Saltar al contenido

La oración católica y sus partes ¡Aprende como hacerla bien!

24 septiembre 2020
La oración católica y sus partes ¡Aprende como hacerla bien!

A través, de la oración muchas personas tienen la oportunidad de dirigirse directamente a quien han depositado su fe y tienen sus creencias. La oración católica y sus partes, están basados en una entrega directa con Dios y nos permite poder hacer cualquier tipo de petición ante nuestro Dios. Asimismo, los fieles de la iglesia católica expresan en su intimidad cada una de sus preocupaciones y dan agradecimientos por los milagros concedidos.

La oración está dividida en varias partes, ya que, se debe tener en cuenta estos pasos para que la oración sea efectiva. La oración debe tener alabanza a Dios, agradecimiento, adoración total, suplicas, confesión de pecados e intercesión.

Oración católica efectiva con las partes necesarias para ser escuchado

En la oración se debe tomar en cuenta todas estas partes, es decir, cada parte en la oración es necesaria. La oración católica y sus partes está estructurada de forma efectiva por lo tanto, Dios presta su oído y responde.

Amado Dios,

Buen Padre celestial,

Omnipotente Rey de Gloria,

Sin duda, a ti sea el honor.

 

Asimismo majestuoso Dios,

Dueño de lo que existe,

Ya que los cielos cuentan tu gloria,

Y además la tierra habla de ti.

 

No tengo dudas que eres,

El Dios de,

 Nuestra salvación,

Señor rey de nuestras vidas,

Amoroso lleno de misericordia.

 

Igualmente fuera de ti no hay nada,

Solo en ti esta mi Señor,

Nuestra fortaleza y refugio.

 

¡Oh Dios eterno!

De igual forma gracias Dios,

Por tus grandes milagros,

Asimismo, gracias Dios,

Por tener misericordia de mí.

 

Por perdonar,

Todos nuestros pecados,

A través, de tu hijo,

Al morir en aquella cruz.

 

Gracias por estar en todo,

En esos momentos de tristeza,

Tú has sido nuestro consuelo,

Así como, nuestro sustento.

 

Te adoramos Dios de la gloria,

Solo a ti damos agradecimiento,

En realidad, eres nuestro Dios,

Así como, nuestro ayudador.

 

En todo momento,

Adoramos tu Santo nombre,

Eres digno de nuestra adoración,

Por toda la eternidad.

 

Recibe nuestra adoración,

Tu pueblo exalta tu nombre,

Lleno de gloria eres Señor,

Tu gracia sea con nosotros.

 

Hoy venimos a ti ¡oh Dios!,

Con esta humilde oración,

Pidiendo de tus milagros,

Así como, de tu comprensión.

 

Te pido ¡Oh Dios del cielo!,

Concedas mis peticiones,

Responde mis oraciones,

Suple mis necesidades Dios.

 

Esperamos ¡Oh Dios!,

Que respondas todas,

Nuestras peticiones Señor,

Ya que, solo en ti confiamos.

 

Hoy me uno al clamor,

De tu pueblo en busca,

De tus bendiciones Señor,

Aunque, no lo merecemos.

 

Escucha el clamor de tu pueblo,

No desprecies la oración,

De los siervos que te suplican,

Esperando poder ver tu gloria.

Sabemos que tu misericordia,

Es nueva cada mañana,

Por lo tanto, vengo a ti,

En busca de tu perdón.

 

Reconozco que he fallado,

Que no he cumplido tu palabra,

Ya que, e pecado contra ti Señor.

 

Solo quiero que con tu misericordia,

Perdones todos mis pecados.

 

Por medio, de tu hijo,

Nosotros tuvimos perdón,

A pesar de, no ser dignos,

Tú nos regalaste perdón.

 

Nuestra naturaleza,

Tiende a ser pecaminosa,

Por eso, pecamos a diario,

Sin reconocerlo muchas veces.

 

Ya que, por medio de Jesús,

Podemos llegar al Padre,

El cual nos perdona,

Por amor a su hijo Jesucristo.

 

Quiero que me permitas,

Tener una vida llena de tu paz,

Llena de gozo y alegría,

Donde vea tu gloria a diario.

 

Eres el camino de salvación,

No hay otro nombre,

Que podamos adorar,

Solo tu Señor y Dios adoraremos.

 

Gracias por permitirme,

Adorar y glorificar tu nombre,

Así mismo, gracias ¡oh Dios!,

Por regalarnos tu bendición.

 

Amén.

¿Puede la oración ser eficaz cuando se hace correctamente?

Tomando en cuenta cada una de estas partes, alabanza, agradecimiento, adoración, petición, suplicas, confesión de nuestros pecados e intercesión. Podemos tener la certeza de que seremos escuchados, perdonados, bendecidos y respondidas nuestras peticiones. Además, La oración católica y sus partes está ideada para hacerla adecuadamente, solo debemos tener nuestro corazón presto y dispuesto al momento de elevar nuestras oraciones a Dios.

Dios está esperando que dediquemos un momento para adorarle, agradecerle y pedirle perdón por tantas fallas que muchas veces no nos damos cuenta y cometemos. Su misericordia es infinita, por supuesto, él perdonará cada día nuestras ofensas para darnos salvación.