Saltar al contenido

Oración Milagrosa a Santa Rita de Casia abogada de los imposibles

26 marzo 2020

Esta vez necesitas la intercesión de una jurista, por ello vas a requerir en oración Milagrosa a Santa Rita de Casia abogada de los imposibles quien oye las suplicas.  Esta Santa, en su lecho de muerte pidió una rosa, en pleno invierno, su prima por la temporada creyó que nada encontraría, pero si, efectivamente hallo una, se la llevo, lo cual representa el amor de Cristo por ella.

De allí que sea distinguida como la mediadora ante las causas imposibles como Santa Patrona.

No esperes más, confía en ella eso que tanto te angustia, veras la misión de su socorro, porque vendrá o acaecerá la a la oración Milagrosa a Santa Rita de Casia abogada de los imposibles. En su vida pasaron muchas cosas, que parecieran cambiar lo que quería, pero su vida dio un giro radical a través de la oración, convirtió a su esposo al cristianismo y además rogo por el perdón de sus hijos.

Oración a Santa Rita de Casia para un favor imposible

Esta rogatoria es muy hermosa, porque la haces con el corazón, hasta con el más profundo amor para que eso que aspiras, que se te reitera como inverosímil a los ojos del hombre, sea real, materializándose de esa forma lo que supuestamente era irrealizable.

Por ello, acá te dejo esta oración a Santa Rita de Casia abogada de los imposibles, que dice así toma nota:

Santa Rita de Casia,

eres considerada como la mediadora a las causas imposibles,

por eso en desventura ruego a ti;

se me ha negado en el mundo una salida,

por ello apelo a tu abrigo, a que intercedas por mi ante Dios,

así como lo hiciste en vida con tus hijos.

 

Vengo a pedir antes de eso la constricción de mis pecados,

para ser digno merecedor de lo que anhelo,

confiando en tu obra.

 

Vengo suspirando ante tanto desasosiego

e inspirado en ti mi Venerable,

siento que no tengo fuerzas para seguir,

ni palabras por decir; sin embargo,

te ruego me sostengas servicialmente,

que tu sanes mis heridas.

 

Como en el milagro de tu cuna sanaste al campesino,

cura también mi alma,

que afligida te cuenta sus causas imposibles.

 

Quita toda cadena que me ate,

que no me deja avanzar o seguir viviendo,

Dame la luz que necesito para ver con claridad el futuro,

Que sobre mí en este momento descienda el Espíritu Santo,

dándome la claridad pues lo estoy pidiendo a gritos.

Concede muy especialmente la fortaleza,

a quienes, como yo, dominados por el temor,

reniegan pensando que es imposible.

 

Permíteme ver a nuestro Santo Padre,

reconocerle durante la prueba,

porque me está acompañando,

pero mi corazón se niega a sentirle, cosa que me avergüenza,

por lo que también imploro indulgencia.

 

Hazme de sentimientos claros para que así

sea lo que a mí se me otorgue cada día o noche.

Requiero saborear la dulce miel de las abejas

que sobre ti descendían, así quiero yo endulzar mi vida,

la de mi familia o amigos.

 

Sé que no soy digno de las palabras

u obras que aquí te ruego, mas confiéreme tu intercesión,

prometo salvaguardar la presencia de Jesús en mi corazón,

como capullo de rosas, cuyo delicioso aroma se impregna mi vida.

mis pensamientos, por lo que nada imposible

en este mundo podrá detenerme si mi descanso esta puesto en ti.

 

Amén.

¿Hay imposibles para Dios?

¡No hay imposibles para Él! Todo el que en Él crea le será conferido; pues toda Bendición estará en su camino. Las pruebas más fuertes están guardadas para los hijos, que está seguro pueden superarlas. Porque sus planes siempre son para bien, de allí debe enaltecerse la esperanza inequívoca de su presencia en nuestras vidas, aun en los momentos más oscuros.

Es esta oración a Santa Rita de Casia abogada de los imposibles, la que dará la respuesta que necesitas justo en este momento, para descansar sobre la Fe divina.