Saltar al contenido

Oración para tener el mejor comienzo de Año Nuevo en familia

27 febrero 2020

Hacer una oración de Año Nuevo para la familia, es la mejor manera de encomendar a todos nuestros familiares, para que les vaya bien en todos los proyectos que emprendan a lo largo del nuevo año, llenos de salud y abundancia, siempre bendecidos por la gracia del altísimo.

Todos tenemos la obligación moral de velar por el bienestar de todos nuestros familiares y personas allegadas. Por ello, nada mejor que ayudarnos mutuamente mediante la herramienta más poderosa que existe, que es la oración. La cual se convierte en un pilar fundamental para tener un hogar y una familia feliz , y siempre baja lo infinita bendición del altísimo padre.

Cómo rogar a Dios en una oración de año nuevo para la familia

Cuando nos disponemos a rogarle al Señor en una oración por nuestros familiares y amigos, debemos hacerlo con humildad, nosotros nos encontramos en un nivel muy por debajo del creador y es por esto que le debemos sumisión y respeto.

Siempre debemos buscar a como dé lugar, poner a Dios en primer plano, debemos entender que, sin su protección y su ayuda, no somos nada y estaríamos expuestos a todo tipo de males y peligros. Solo queda cerrar los ojos y orar desde el corazón.

Oh Padre celestial,

en esta hora y en este momento,

me dirijo a ti con el mayor respeto y sumisión.

para pedirte Padre amoroso,

que en este Nuevo Año que recién comienza,

te dignes a brindarnos protección,

para nosotros y para toda nuestra familia.

 

Protégenos oh Padre Celestial de todo mal y peligro,

y no permitas que nos alcance la maldad del maligno.

Padre Santo,

te ruego no desvíes tu mirada noble,

ni tu misericordia de nuestros hogares.

 

Cuida de nuestra salud Padre amoroso,

restituye la sanación para nuestros familiares y amigos,

que se encuentran quebrantados,

y sana a aquellos que se encuentran hospitalizados,

a la espera de tu bondadosa intervención.

 

Tu que todo lo puedes,

y que eres tardo para la ira y raudo para el perdón,

mete tu mano poderosa en este año,

para brindarnos a toda tu divina protección.

 

Nosotros te reconocemos como a nuestro Padre Omnipotente,

y no aceptamos ninguna otra intervención que no sea la tuya,

Padre amoroso y justo.

Esta oración Señor,

la hacemos llegar a ti por medio de tu Hijo unigénito,

tu amado hijo Jesucristo

a quien enviaste a este mundo para redimirnos.

 

Solo por tu infinita clemencia,

y por tu poderosa protección,

estaremos a salvo de todo tipo de calamidades.

 

Por la preciosa sangre de tu Hijo Jesucristo,

no permitas, Padre amoroso,

que nos desviemos nunca del camino,

que nos conducirá al cielo.

 

Antes bien,

protégenos en este nuevo año que está comenzando,

y bendice y guía cada uno de nuestros pasos,

fortalecidos en tu nombre.

 

Padre solo nos queda pedir tu bendición,

en el nombre del Padre,

en el nombre del hijo

y en el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén

Comenzar bien el año encomendándonos a Dios

Sí, es conveniente que nada más comenzar el año, debemos encomendarnos y encomendar a todos nuestros familiares, al Dios todopoderoso que nos cubra con su manto para que no nos alcancen las temidas fuerzas del maligno.

Si comenzamos el Año con una oración de Año Nuevo para la familia, no estaremos llenos de expectativas, ilusiones y temores. Ya que, si nos encomendamos a Dios es como si lleváramos con nosotros una carta aval. Dios será nuestro salvoconducto para enfrentar cualquier problema y saldemos siempre airosos.

Solo por medio de la oración de año nuevo, nosotros los mortales, podremos hallar la protección Divina del Dios. Por tanto, sugerimos a todos los fieles creyentes de nuestra religión y de Jesucristo, que no dejen de encomendarse a Dios para pedirle su protección divina y de esta manera sentirse más seguros.

No podemos prescindir de Dios para llevar nuestra vida en paz. Por lo que la oración de año nuevo para nuestra familia liberará a nuestros familiares cercanos de las incansables tentaciones que nos presenta su más férreo opositor con la idea de desviarnos del camino de la verdad.