Oración muy poderosa de sanidad física, emocional, mental y espiritual

Nada es más importante en la vida, que gozar de una excelente salud; la única forma de recibir esta total estado de sanidad, es orar a nuestro Señor Jesús con esta oración muy poderosa de sanidad física, emocional, mental y espiritual; que te ayudará a estar completamente sano, y prevenido ante cualquier cosa que afecte buen estado.

Jesucristo, mando al consolador para guiarnos en la tierra; él entiende por lo que cada uno de nosotros pasamos, cree en que te podrá ayudar con esta oración; deja todo en sus manos.

Índice

    Oración muy poderosa de sanidad física, emocional, mental y espiritual

    Oh mi Señor amados, eres el autor y consumador de la fe salvadora; grandiosas son cada una de tus obras, donde enfermos fueron sanados, cojos pudieron caminar; donde miles contemplaron tu majestad.

    Cuán bello eres rey Eterno,

    moriste en la Cruz para nuestro perdón;

    también por la Salvación.

     

    Por todo esto mereces toda gloria,

    alabanza; Debido a tu gran sacrificio

    mi alma anhela tu presencia.

     

    En este momento,

    Jesús de Nazaret ruego 

    que escuches mi oración

    y también atiendas mi ruego.

     

    Primeramente te pido

    que traigas mi vida sanidad física;

    porque tu solo sabes lo que me ocurre

    en este instante.

     

    Así como sanaste a los leprosos

    asimismo quiero que sanes

    todo mi cuerpo.

     

    Cristo, entre ellas

    cura toda llaga, pestilencia y herida

    asimismo, todo virus y enfermedad

    de las cuales ya ningún

    medico puede ayudar.

     

    Se tú obrando mi Dios;

    recorre todos mi sistemas

    y restaura cada célula 

    que necesite tu cuidado.

     

    Solo a ti puedo entregar mi cuerpo;

    pues sé mi Señor que tu puedes 

    guardarme con tu poder

    de toda enfermedad.

     

    También mi Señor en este momento,

    que así como traes la sanidad física

    traigas la emocional.

     

    Son muchas las decepciones,

    caídas y tropiezos que he sufrido;

    ayúdame a llegar al perdón.

    el señor da la sabiduria conocimiento y ciencia brotan de sus labios

    De esta forma poder perdonar

    a mi propio yo;

    y perdonar a mi prójimo.

     

    Te lo ruego mi Cristo,

    quiero ser libre ,

    no quiero sentirme en el abandono.

     

    Asimismo que toda herida

    del pasado sea borrada,

    que me sirva todas esto como experiencia 

    para seguir adelante.

     

    Ruego mi Cristo,

    que toda baja autoestima

    sea quitada de mi;

    pues sé, que tu amas tus hijos.

     

    Mi Dios 

    también te pido que sanes mi mente;

    ya no quiero sufrir.

     

    Jesucristo, 

    ya no quiero pensar en

    cosas del pasado;

    deseo no fallarte nunca más.

     

    Maestro amado,

    quiero tenerte siempre en mi mente;

    igualmente, te pido que me

    des un nuevo pensar.

     

    No permitas que maltrate a otros,

    lléname de pensamientos positivos;

    también quiero tener claro mis propósitos.

     

    Usando mi fracasos como impulso

    para nuevas ideas; aún así te pido

    que quites todo estrés, que

    no me ayuda avanzar.

     

    Ahora mi Señor,

    ha llegado el momento de pedir

    por lo más importante.

     

    Te ruego que me des sanidad espiritual;

    solo la puedo encontrar por

    medio del Consolador,

     al único que me convence

    de hacer el bien.

     

    Quiero descansar en tus

    brazos llenos de paz,

    y también haz un milagro en mi;

    llenado mi corazón de tu amor.

     

    Apartame de hacer lo malo en este mundo;

    Añade a mi espíritu la satisfacción

    de hacer el bien

    además, de amar ami prójimo.

     

    También quiero que me des sabiduría

    para saber hacer el bien;

    y apartarme de amar lo malo.

     

    Quítame todo amor al dinero y

    de igual forma los bienes;

    quiero aprender a aceptar los que

    me permites tener.

     

    Aléjame del pecado,

    guárdame del que anda como león;

    que espera siempre mi cuida,

    a pesar de todo.

     

    Mi rey Eterno,

    sé que escuchas mi oración

    y asimismo entenderás mi ruego;

    porque eres mi salvador.

     

    Agradezco lo que haz hecho por mi,

    y por eso mi alma te alaba, 

    y con cantos de júbilo te exaltaré

    en donde quiera que vaya.

     

    Amén.

    Su poder te sana y te libera

    Ahora que has realizado esta oración muy poderosa de sanidad física, emocional, mental y espiritual; en tu vida Dios, por medio del Espíritu Santo; está obrando a tu favor. Nunca te falla, solo créelo; continúa orando a su nombre, y llenará cada espacio de ti con su sanidad divina. Adóralo en dondequiera que estés, y nuca olvides todo lo que ha hecho por ti; además de perdonar todos nuestros pecados.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más