Poderosa oración judía para bendecir el agua que vas a tomar

Poderosa oracion judia para bendecir el agua que vas a tomar

Cuando Yahvé decidió crear el mundo, ya tenía un plan para nosotros. Por lo tanto, no debemos dudar, que cada cosa en esta tierra guarda un propósito. Asimismo, todos conocemos la función tan sublime que cumple el agua, tanto en nuestras vidas como en la de cualquier ser viviente.

Índice()
  1. Oración poderosa para bendecir el agua
  2. Por qué es importante bendecir el agua

Oración poderosa para bendecir el agua

Todo lo que Adonay, ha generado, ya está bendito. Pero es un buen acto orar por la bendición para el agua y por cada uno de los pequeños detalles que Él, nos concede día a día. Aunque, parezca simple tomarnos un vaso con agua. Recuerda, que hay muchas personas que no pueden contar con esa bendición.

Oh, Baruj Adonay, vengo a ti hoy, por una labor

importante, que es la de bendecir y exaltar tu

nombre. Pues eres digno de honra y admiración,

ya que sois grande, glorioso y misericordioso.

 

Te agradezco por la vida de los humanos,

plantas y animales que conforman mi

entorno. Que, además, nos brindan un

paisaje maravilloso. Otorgándonos una

paz de existencia única por ti.

 

Agradecidos por los ríos, mares, lagos y

océanos, que nos mantienen en este mundo.

Ya que aparte de darnos alimentos

de los peces, también nos brinda ese hermoso

líquido vital creado por ti.

 

Por ellos, deseo pedirte de forma especial,

que bendigas el agua que voy a tomar. Puesto que

es uno de los elementos indispensable para

la existencia del hombre. Este vital líquido

forma parte de tu creación.

 

Bendito seas, Yahvé, pues con el poder de tu

palabra todo se llama a ser. Con tu voz

las cosas fueron originadas, la oscuridad separada

de la luz y los mares de la tierra.

 

Te pido que purifiques el agua que voy a ingerir

en este instante, también la de mis seres queridos

y familiares. Pues los quiero y les deseo su bienestar,

ya que hemos compartido, buenos y malos momentos

que nos unen mucho más cada día.

 

Oh, Jehová, gracias por esa bendición Sheakol, de

la carne, pollo, pescado, bebida, esa comida y agua,

que forman parte de las actividades diarias. Ya que más

que una necesidad es un regalo tuyo, que nos

das con mucho amor y placer.

Te pido que purifiques el agua que voy a ingerir en este instante

Mi pastor nos complace ser tus siervos, pues

creemos en ti, con lo más profundo del

corazón. Emunah, a tu ser, a tu esencia

y por supuesto a tu voluntad. Por el hecho

de que nos bendices, desde el nacimiento.

 

Oh, baruj Adonay, me postro a tus pies, con

el fin de pedir perdón, por mis pecados. Por

esas acciones que cometo y lastiman a otros,

de forma física o emocional.

 

Me arrepiento de mis malos actos, de las

trasgresiones en contra de mi prójimo,

de mis hermanos y seres queridos. Por

ello deseo que me ayudes a manipular la

ira, la rabia, esos sentimientos negativos.

 

Que, en ocasiones, controlan mi manera

de pensar. Ayúdame, a no caer en tentación,

dame el discernimiento en las situaciones

más difíciles. En aquellas en las que mi mente,

se pierde, y me aleja de tu amor.

 

Jehová, si te he fallado, te pido perdón, ya que

a veces olvidamos las feas acciones. Puesto que

pasa tiempo, y no procedemos a disculparnos

rápido. En consecuencia, cargamos esa culpa

sin saberlo, sin tener noción de esas malas actitudes.

 

Te abro las puertas de mi alma, para que entres,

y me llenes de ti. Pues eres bienvenido, en mi casa,

mi cuerpo, en todo lo que se relaciona conmigo.

 

Te agradezco, por el hecho de que sé, que escuchas

mi clamor, porque sé que el agua ahora está

purificada, sacramentada, por tu inmenso poder.

Agradecido con todo mi ser.

 

Amén.

Por qué es importante bendecir el agua

Debes saber que puedes rociar tu casa con agua bendita, o disfrutar de ella de la manera tradicional. Puesto que bendecir significa valorar y agradecer, por todas las cosas que tenemos en nuestras vidas. Es por ello que siempre debemos dar gracias, por cada bien que el Señor nos concede.

Subir