Saltar al contenido

Poderosa oración católica antes de misa ¡Prepárate para recibir a Dios!

25 septiembre 2020
Poderosa oración católica antes de misa ¡Prepárate para recibir a Dios!

Por medio de esta oración católica antes de la misa, es que debemos de dar gracias a nuestro Creador por los infinitos beneficios de la encarnación, porque podemos encontrar en Jesucristo todas las respuestas que necesitamos para poder solventar algo que nos esté preocupando. El rezar en fe y en constancia podemos ver los grandes logros que podremos obtener, ya que por medio de la oración tenemos la conversación necesaria con nuestro Padre.

El rosario se puede rezar antes de que empiece la misa, es una costumbre aprobada, ya que el mejor momento para Dios es la oración, pudiendo rezar ante o después de la misa, de igual manera lo importante es saber y tener una buena comunicación con nuestro Creador que todo nos lo da.

Maravillosa oración católica que debemos hacer antes de presenciar la misa.

Orando podremos conseguir las maravillas que nunca nos faltan de la mano de nuestro Padre, es vital no perder la comunicación con Dios, para que siempre estemos más juntitos a él, así sabremos que nunca nos abandonará.

Señor antes de salir,

a buscarte a tu templo,

quiero hacerte una oración para que,

 sean escuchados mis ruegos,

 como mis clamores hacia ti.

 

Señor que todo se doblegue ante ti,

porque grande es tu pureza,

como tu grandeza infinita.

 

Te pido que todos los corazones,

aprendan a amarse como,

todo espíritu te adoré.

Para que así pueda a que toda su voluntad,

 sea sometida para siempre.

 

Señor Padre amado besando el piso,

venimos a rendirte homenaje,

porque grande eres.

Confesando que eres todo,

y sin ti soy nada.

 

En la consagración del cuerpo de Cristo:

yo te adoro gran salvador mío,

porque vienes con espíritu de,

verdadera humildad.

 

Ofreciendo a su divino Padre por medio,

 del sacerdote, la debida expiación,

 de nuestros pecados como,

 también los del mundo,

 entero.

 

En la consagración de la sangre de Cristo:

porque la preciosa sangre de nuestro Señor,

Jesucristo fue derramada sobre,

mi alma para ser santificada.

 

Para que con el amor con que se derramó,

pueda purificar mi corazón para,

que pueda ser purificada.

Antes de la comunión:

 

Santo ángel de mi guarda, purifica mi triste,

corazón para que así se pueda albergar,

toda la pureza infinita que,

necesitamos de Dios.

 

Mi Dios que se encuentra en su casa,

que es en la sagrada hostia para,

qué al entrar a nuestro,

cuerpo nos purifiqué,

toda el alma.

 

Me uno al momento de la encarnación,

de vuestro adorable Hijo para que,

 juntos podamos decir he aquí,

 la humilde esclava.

 

Del Señor hágase en mí según,

 tu santa palabra.

Después de comulgar:

Ofrecimiento de la,

comunión al Padre Eterno.

 

Padre eterno me ofrezco como hostia,

viva como alma víctima de amor,

a imitación de Jesucristo.

 

Por la conversión como la salvación,

de todas las almas sacerdotales,

como religiosas.

Por la conversión,

de todas las almas del,

 mundo entero, por la Conversión como,

 la salvación de mi familia y de todos,

 los que amo.

 

Para que todas las almas de la tierra,

 adoren a su divino corazón,

 igualmente veneren él,

 inmaculado corazón de María.

 

¡Oh! Bendito Dios concédeme poder,

recibir el cuerpo de tu unigénito,

 hijo Jesucristo Señor nuestro,

nacido de la Virgen María.

 

De tal modo que merezca ser,

incorporado a su cuerpo místico,

asimismo, contado entre,

tus miembros.

 

¡Oh! Padre santísimo concédeme,

contemplar eternamente a,

tu querido Hijo a quien,

bajo el velo de la fe.

 

Porque nos invitas a,

entrar a tu Santa morada,

 para que podamos descansar.

 

Para así poder,

 llegar a conocer tu,

santa como poderosa palabra.

 

Me dispongo a recibir,

en estos instantes,

que contigo vive como reina,

en la unidad del espíritu Santo.

Porque grande es tu poder como,

tu santa gloria por siempre,

nuestro amado Dios.

 

Amén.

¿Por qué debemos orar antes de presenciar la santa misa?

Siendo creyentes como católicos, Dios nos enseña el orar, es saber conocer el encuentro con nuestro Dios, para así conocer su palabra como sus enseñanzas que vienen reflejadas en el arma principal como lo es la biblia.

Debemos de conocer que contamos con varias formas de tener una buena relación con nuestro Padre por medio de la oración católica antes de la misa. No debemos hacer oraciones repetitivas que se vuelven monótonas, el conversar con Dios es como hacerlo como si estuviésemos con el mejor amigo, entablar una conversación de la mejor manera, así es la forma de la comunicación con nuestro Dios, así sabrá a ciencia cierta cuales son nuestras prioridades que estamos presentando.