Saltar al contenido

Santa oración católica para el día del maestro ¡Bendícelos en su día!

21 septiembre 2020
Santa oración católica para el día del maestro ¡Bendícelos en su día!

En esta santa oración católica para el día del maestro ¡Bendícelos en su día! tendrás el privilegio de aprender cómo acercarte al Dios de los cielos, para que le pidas por bendición a los maestros en su día de celebración, y puedas obtener una buena respuesta de parte del Señor para con ellos, además de ello tendrás la oportunidad de recibir bendición sobre tu vida y sobre la vida de todos los tuyos; porque el Eterno, no olvida a los que trabajan para su obra, de manera que enseña en su palabra que el obrero es digno de su salario.

Oración católica para el día del maestro

Sean dadas gracias a Dios Padre, en el nombre de su Hijo Jesús; porque él es bueno y para siempre son sus misericordias. Y ha establecido a los maestros para que eduquen a la humanidad y tengan buen aprendizaje.

 

Padre, en el nombre de Jesús,

te doy gracias, gloria; y honra

por tu amor eterno, y gracia

para con toda la humanidad.

 

Además, te pido perdón por

todos mis pecados. Ahora,

te ruego mi Dios amado, para

el día del maestro;

que los bendigas.

 

En este día tan especial para los

 maestros, te suplico, oh Altísimo;

que tengas misericordia de ellos,

asimismo, los bendigas en este día.

 

Porque tu santa palabra enseña,

que las autoridades terrenales

fueron establecidas

por ti, mi Dios.

 

Te ruego, protege y bendice

a los maestros.

 

Jehová, Rey de los ejércitos,

agradecido estoy de tu amor;

y gracia para con todos.

 

Por esta razón

te ruego, bendice a los

maestros en su día.

 

Por cuanto, mi Señor, te deleitas en

bendecir a tus hijos;

a diario, asimismo,

en cuidar de ellos.

 

Te imploro,

cuida y protege a

los educadores.

 

Quizás, para muchos

este día pasará

desapercibido, pero para

los maestros

no lo es.

 

Porque, este es un día perfecto,

para agradecerles;

bendíceles mi  Rey.

 

Por su esfuerzo y gran dedicación,

que han tenido para con

los estudiantes.

te pido, mi Dios del cielo.

 

Que les

 bendigas dándoles

salud; y bienestar.

 

Para aquellos que son maestros, te

ruego mi Jesús,

que les des de tu

sabiduría.

 

Asimismo, de tu inteligencia,

paciencia; y pasen un feliz día.

 

Para que sepan conducir a sus

alumnos, a un buen y práctico

aprendizaje. Te suplico Señor,

bendíceles hoy y siempre.

 

Gracias te doy mi Redentor, por

las vidas de todos los maestros

del mundo; porque le has dado

inteligencia, para que

enseñen a los demás.

 

Asimismo, le has dado

paciencia, para

 que sepan soportar.

 

Los diferentes caracteres

 con los cuales se encuentran en un

salón de clases, te ruego

bendícelos en su día.

 

Ya que tienes el poder,

mi Dios amado,

 para hacer cosas increíbles.

 

Te imploro,

que guardes a los maestros de

todo el mundo y los bendigas.

Porque para ti mi Rey Consolador,

no hay nada imposible,

te suplico

que cuides y encamines

a los maestros.

 

 Hacia tus santos caminos,

y bendíceles en su día.

 

Igualmente, permite

que sean de gran

ejemplo para muchas

personas.

 

Que así

como se conducen de

bien en un colegio,

lo hagan a donde

quiera que vayan.

 

 A los estudiantes, que también se

esfuerzan cada día, en cumplir

con sus tareas; por ello te suplico

mi Salvador, bendice a los maestros.

 

Señor, no permitas que les falte

el amor, como el que desciende

de ti; y que en medio de la autoridad,

 tampoco les falte tu afecto.

 

Finalmente, te ruego mi Dios Eterno,

por las vidas te todos los maestros;

que los guardes de todo peligro,

 y les bendigas con bienestar.

 

Amén.

Los maestros son bendecidos por el Eterno

Oración católica para el día del maestro. Por consiguiente, se ha obtenido como resultado, que es necesario depender de Dios; para poder estar cerca de él, y pedirle por todas las peticiones que se encuentren en los corazones.

Más, todo debe hacerse con sinceridad, y con reverencia; porque, el Señor se agrada de los que hacen tales cosas. De manera, que se deleita en bendecir a sus hijos, que le claman de veraz; como en esta oración, se le ha rogado para que bendiga a los maestros en su día; ya que cada día se esfuerzan en poner de su empeño, y dedicación, para enseñarles a sus alumnos cosas nuevas a aprender.