Saltar al contenido

Oración a Santo Tomás de Aquino para pedir protección contra todo mal

13 marzo 2020

Los seres humanos, nos hallamos varados en un mundo con muchos problemas, la maldad se encuentra en cualquier sitio. Incluso a veces, podemos sentir que lo único que nos separa de lo maligno, es el poder divino. Al sentirnos rodeados por tanta perversidad, lo que más necesitamos es consuelo y la seguridad de saber que estamos a salvo, para ello, a Santo Tomás de Aquino podemos hacer una oración por protección.

Tomás de Aquino en su vida sirvió al cielo como fiel siervo de Dios, pero no sólo como seguidor del Cristianismo, sino también como ilustre teólogo. Santo Tomás se muestra como un ejemplo de sabiduría y enseñanza. Podría considerársele como el Santo de los estudiosos. A él se pide por sabiduría y razonamiento, siendo aspectos claves de una vida repleta de seguridad y libre de males.

Oración milagrosa de resguardo contra el mal

Previamente señalamos a Santo Tomás de Aquino como un culto estudioso que ayudaba a las personas a obtener sabiduría, y este será el fundamento que apañaremos para entregar una oración de protección. La base de esta plegaria, será la petición por discernimiento y sensatez para las elecciones de nuestra vida. Pediremos porque en nuestro camino se nos guíe para evitar el mal.

Tímido pero esperanzado,

así me manifiesto ante ti, Santo Tomás.

Cercado por todo el mal que abunda,

recurro a tu sabiduría,

para que con ella me muestres el camino.

 

Si he de arrodillarme, no lo dudo,

pero hazme capaz y sagaz,

características que necesito para escapar,

escapar de lo malo que yace alrededor.

 

En un mundo de tinieblas

y caminos truncados,

lo que más necesitamos,

es una intuición bendita,

con pensamiento sagrado y perspicaz.

Sólo con abundante intelecto

nos podemos cuidar.

 

Ilustre Tomás de Aquino,

elegido por Dios

por tu santo proceder,

regálame conocimiento en abundancia.

Ayúdame a discernir lo bueno de lo malo,

socórreme en momentos de angustia,

me encuentro acorralado por la malicia.

 

La preocupación aparece,

acompañada de un presentimiento

que me asfixia.

Todo se oscurece,

pienso en mi familia y amigos.

 

Con tu bendición ayudaré a los que pueda,

hay personas dirigiéndose a lo malvado,

pido por ellas, porque sepan protegerse,

así como pido por mí.

 

También pido al Creador que me ayude.

Por mí mismo no puedo

enfrentar todo, no puedo escapar

de toda la maldad.

Santo Tomás me da la

inteligencia para eludirla,

tu me proteges de la que me pueda alcanzar.

En ti, mi Dios y en Tomás de Aquino,

pongo mis esperanzas,

deposito mi fe.

 

A diario, incluso niños,

presencian lo perverso,

ojos inocentes frente a lo dañino,

mentes inocentes influenciadas.

 

Santo Tomas,

dale astucia y juicio a estos pequeños,

suficiente para que no sean afectados.

 

Dios, Padre Celestial,

cúbreme con tu manto,

hazme pasar desapercibido frente al mal.

Camino con paso decidido,

pensando en todo,

 no dejando que nada me perturbe.

 

Fielmente oro ante ustedes dos,

estoy seguro de que la bendición llegará.

Protección y sabiduría es lo que anhelo.

 

No puedo evitar afirmar

que soy un pecador,

en el pasado pude haber

incurrido en la maldad, pero aquí me ven arrepentido.

 

Esta oración también

es con un objetivo clave,

el de despejar incluso

de la maldad interna.

 

Con esta plegaria espero librarme,

quitarme el peso del miedo,

poder andar libre

y sin inquietudes.

Doy gracias eternas,

se que me escuchan y atenderán mi llamado.

 

Amén.

Oración de protección divina y nuestro accionar

Con esta oración para la protección, tenemos una herramienta que nos socorrerá en cualquier momento, nos permitirá a travesar los distintos senderos de la vida sin que la maldad nos afecte. Sin embargo, es indispensable la reafirmación de un hecho importante, y es que por más que oremos, si no tenemos la capacidad suficiente para saber qué decisiones y qué vía tomar, será imposible evitar toparnos con lo maligno.

Santo Tomás de Aquino nos ayuda en nuestras capacidades intelectuales, para así tomar decisiones correctas; no podemos pedir protección a Dios si nos enfrentamos constantemente a cosas que nos aflijan. Nuestros actos tendrán mucho que ver en la efectividad de las oraciones.