Saltar al contenido

Oración católica de la mañana «Buenos días, Señor»

26 septiembre 2020
Oración católica de la mañana "Buenos días, Señor"

A propósito de ofrecerle agradecimiento al Señor, también es una forma de adorarle y glorificarle, por los favores que concede a la vida de cada uno de sus hijos. Por ello esta oración católica de la mañana «Buenos días, Señor» es una forma de reconocer que si colocamos nuestro día en manos de nuestro Padre, será un tiempo realmente bendecido.

Porque nuestro Dios tiene excelentes planes para nosotros desde el comienzo de cada mañana. Igualmente nuestro enemigo, el diablo, desea perturbarnos cada jornada; esto es razón para entregarle a Dios nuestros planes desde temprano y que tome el control de todo.

Oración católica de la mañana

Debido a las infinitas bondades del Señor, el fiel creyente le ofrecerá cada día al Dios creador del cielo y la tierra, una hermosa Oración católica de la mañana «Buenos días, Señor» para agradecer por un nuevo amanecer.

Buenos días, Señor,

en esta mañana te quiero

agradecer por tus

infinitas misericordias.

 

Porque has traído

en este día,

la bendición de

tu presencia en mi vida.

 

Por ello, te agradezco,

y quiero entregarte

lo mejor de mí,

todo el tiempo.

 

Igualmente, te agradezco,

por los ángeles

que envías a mi cuidado.

 

Porque gracias a tu protección,

ninguna artimaña de

mi enemigo, el diablo,

me puede tocar.

 

Es más, ni la envidia,

ni el deseo malvado

del corazón de mi prójimo,

podrá hacerme algún daño.

 

Porque sé

que tú me acompañas,

y mi refugio seguro

eres tú.

 

Por ello, te alabo

en esta mañana;

porque es gracias

a tu protección que puedo

andar confiado.

 

además sino fuera

por tu bondad,

ya hubiera desmayado.

 

Porque mis luchas

han sido difíciles,

pero tu mano

me ha sostenido.

 

Por ello, esta mañana

quiero engrandecer tu nombre,

y darte toda la gloria

que te mereces.

 

Ya que tu salvación

me alcanzó y restauro

por completo mi ser.

 

Todas mis mañanas

al levantarme dedicare

mi tiempo a ti.

 

Porque sé, que en ti encuentro

mi bendición del día.

 

Por esa razón, tú serás,

mi primer pensamiento

y buscare tu rostro

en oración cada mañana.

 

Asimismo, te quiero

seguir agradeciendo

por los beneficios

que tengo al ser

llamado tu hijo.

 

Te ruego Padre Celestial,

que en este día

nos proveas el alimento.

 

Asimismo, cuida

mi entrada y salida,

y no permitas que

el mal triunfe en este día.

 

Como resultado

de tu amor y cuidado,

tendré una bendecida mañana

llena de unción.

 

Porque tu gloria

llenará todo lugar

donde valla,

y tu gracia me cubrirá.

 

Debido a tu presencia

en mi vida,

seré transformado por completo;

siguiendo tu sabiduría

a cada momento.

 

Porque yo sé mi Señor

que tú no dejas

al justo desamparado.

Es más, obras a favor

de tus hijos,

quitando todo tropiezo

del camino.

 

Debido a que es parte

de tu personalidad,

el ser Bondadoso

y lleno de misericordias.

 

Por consiguiente, cada mañana

al despertar, te quiero ofrecer

sacrificio de alabanzas

y adoración a ti.

 

Porque eres Dios eterno,

y nada se compara a ti;

rey de reyes,

admirable consejero.

 

Ciertamente, eres Soberano

sobre todas las cosas,

y tu justicia

es inigualable.

 

Gracias mi Señor,

por tan lindo amanecer,

y por renovar tu pacto

una vez más conmigo.

 

porque sé que no lo merezco

mi Señor, pero tú miras

esa parte buena de mí,

que yo desconozco.

 

Por ello gracias,

por ese amor y bondad

que cubre mi vida.

A ti sea toda gloria

y honra por los siglos.

 

Amén.

El agradecimiento al Señor

Como resultado de infinidades de bendiciones de parte de nuestro Señor, tenemos que como fieles seguidores brindarle el mayor agradecimiento al Dios Padre. Porque él se place en darnos dádivas por nuestra obediencia; así alcanzamos agradar el corazón del Padre, correspondiendo a su amor con obediencia.

Es más, el seguir sus estatutos y decretos, que se encuentran en su palabra, es una forma de retribuir todo lo que hace el Padre por amor a sus escogidos. Por ello, le daremos acción de gracias con esta bella Oración católica de la mañana «Buenos días, Señor» Asimismo le entregaremos desde el amanecer nuestra confianza y amor al Dios Eterno.