Saltar al contenido

Oración efectiva para ganar la lotería por intercesión de San Cipriano

3 junio 2020
Oración efectiva para ganar la lotería por intercesión de San Cipriano

Si quieres tener un dinerito adicional, lo mejor será que hagas esta oración efectiva para ganar la lotería por intercesión de San Cipriano. Es maravillosa, para que la suerte jamás te deje y apuestes con la certeza de la ganancia en tus manos. ¿Cuándo tienes que hacerla? Es muy simple, antes de alguna jugada, rápido para que seas el triunfador de la ronda.

Deja de preocuparte, solo tienes que hacer apuestas razonables, él te dará el premio que aspiras, porque le regresa la suerte al que la pierde, y concede abundancia a quien lo necesita. Solo tienes que elevarle esta plegaria e intercederá para que obre el destino a tu favor. ¡Vamos a apostar!

Oración efectiva para ganar la lotería gracias a San Cipriano.

Sí, esta es la oración efectiva para ganar la lotería por intercesión de San Cipriano, hazla antes de que se abran las apuestas. Sin dudar, en silencio antes de comenzar, con la convicción de que recibirás un caudal de dinero abundante.

San Cipriano, vengo a ti,

de esta manera para pedir,

la suerte que requiero para ganar.

 

De esta forma hago esta apuesta, para vencer,

ganaré el premio a través de tu favor, ya que,

quien a ti ruega recibe el premio gordo,

así que hónrame con tu presencia.

 

Este es el dinerito extra,

que necesito urgente, así que Santo mío,

Sin duda recibiré lo que pido.

 

Claro que mi ticket será el ganador,

mi numero el que salga premiado, mi boleto el seleccionado,

venceré a quien conmigo compita,

por supuesto gracias a tú ayuda, para resultar triunfador.

 

Esta victoria es mía,

en efecto seré llamado por mi premio,

el cual dedicare a ti.

 

Dios te pido de la misma forma,

que mi Santo me haga este milagro, con humildad lo pido,

con mucha Fe y esperanza de recibirlo en mis manos.

Por eso es que con tanta esperanza ruego.

 

De la misma manera pido que no dilapide yo el dinero,

conserva mi juicio Santo mío, el juego es peligroso,

no deseo perder ante este, ni perderme a mí mismo.

En consecuencia, que jamás juegue por avaricia.

 

Tal como te pido, que la razón y el sano juicio me acompañen,

porque estas apuestas las hago para satisfacer,

una necesidad eventual.

 

Con todo mi corazón te suplico que,

la suerte me acompañe, jamás me deje; que, si pierdo,

me retire o que gane en la jugada de mayor valor.

Por lo tanto, pido ser el que victoria cante.

 

Por eso tengo tu estampa,

guardada en mi bolsillo,

como amuleto de mi buenaventura.

Dame la luz que requiero para apostar al vencedor,

escoger el boleto ganador, pero, sobre todo,

para agradecer cada vez que gane.

 

Del mismo modo para retirarme a tiempo.

Gracias Oh Patrono Cipriano,

de los jugadores que llegamos a ti,

pidiendo auxilio para sus apuestas.

 

Damos testimonio que somos ganadores,

ya que tú nos favoreces en cada jugada,

eres el mejor compañero.

 

Por lo tanto, vente conmigo, acompáñame.

Que esta sea la apuesta, en la que me llevare,

ese premio para la casa, sin esperar nada,

porque ese dinerito ya lo cuento mío.

 

Vamos a ganar, de esta manera,

haciendo apuestas limpias, transparentes con el competidor,

nada quiero yo con trampa, ya que eso empava,

por supuesto el honrado aquí gana.

 

Líbrame de la envidia,

del mismo modo, de la gente negativa,

que con su mala energía te espanta.

 

Escoge tú los dados, de cualquier manera,

 lánzalos, que salgan los mejores números,

que a este envite estamos dando,

que no haya opción sino darnos el premio.

 

Por supuesto vamos por los gordos,

esos premios grandes, son los mejores,

los nuestros y los que vamos a conquistar.

 

Amén.

Ten presente algo importante: Establece tus límites en el momento de apostar

Con esta oración efectiva para ganar la lotería por intercesión de San Cipriano, también estás implorando por protección total y sobre todo mesura en el juego. Hay personas que se pierden en las apuestas, dilapidando así el dinero de necesidades básicas de su familia, por ejemplo.

Lo bonito de esta oración, es que también imploras por tener y ser consiente de esos límites. Sobre todo, en la era de los casinos, donde hay cientos de juegos de azar, donde eventualmente podrías perder la cabeza ante la tentación.