Oración a Dios de arrepentimiento y liberación de mis pecados

mujer pidiendole a dios en oracion arrepentimiento y liberacion de pecados

Cuando nos sentimos pecadores, sucios y lejos de Dios; la culpa y después de eso la miseria no tardan en apoderarse de nuestro espíritu. Una potente oración de arrepentimiento te permitirá alejarte del maligno y volver a los caminos de nuestro Señor Jesucristo con esta Oración a Dios de arrepentimiento y liberación de mis pecados.

Recordemos pues, que nuestra fe, si, una fe inquebrantable e inamovible en que Dios podrá perdonarnos; será la clave principal para librarte de las garras del maligno y volver con Dios. Cree firmemente en Dios y en su infinita misericordia; Él te librara de tus culpas.

Dios te ama, si, Dios te ama porque eres su hijo. No importa que tanto le hayas ofendido; Él siempre estará dispuesto a perdonarte. Dios está  con los brazos abiertos esperando que vuelvas a Él con un corazón arrepentido.

Índice

    Oración a Dios de arrepentimiento y liberación de mis pecados

    Te invito a que con un corazón arrepentido y confiando en la infinita misericordia y bondad de nuestro señor Jesucristo, reces esta oración para librarte de los pecados que te afligen y logres la sanación espiritual

    Antes de empezar, quiero reconocer que te he ofendido con mis actos;

    a ti, Dios de amor en infinita misericordia.

    ¿Cómo pude haber sido capaz de ofenderte mi Señor?.

    ¡Oh, Dios de amor y bondad!.

     

    Me encuentro lejos de ti; triste, solo, vacío y sin amor. La vida sin ti no es vida…

    ¿Cómo pude ser tan soberbio? Te abandone a ti, oh, fuente de amor infinito.

    Me diste talentos, dones y virtudes con el fin de ayudar y servir a mis hermanos…

    Pero, en vez de hacer eso, los utilice para mi beneficio personal.

    ¡Perdóname Señor!.

     

    Me diste empatía y un corazón noble para sentir y sufrir con mi hermano…

    Pero, decidí endurecer mi corazón y preocuparme solo por mí. ¡Perdóname Señor!

    Me diste la capacidad de amar, de ser como tú y servir a los demás...

    Pero, decidí lastimar, herir y ofender en mis hermanos.

    ¡Perdóname Señor!.

     

    Me enseñaste a corregir desde el amor y no desde la soberbia;

    a corregir con el ejemplo y no con palabras hirientes…

    Pero, olvide tus enseñanzas.

    ¡Perdóname Señor!.

    no he venido al llamar a justos sino pecadores al arrepentimiento

    Me enseñaste que el principal objetivo de la vida es el servicio…

    Pero, yo utilice a mis hermanos cruelmente para mi propio beneficio.

    ¡Perdóname Señor!.

     

    Me diste libre albedrío para tomar mis propias decisiones y responsabilizarme

    por mis actos… Pero, yo decidí esclavizar y engañar a mis hermanos

    con falsas promesas e ilusiones.

    ¡Perdóname Señor!.

     

    Me diste un corazón lleno de justicia y me creaste a tu imagen y semejanza…

    Pero, yo decidí rechazar mi naturaleza, abrazar las injusticias y burlarme

    de quien intenta seguir tu ejemplo.

    ¡Perdóname Señor!.

     

    Con un corazón arrepentido clamo a ti. ¡Oh, señor!

    Dios de infinito amor y misericordia que perdones mis culpas,

    me liberes de las cargas que me afligen y recibas nuevamente en tus brazos.

     

    Amén.

    ¿Por qué es importante reconocer nuestros pecados?

    Nadie es perfecto; esto es una verdad irrefutable… Entonces, ¿quién puede ser salvado?. Todos, pero no porque seamos buenos o dignos, sino, porque Dios en su infinita misericordia decide perdonarnos una y otra vez.

    Pero… Dios es un auténtico caballero; Jamás violara tu libertad, esa que el mismo te dio; no te obligara a que lo ames y sigas, sino, que dejara que seas tú quien tomes esa decisión. Dios está ahí, esperando tu regreso todos los días. De la misma forma en la que el Padre esperaba a su hijo menor en la parábola del hijo prodigo, así, Dios espera por ti con los brazos abiertos.

    Levántate entonces y con un corazón verdaderamente arrepentido vuelve con Dios, no temas, Él te ama; no te juzgara, ni condenara; te recibirá con total gozo y alegría; hará una fiesta en tu nombre. No importa cuánto tiempo haya pasado, para Dios siempre serás su hijo y siempre esperara por tu regreso.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más