Saltar al contenido

Oración de Bendición y Abundancia para la Familia y el Hogar

23 febrero 2020

En el libro de Proverbios 3:10”, la Biblia nos dice que Dios llenará con abundancia nuestros graneros y hará rebosar de vino nuestras tinajas. Entendemos que Dios es quien suple nuestras necesidades y siempre lo hace en abundancia. Claramente su Palabra nos lo hace saber, Él siempre está dispuesto a bendecirnos. Por eso, siempre debemos hacer una oración de bendición, prosperidad y abundancia para la familia y el hogar.

Lo primero que debemos pedir es la bendición, para fundamentarnos y siempre tener presente, que es Dios quien nos entrega su amor y la abundancia, con la que seremos instrumento de bendición para otros. De esta manera, vamos a tener un corazón lleno de devoción por el prójimo, y un corazón que se acerque al de Jesús.

La familia es la base fundamental de nuestra sociedad, lo que significa que es importante llenar de bendición a nuestros seres queridos. Por eso, la Oración de bendición, prosperidad y abundancia para la familia y el hogar será propicia para que la promesa de Dios se cumpla a través de ti.

Oración para pedir la bendición y prosperidad de mi familia

Muchas personas, creen que las bendiciones de Dios solo son materiales, un gran error. Nuestro Padre nos bendice de muchas maneras: material, física y espiritualmente. Las regalos materiales son aquellos que la Biblia nombra como añadiduras en Mateo 6:33.

Generalmente, no pedimos en el orden correcto. Primero demandamos las añadiduras y luego la sabiduría de Dios. Por esta razón, no avanzamos. El orden correcto, es implorar la bendición espiritual y después la material, confiando en que Dios siempre nos sustentará.

Señor Jesús, te doy gracias,

por el sacrificio que hiciste en la cruz por todos nosotros,

dándonos la victoria en cada área de nuestras vidas,

bendiciéndonos con todo milagro del cielo.

 

Hoy me postro ante ti, para pedir que,

así como me has bendecido,

bendigas a mi familia, bendigas mi hogar y mi descendencia.

Bendícelos con salud, paz,

amor, prosperidad, humildad, paciencia,

y que, sobre todo, te sigan a ti, con una pasión mayor a la mía.

 

Demando que habites en sus corazones, así como habitas en el mío,

ya que no hay mayor bendición que servirte a ti.

Señor, tú podrás bendecirnos a mí y mi familia,

entregarnos salud, llenar nuestro hogar de amor,

poner comida en nuestra mesa.

 

Nos has regalado momentos de felicidad,

y en los momentos difíciles nos has mantenido en paz.

Por todo lo que nos estás entregando, estamos agradecidos,

pero también queremos suplicar tu bendición.

 

 Te pido que derrames abundancia a nuestras vidas.

Te pido abundancia de salud,

para tener larga vida y servir a otros.

Te pido abundancia de paz,

para darla a otros.

 

Abundancia de amor para contagiar a los demás,

y abundancia económica para ser uno de tus instrumentos,

porque, así como quiero bendecir mi vida y a mi familia,

busco ayuda para otras distintas.

 

Amén.

Ayudar a otros con la abundancia de mi familia

Cuando comenzamos a recibir bendiciones abundantes, es porque ya somos capaces de ayudar a los demás. Pues, nuestro propósito como seres humanos e hijos de Dios, es servir, así como Jesús vino a servir y no a ser servido (Marcos 10:45 – Mateo 20:28).

Si por la gracia de Dios somos bendecidos con abundancia, debemos dar a otros, porque nuestras preocupaciones no deben ser excusa al momento de compartir lo que Él nos está entregando de más.

¡Recuerda! Dar es mejor que recibir, porque cuando damos, los cielos de bendiciones estarán constantemente abiertos para nosotros, para suplir cada una de nuestras necesidades según el propósito de Dios. Pero debes saber que no se trata de dar por interés a recibir lo que Dios quiere darnos, sino que el dar debe ser sin condiciones, con alegría, con amor y pensando en el bien del prójimo. “Así es como podremos ser bendecidos con toda abundancia de los cielos