuestros guías, los que están al lado nuestro intentando que hagamos las cosas correctas.

Son muy importantes para nosotros. Y nosotros somos tan importantes para ellos, que nos acompañan desde nuestro nacimiento, y nos siguen acompañando luego de fallecer.