Saltar al contenido

Oración por mi madre – Para que mi mamá se sienta bien

5 marzo 2020

Rezar cada día nos nutre el alma tanto que nos incentiva a querer con mucho afecto al prójimo, es un símbolo de amor y respeto todo lo que simboliza una oración por mi madre para que mi mamá siempre esté bien.

Dar gracias por la vida de nuestra gloriosa progenitora, es un momento de felicidad. Este pequeño acto ilumina tu alma y celebra la oportunidad de tener a tu lado a tu mejor amiga que te acompaña desde el primer día, hasta el ultimo de tu existencia o el de ella.

Como dice una frase muy famosa; “el amor de una madre por un hijo, no contempla lo imposible.”

Por eso este post vendrá cargado de una poderosa oración, que mezclará la paz y la gloria de nuestro verdadero Rey Celestial, cubriendo con su protección a lo más hermoso que puede brindarnos la vida, el verdadero amor de madre.

Oración milagrosa para bendecir a mama

Vivir en armonía con la tranquilidad que nuestra protectora este 100% de salud, nos hace iluminar en todos los sentidos, nunca se sabe el sacrificio de una madre por nosotros y para agradecer su esfuerzo para criarnos con valores y mucha educación esta oración de amor será milagrosa para tu madre:

Padre Dios.

Vengo ante ti para agradecer

con benevolencia y calma,

el amor de mi querida madre.

 

Agradezco la bendición

de mandarme a este mundo

con una mujer perfecta.

 

A mi lado siempre he visto

su fuerza para enfrentar la vida

con positividad.

 

Señor.

Se que en momentos sosiego

le he faltado e irrespetado.

 

Siento tristeza

por tan mal comportamiento.

Quiero liberarme

y no solo mostrar gratitud.

 

Mi hermosa madre,

merece lo mejor de la vida.

Llena de protección

sus proyectos y metas.

 

Dame la virtud y la alegría

de acompañarla

por todo el tiempo necesario.

 

Con placer Dios Padre,

quiero pedirte por su resguardo

y su salud.

 

Además,

el honor de que mantenga su lucidez,

amor y enfoque.

 

Tu solamente conoces

por lo que ha sufrido

y sacrificado por mí.

 

Hoy con mucho esplendor

deseo lo mejor para esta mujer especial,

donde cada día

sigue siendo mi pilar

en cada paso que tomo

y cada situación que enfrento.

 

Oro ante ti,

por el honor y la fama

que se merece esta maravillosa

fuente de vida.

 

Dame la fuerza para que

con mis pasos se sienta orgullosa

por el hijo (o hija)

que ha criado con esfuerzo.

 

Cúbrela con tu gloria, amor y manto.

Hago esta oración

con la bendición que se merece,

por la simpleza de solo estar

siempre presente en los momentos

que necesitaba de ella.

 

Reconozco su magnificencia,

apóyame para vivir a su lado

y regresar con la misma magnitud

todo el cariño brindado.

 

Madre mía,

fiable, de mi corazón,

gracias por la vida

y gracias Mi Padre Todopoderoso.

 

Recojo todo lo malo

e imploro con esta oración

y la guía de tu santa palabra,

yo tu Hijo encomiendo estas palabras de amor y con fe

de tu amor al prójimo,

que cuides de mi madre hermosa.

 

Con tu Santa gloria,

magnifico esta oración en su máximo nivel

para que protejas al amor más lindo y pulcro

que me has mandado,

te amo Dios Grande.

 

Espero que con tu espíritu

siempre me protejas

en lo más alto a mis familiares y a mi.

Amén.

¿Cuál es el propósito de una oración por mi madre?

La gratitud por nuestros padres debe ir por delante de cualquier situación, realizar esta oración con honestidad será una oración de bendición para su vida, curación en enfermedad o hasta para glorificar el amor de una madre hasta despué00s de la muerte.

Bien sea agradecido todo ese cariño mostrado a través de su vida, como dice un gran versículo de la biblia:

Proverbios 22:6 – «Comience a sus hijos en el camino que deben seguir, e incluso cuando sean viejos, no lo abandonarán».

¿Valoras el esfuerzo de tu madre?

Empieza a glorificar con honor, respeto y humildad la vida con una oración por mi madre, amando de esta forma a quien primero nos amó.

Aplica esta plegaria cada mañana y notaras la satisfacción absoluta por pedir aclamando protección al Todopoderoso por tu prójimo, en especial a nuestra querida madre.