Saltar al contenido

Oración corta inicial para niños de catequesis ¡Para cada día!

17 septiembre 2020
Oración corta inicial para niños de catequesis ¡Para cada día!

Oración corta inicial para niños de catequesis ¡Para cada día! Querido lector, la palabra de Dios nos orienta en el libro de los proverbios 22:6 con esta sabia reflexión: Instruye al niño en su camino; y aun cuando sea viejo, no se apartará de él. Somos nosotros los responsables de formar hoy, los grandes hombres y mujeres del mañana; sembremos en ellos desde pequeños semillas de esperanza y cuando los veamos crecer serán personas de bien.

Al niño en su formación, hay que orientarlo con buenos valores y principios; para que el día de mañana sea un ser útil a la sociedad. Te invitamos a realizar esta oración corta inicial para niños de catequesis serán de gran de bendición para ellos y sus para sus padres. El poder de Dios está en ti, transmíteselo a las futuras generaciones para tener una sociedad llena de buenos valores y principios.

Oración corta inicial para niños de catequesis

A tus hijos desde muy pequeños hay que educarlos con buena moral y luces, no hay libro más importante que la biblia para guiarlos en su formación; pero hay que ser muy eficaces para enseñarles esas buenas nuevas de salvación.

Querido Jesús, tú amas la 

inocencia y simplicidad de

 los niños.

 

Es más declaraste en

 tu palabra que para llegar al

 reino de los cielos tenemos que

 tener esa inocencia.

 

Por lo tanto, conserva 

ese espíritu de amor y candidez

por el resto de mis días.

No permitas que los avatares de

la vida, se lleven mis más lindas

 emociones y sentimientos de ternura.    

 

Ya que, mi cuidado te 

la dejo a ti, espero que

 envíes ángeles protectores

a cuidarme.

 

Que no sé

aparten de mi lado, bajo

 ninguna circunstancia.  

 

Asimismo, para que por las noches,

pueda tener un placentero

y reconfortante sueño.   

 

Dale un lindo descanso a

 mi cuerpo por las noches.

También, quiero mi ángel de la

guarda, me dé su dulce compañía.

 

Que no me desampare, por las 

noches, ni por el día; si no 

cuento con tu cuidado ¡que 

será de mí!

 

Apreciado, ángel 

de la guarda intercede por mí.

 

Necesito de tu espada protectora,

Que el Señor me de mucha salud,.

 

Que no se aparte de mi y que me

 cuide de la maldad de este mundo

ante todo momento, que su brazo

 protector no me suelte jamás. 

 

Santísimo Padre, enséñanos a tu

 dulce hijo Jesús cada día; haznos

dignos de tu amor y ternura

cada día.

 

Escucha siempre

 nuestras suplicas, tú que desde

el cielo nos gobiernas con tu

grandioso cariño.

 

Asimismo, cuidamos

y protégenos del mal, para

poder alabarte en todo

 momento y recibir de tu

gracia restauradora.   

 

Igualmente, quiero que tu nombre

sea alabado por mi persona y mis

 amiguitos; te presentaré ante ellos

como mi grandioso Jesús.

Además, quiero 

llevar tu nombre por las naciones,

que conozcan lo admirable de

 poder y amistad.

 

Glorificamos,

exaltamos con cánticos de júbilo,

alegría y mucho gozo tu nombre.

 

 Celebremos al Rey de reyes y

 Señor de Señores.

 

Es más quiero convertirme en 

su debido momento, en un 

predicador de tu palabra. 

 

Lléname de sabiduría, derrama 

en mi tu santa palabra, siémbrala

también en mi corazón; para que 

pueda tenerla yo por ley.

 

Además, que

sean sus estatutos, los que me

 guíen en mi diario caminar.

 

De igual manera, espero que tu

palabra no sé aparte ser jamás de mí.

 

Porque tu ley, no es difícil

 de cumplir; solo debemos tener 

un corazón dispuesto a servir,

así como lo hizo nuestro hermano

Jesús.

 

Porque queremos ver ese cielo

 tuyo, aquí en la tierra.

Tu misericordia y amor son

renovados cada día para los

que te amamos.

 

Por lo tanto, esperamos verte

algún día en el cielo y darte

 nuestro más sincero abrazo de cariño.  

 

Además, también quiero que 

seas mi proveedor en todo;

que no me falte el alimento,

tu aliento y ayuda siempre.      

 

Quiero perdonar a los que

 me tratan mal para así, 

encontrar tu perdón a mi

 lado.

 

Finalmente, ayúdame a cumplir 

con mis obligaciones,

apártame de las manos

 del enemigo de mí.

 En el nombre de Jesús.

 

Amén.

Enséñales la palabra de Dios a los más pequeños y tendremos una mejor sociedad

Siembra semillas de amor en los niños y cuando crezcan verás florecer un ser completo. El Señor quiere que su palabra sea anunciada y proclamada a toda criatura; si inculcamos verdaderos valores a los niños desde su pequeña edad, cuando crezcan tendremos mejores ciudadanos y un mundo mejor será posible.