Oración milagrosa a San Benito de Abad para cuidar la salud de las personas

oracion milagrosa a san benito de abad para cuidar la salud de las personas

Para mantener un cuerpo sano y fuerte es necesario cumplir ciertas normas básicas. Como una buena alimentación, una vida activa deportivamente, no tener algún tipo de vicio que pueda dañarnos. En fin, cosas esenciales que todo ser humano ya conoce. Pero no siempre se nos garantiza que estaremos sanos al cumplir con ellas, hay otros factores que pueden influir. Pide en Oración milagrosa a San Benito de Abad para cuidar la salud de las personas

Existió hace algunos años un monje cristiano que fue designado patrono de Europa. Fundador de la Orden Benedicta e iniciador de la vida monástica en Occidente. Este noble hombre elegido de Dios debía impartir el mensaje de fe en el cristianismo y la conversión de las almas en alabanza a Dios. Su nombre fue Benito, San Benito de Abad.

Índice

    Pedir Sanidad a San Benito de Abad

    Podemos pedir en Oración milagrosa a San Benito de Abad para cuidar la salud de las personas. Para que nos mantenga sanos o también poder recurrir a él para que nos libre de alguna enfermedad que nos aqueja.

    Alguna dolencia que nos perturbe o algún dolor que podamos presentar.  Este santo es muy milagroso, desde su primera revelación cuando unió en oración un jarrón y lo dejó como nuevo. Su poder milagroso por gracia de Dios jamás lo abandonó.

    Dejemos en manos de Dios y de San Benito el poder de sanar y curar toda enfermedad que invada al mundo. Que la santidad toque a cada uno de los seres y familiares que imploren esta oración.

    Señor San Benito

     Poderoso Santo Milagroso de occidente,

     Patrono de los monasterios

    y monjes del mundo, ya que tu

      impartiste la sabiduría de rendir honor

    a Dios con la disciplina

    y la convicción.

     

    Salvaste tu vida de envenenamiento

    porque Dios te dio poder.

     

     Causaste envidia y enojo en aquellos

    que te rodearon y veían

    como tu ferviente amor al hablar

    de Dios tocaba sus almas y los

    convertía en católicos.

     

    Dejaron paganos Dioses y

    templos para seguirte a ti

    y también al Dios que les presentaste.

     

    Por otro lado, ayudaste a enfermos y

    desahuciados que la muerte rondaba

    sin compasión.

     

    Por otro lado, con tu bondad, tu misericordia,

    tu vocación  y tu entrega llevaste el

    evangelio a los que estaban

    ciegos de fe y de amor.

     

    Hoy recurro a ti, maravilloso Señor,

    padre protector nuestro, para que

    vigiles mi salud, ahuyentes las

    enfermedades del cuerpo y del espíritu.

    restaura a los abatidos y cubre con vendas sus heridas

    De igual manera mantén mi sanidad

    activa para fortalecer la fe

    en Dios y estar activo para hablar

    de ti al hambriento de conocimiento.

     

    Porque Dios es la verdad y la vida 

    y quien esté ausente de su presencia

    estará hundido en tinieblas y en

    constante oscuridad.

     

     Por ello quiero que todos sepan

    de tu gloria y tus bondades.

     

    Bendito santo, poderoso eres entre

    los hombres y enaltezco tu nombre.

     

    Hazme siervo de tu rebaño,

     quiero caminar junto a ti,

    además, te ofrezco mi vida y mis

    sentimientos para que derrames las

    bendiciones que Dios te

    permita regalar en mí.

     

     Dame paz, salud, abundancia,

    amor, fe y esperanza.

     

    Derrama gotas de bendiciones

    sobre el mundo,

    para que los enfermos sanen, para

    que los sanos se mantengan así.

     

    Además, quienes tienen dolor se calmen

    de sus dolencias, para el que cuida

    los enfermos tenga salud y

    fuerza para seguir.

     

    Lucha las batallas de las

    pestes y las pandemias,

    igualmente salva al mundo de caer en

    plagas incontrolables que pretendan

    acabar con miles de vidas.

     

    Finalmente líbrame de los espíritus

    malignos y danos la paz que

    nuestras almas necesitan.

     

    Amén.

    En momentos de Pandemias entrega tu fe en profunda oración

    Para aquellos momentos de dificultades mundiales, cuando las enfermedades se propagan con tanta facilidad y rapidez. Se expande de región en región y no se logra conseguir cura alguna; y para cuando pandemias y epidemias invadan los hogares. Nada que de mayor refugio a tu alma y calor a tu corazón que reposar tu espíritu en conexión con Dios.

    Permite que San Benito de Abad interceda ante Dios y escuche tu plegaria. La oración colectiva tiene mayor poder cuando se hace con el mismo fin. Todos en una misma oración para pedir por las personas que están en peligro de perder sus vidas a causa de esas enfermedades y para infundir fortaleza en sus familiares.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir