Saltar al contenido

Oración efectiva a San Benito de Abad para alejar todo mal de mi vida

2 junio 2020
Oración efectiva a San Benito de Abad para alejar todo mal de mi vida

La vida está colmada de momentos sorprendentes e inesperados. Es la voluntad de Dios colocar en nuestro camino momentos de dificultad para fortalecernos en su nombre. No solo en espíritu sino en corazón. Por naturaleza propia los seres humanos buscamos resguardar nuestra vida, pero el mal nos invade de cualquier manera. Utiliza la oración efectiva a San Benito de Abad para alejar todo mal de mi vida.

Es imposible que en el plano terrenal nos apartemos del mal que aqueja al mundo y aunque seamos precavidos siempre estará por allí latente. San Benito de Abad tiene el poder para la protección y el milagro y la verdad, así como de alejar todo mal. Es que a veces necesitamos de la gracia divina para mantenernos protegidos y libres de todo mal. San Benito es un monje que dedico su vida a servir a dios.

San Benito de Abad, protector de quienes acuden a él

Dios eligió a este monje cristiano para que trajera el mensaje al mundo sobre la existencia de Dios. El Dios verdadero padre de Jesucristo y de todos nosotros. San Benito tuvo que luchar difíciles batallas espirituales en contra de Dioses y creencias paganas. También con tiempos de guerra y de personas desobedientes a las leyes de Dios.

Su poder divino gracias a que Dios reposa en él. Nos permite pedirle que a través de su bondad y con la ayuda de Dios, proteja nuestro camino y aleje el peligro. Te presento la siguiente Oración efectiva a San Benito de Abad para alejar todo mal de mi vida y no me perturbe.

Poderoso San Benito de Abad 

¡oh bendito santo!  

 

Tú que salvaste tu vida de los venenos

de la gente que no aceptó que Dios

es el único salvador del mundo,

y que también hiciste milagros sin saber

que tenias el poder divino dentro de ti.

 

Tú, maravilloso hombre bondadoso

ante los necesitados y hambrientos

que acudían a ti.

 

Ayudabas a quien veías

decaído y derrumbado,

fuiste firme ante la enseñanza de Dios, 

porque para servir a Dios hay que

tener disciplina y compromiso.

 

Tu misericordia cubre a todos y hoy

como parte de ese rebaño de

seguidores fieles a Jesucristo.

 

Te pido que cubras de

bendiciones mi vida,

que las maravillas del mundo,

asimismo que las creaciones de Nuestro

Padre Celestial pueda admirarlas y

disfrutarlas en santa paz.

Cubre mi vida con tu manto protector, 

para que no permitas que ningún mal

empañe mis ojos,

que mi piel no sienta dolor.

 

Mi corazón no pueda quebrarse,

mis ojos no lloren, tampoco

que mi alma se queme en medio

del pecado que invade este mundo.

 

Por otro lado, aleja todo mal,

todo peligro, toda tentación,

toda desilusión, toda desesperanza,

toda duda, todo rencor.

 

Soy tu siervo Divino Santo, hijo de Dios

y lucho cada día por ser

obediente a los mandamientos.

 

Dame la tranquilidad de

dormir en tus brazos,

de cerrar los ojos y saber que me estas

cuidando junto a mi cama, además,

que ningún peligro

acechará mi descanso

ni ningún daño tocará mi vida.

 

Elimina los sentimientos

impuros, asimismo

los malos pensamientos que pueden hacerme

tomar el camino equivocado.

 

Aleja a las malas personas de mi vida,

porque se que ellos se han apartado de Dios.

 

Dame la sabiduría para

aceptar la voluntad

de Dios, aún sabiendo que esas

decisiones me causan dolor,  

Dios sabe lo que hace y porque lo hace.

 

Bendice mi vida, bendice mi andar,

guía mis pasos y que el demonio

no pueda tocarme ni

cuando me encuentre

en derrota porque tú, San Benito

estas junto a mí.

 

Amén.

El peligro lo alejan las bendiciones de Dios

Dios en su infinita bondad siempre quiere lo mejor para nosotros, no nos obliga a nada simplemente nos deja tomar las elecciones que queremos. A esto se le llama libre albedrío. Podemos en cualquier caso tomar la decisión errada y equivocarnos. Lo que tal vez nos causaría caer en pecado y junto a eso acercarnos al peligro de perder nuestra vida y nuestro espíritu.

Pero si Dios está con nosotros, nadie podrá dañarnos. Si oramos con constancia y devoción, si leemos la santa biblia y practicamos sus enseñanzas, si hacemos el bien al más necesitado. De seguro Dios a través de las gracias de San Benito nos bendecirá.