Poderosa oración católica “Bendita sea tu pureza”

Estimado lector, en esta oportunidad queremos traerte esta poderosa oración católica “bendita sea tu pureza”. El señor espera de nosotros ser santos, y ¿qué quiere decir esto? Permanecer apartados del pecado para él. En otra porción de las sagradas escrituras dice: que sin santidad nadie verá a Dios; entonces todos debemos dejar el pecado atrás, si queremos llegar al reino celestial.

Además, el pecado nos aleja del Señor y su santidad apartemos el pecado, y caminemos confiados al trono de la gracia. Solo Dios es sublime, eterno y puro; en él no hay mancha de pecado. Él desea la salvación de las almas perdidas, por ello mando a su hijo amado Jesucristo a buscar lo que perdió Adán en los jardines del Edén.

Índice

    Oración católica “bendita sea tu pureza”

    Lo puro, casto y limpio eso espera Dios de nuestras vidas. Para poder ser dignos de su santidad y pureza; debemos llevar una vida bajo los estatutos del Señor, únete con esta oración a tu creador.

    En primer lugar, bendita sea tu pureza y

    misericordia amado Padre

     celestial, porque yo sé que tú sostienes

    al mundo con la inmensidad

    de tu poder.

     

    Padre mío y 

    Dios supremo; los cielos hablan 

    de la magnificencia de tu Espíritu.

     

    Asimismo, mi Dios, solo

    en ti, mi alma consigue

    la protección que tanto busca;

    solo tu moral es digna de seguir.

     

    Quiero hallar en ti ese refugio, 

    que tanto anhela mi alma.

     

    Igualmente, tu dignidad será exaltada

    por toda la eternidad; porque solo tu

    eres santo, tu majestad es perpetua.

     

    Tú nombre Jesús sea glorificado

     siempre; Santo, te adoran

    los ángeles en el cielo.

     

    Además, nosotros 

    queremos que nuestra adoración

     sea digna de ti, de tu magnifico

    poder y que enaltecido sea tu

     nombre, sobre la faz de la tierra.

     

    Ya que, queremos ver tu digna presencia

    en nuestras vidas y ser

     merecedores, de ver tu rostro.

     

    También quiero, alabar tu bella

    presencia; porque sé que un

     día te veré cara a

     cara y podre demostrarte todo

    mi gran amor por ti.

     

    Tu reino celestial, muéstranos

    hoy; de la misma forma que 

    nos diste a tu hijo amado Jesús.

     

    Moradas celestiales fue Cristo

    a hacer para nosotros, contigo

     quiero yo ser eterno.

     

    Es más, solo en tu carácter

    puedo yo confiar; solo ante 

    tu poder yo me inclino.

     

     Porque tú eres el liberador

     de mi alma y espíritu, en tus

    preceptos quiero yo andar.

     

    Para que mis pasos no se le

    alejen jamás de tu sagrada

    voluntad y amor.

     

    Oh Jesús, muéstranos

    los cielos donde tú habitas. 

     

    Además, mi alma sabe que 

    un minuto fuera de ti, es

     como una eternidad sin ti.

    y todo el que tiene esta esperanza puesta en el se purifica

    Señor solo tú eres digno

    de mi alabanza y la gloria

    está en ti por siempre. 

     

    Y también, la pureza de tu ser, no

    la hallare jamás en la 

    tierra.

     

    Quiero que tu olor

    fragante permanezca en mi

    siempre, porque deseo ver a Jesús

    en mi vida, ser como él.

     

    Sobre todo, a ti Padre Glorioso 

    quiero entregar mi vida; sé

     que tú la sabrás guiar.

     

    Tú nombre es sagrado mi

     Dios, solo tú puedes ser

    El Gran Yo Soy, el que

    Anhela mi alma y corazón.

     

    Ten compasión de mi espíritu,

    sé que si tu no lo guías,

     podría yo perderme.

     

    Por esa razón, puede

    que mi pecado, me 

    aleje de ti; pero hoy vengo 

    por tu perdón divino, para

    poder ser digno de tu amor.

     

    De la misma forma, quiero

    Yo perdonar a mis angustiadores.

     

    Lo que por gracia recibo,

     por gracia doy; aléjame de 

    los engaños del enemigo, para

    poder permanecer firme a tu lado.

     

    Por lo tanto, quiero me 

    libres de todo mal; que

     mi pie no resbale con el pecado.

     

    Finalmente, Mantenme puro y

    limpio para ti, para poder 

    alabarte y glorificarte como

    tu lo anhelas mi Santo Padre.

     

    Amén.

    Busca la pureza de tu corazón y podrás hallar al Padre

    Oración católica “bendita sea tu pureza”. Por consiguiente, el poder y la rectitud de Dios nunca podremos alcanzar, solo debemos aspirar ser como Jesús; para ser dignos de Nuestro Padre Amado. Debemos vivir una vida recta apartada del pecado para así ser coheredero del Reino de los cielos y algún día de ver el hermoso rostro del Padre Celestial.

    Meta descripción: Vive una vida recta en los ojos de Dios; y los cielos se abrirán para ti. Deja atrás el pecado y tu Padre Glorioso te mostrará su reino celestial.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más