Saltar al contenido

Oración para pedir por los hijos a la Virgen del Perpetuo Socorro

7 junio 2020
Oración para pedir por los hijos a la Virgen del Perpetuo Socorro

El amor hacia a los hijos es un sentimiento que no tiene medición. La grandeza de hacerse padres y de tener la responsabilidad de cuidarlos, educarlos y formarlos hombres y mujeres de bien. Nos da participación importante en el desarrollo de la sociedad. Los hijos no siempre estarán bajo nuestra protección. Por eso es bueno recurrir a la gracia divina a través de oraciones para pedir por los hijos a la Virgen del Perpetuo Socorro.

La Virgen del Perpetuo Socorro representa la protección de una madre a su hijo, pues entre sus brazos carga un niño, el niño Jesús. Su primer milagro fue calmar las tormentosas aguas de un mar enfurecido. Cuando quien había robado un cuadro con la imagen de la virgen lo tomó entre sus manos e imploró salvación. En ese momento desapareció la tempestad y regresó la calma.

Virgen de Poderosos Milagros

Desde esa oportunidad, la Virgen del Perpetuo Socorro inició su recorrido lleno de milagros a través de la voluntad de Dios.  Como toda madre protectora y amorosa ante sus hijos, ella nos permite estar tranquilos bajo su santo manto. Se preocupa por nuestro bienestar y porque siempre nos mantengamos en obediencia con Dios.

Quien mejor protectora para nuestros hijos que la Virgen que lleva en sus brazos al divino Niño Jesús. Entrega tus temores y tu fe por medio de Oraciones para pedir por los hijos a la Virgen del Perpetuo Socorro para que interceda por ti ante Dios Todopoderoso.

Santísima Virgen del Perpetuo Socorro.

Bendita Santa, maravillosa mujer, honorable 

luchadora y fiel mensajera de las enseñanzas 

de Dios.

 

Demostraste que a través de ti, Dios puede 

conceder milagros a quien clame de su 

ayuda.

 

Hoy me arrodillo ante ti, Gloriosa Virgen,

 para que escuches mi petición de bienestar 

para mis hijos. También pido que lleves mi mensaje a Dios

para que él te dé la gracia de bendecirlos en su

camino y su andar.

 

Permite que mis hijos queridos desarrollen 

sus destrezas y habilidades con normalidad,

que sus cuerpos crezcan sanos, completos y 

en su santo lugar.

 

Por favor que la inteligencia les haga seres de 

conocimiento y productividad para ellos, su 

familia y para la sociedad.

 

Alimenta sus corazones con el néctar del 

amor, con la sabiduría de tu esencia, con la 

gracia divina de ser siempre seguidores de la 

palabra santa para obedecer a sus mandatos.

Libra de todo mal, enfermedad, magia, odio, 

peligro, dolor y tristeza; fortalece sus espíritus 

con la bondad, la paz, la nobleza, la humildad 

y el amor por el mundo.

 

Por favor que los espíritus del mal, los enviados del 

enemigo no toquen sus corazones, aleja las 

tentaciones de la carne y del alma.

 

Que no sean débiles ante ellas, ilumina sus 

pensamientos para que sepan diferenciar lo bueno y lo malo.

 

Que sus actos agraden a Dios y a ti Divina 

Reina, no permitas que la duda y la 

desesperación se apodere de ellos en 

momentos difíciles, que seas la luz que brille 

aún en momentos de tempestades.

 

Aleja las malas personas, las malas 

intenciones, las malas energías, permite que 

personas bondadosas y humildes se crucen 

en sus caminos. También que atraigan la felicidad y la

abundancia las oraciones que te dedique.

 

Finalmente hoy pido por ellos,  por mis hijos, y por

todos los hijos del mundo, por los padres de esos 

hijos tanto como por mí para que pueda ver 

en ti la sabiduría de educarlos correctamente 

por el camino del cristianismo y el amor a Dios.

 

Amén.

Piedad y bondad, características de nuestra Virgen del Perpetuo Socorro

Quien pida se le concederá, bien lo dijo Jesucristo y son palabras claras y sabias. Nuestra Virgen del Perpetuo Socorro por los hijos siempre atenderá a tu petición, siempre escucha tu llamado porque su bondad es inmensa. Su piedad ante nosotros sus hijos es muestra de amor, por eso es buena mediadora para llevar nuestras peticiones ante Dios.

Como poderoso medio, la oración es la mejor forma de conectarnos con la gracia Divina de Dios, de sus Vírgenes y sus santos. A través de ella, podemos agradecer, hacer alguna petición y pedir perdón ante alguna falta cometida. Sintoniza tu espíritu con el espíritu de la Virgen del Perpetuo Socorro y recibe sus bendiciones.