Saltar al contenido

Poderosa oración católica «Oh señora mía» ¡Muy hermosa!

21 septiembre 2020
Poderosa oración católica "Oh señora mía" ¡Muy hermosa!

Son muchas las formas para creer en la religión católica, una de ella es la señora mía llamada Virgen María, sin duda, rezarle a ella una oración católica con buena fe y perseverancia te permitirá atraer a tu vida una lluvia de bendiciones.

Ya sea devoto o no de la Virgen, conocer la historia de nuestra Madre divina, es una de las informaciones indispensable para creer con devoción y contar con su amor, en los momentos críticos de tu vida. En especial porque cuida del hijo de Dios, que confían y cree también en las santas escrituras.

Oración católica «Oh señora mía» por la vida y salud

El elogio y el fervor que puedes dedicarle a esta Virgen, son todas completamente positiva y llenas de vida, capaz de atraer todo lo bueno y mantenerte fuera del aura de todo tipo de mal, sin embargo, pocos realizan esta plegaria. Así que te invito a tu ser diferente al monto:

Misericordiosa Madre,

devota de mi corazón.

Tú que me has cuidado,

en todo momento,

quiero encomendarte esta plegaria.

 

Durante tanto tiempo,

has sido mi guía, consejera,

 madre y protectora.

 

Confió en ti sobre todas las cosas,

en realidad, mi amor a ti,

 es gigante.

 

Además el fervor de mi devoción,

viene de la mano,

de una serie de milagros.

 

Aparte de eso, sé que eres buena,

 con los fieles feligreses,

 que siguen a Dios Padre,

 yo soy uno de ellos

y me siento agradecido.

 

Aparte de eso,

entiendo que cuidas,

 a los desamparados,

 ellos te necesitan.

 

Sin duda, te respeto.

 Ahora mismo, no hay nadie mejor,

 que tu sano corazón.

 

Ya que, son muchos los Santos

o Santas que existen.

No obstante, tú eres la Madre más fuerte.

Madre de Jesús,

el Salvador.

 

Ahora mismo, tienes todo lo necesario,

para formar

y defender mi vida.

 

La recompensa y la gloria del triunfo.

yo la deseo exaltar,

 con esta plegaria.

 

Tengo la potestad y amor,

de que me cuidaras en todo momento.

 Sin embargo, voy a seguir orando,

con la finalidad,

de que tu poder crezca.

 

Básicamente, tu amor se nutre de nosotros.

Y, por ende, yo estoy dispuesto,

a darte poder.

 

Con un sano juicio,

quiero pedirte tu intercesión,

en cualquier área de mi vida,

donde tenga dificultad.

 

En efecto, no me desampares jamás,

también cuida de mis seres queridos,

se merecen tu amor.

 

Sobre todo, mis padres que,

a estas alturas, están mayores.

Cuídalos ellos son mis ejemplos a seguir,

no sé qué sería de mí,

sin ellos, no fuera crecido.

 

El amor que me profeta,

es sabio, quiero seguir

y crear un lazo seguro,

 por toda la vida.

 

Señora Mía,

 usa esta plegaria.

Tu Virgen María,

que le diste a Jesucristo,

 los mejores ejemplos,

transmíteme esa sabiduría.

 

 Para yo formar a mi familia,

el bien es un objetivo grato,

que quiero hacer.

Desde el cielo,

mientras avanzo en la vida,

visualiza mis pasos.

Aunque puede ser que yo,

 este por otro lado,

a diferencia de otras veces,

 confió en tu amor.

 

Hasta estas alturas,

siempre he confiado y confiaré.

Cambiar ahora jamás,

por eso, ilumina el sendero de mi vida.

 

Bríndame de esperanza

y mucho amor,

aunque no lo creas, lo necesito.

No me olvides jamás,

ya que, la esperanza de tu amor,

está a un nivel inesperado.

 

Gracias y mil gracias,

de igual manera, en cualquier caso,

usa tu poder,

 para corregir mi vida.

 

Asimismo cuando notes que flaquee,

 en algunas de mis metas,

sin duda, intercede por mí.

 

De cualquier manera, tarde o temprano,

 me daré cuenta,

 que estoy cometiendo un error

 y buscaré cambiarlo.

 

Espero que, en cualquier caso,

 estés conmigo.

Finalmente de rodillas rezaré,

 para que tu poder,

se mantenga a máximo niveles.

 

Además tu buen hijo,

cree en ti.

De igual forma, la fe

y esperanza sale de mi corazón,

porque no existe nada más divino que tú.

Por siempre, hoy y mañana.

 

Amén.

El amor de la Virgen María

En la religión el amor de los feligreses y viceversa es recíproco, ella confía en nosotros sus hijos. Ahora bien, recibir y rezar a la señora mía a María Virgen, con pundonor una oración católica. Proporciona la luz verde que necesitas para crecer y estar protegido en cada paso que des.

Sea cual sea tu caso, ella siempre está contigo. Te sugiero realizar esta poderosa plegaria cada mañana y que ella vea que cada una de tus palabras son verdaderas.