Oraciones, ayuno y limosna para niños ¡Enséñales cómo hacerlo bien!

ensena a los ninos a hacer bien la oracion de ayuno y limosna

Veamos algunas oraciones ayuno y limosna para niños ¡Enséñales cómo hacerlo bien! En este capítulo vamos a ver por qué hacer oraciones. Y además como se lleva a cabo un ayuno y la dádiva de una limosna a los pobres, y que repercusión tiene esto en la vida de una persona.

Todas las personas en realidad deben orar, y dar limosnas para contribuir con el bienestar de los más pobres. El ayuno por otra parte es un sacrificio que hacen los cristianos como una prueba de amor por Dios al mortificar su cuerpo para ganar indulgencias o por una causa justa.

Índice

    Oraciones, ayuno y limosna para niños

    Debemos pues enseñarles a nuestros hijos que cuando una persona ora, o cuando ofrece limosna está dando algo de sí mismo. Oraciones ayuno y limosna para niños ¡Enséñales cómo hacerlo bien!

    Dios y Señor mío, en esta

    oración sencilla te doy gracias

    ante todo por ser

    un niño privilegiado.

     

    Porque puedo contar con

    un techo donde dormir y con

    unos padres que velan

    por mis necesidades.

     

    También debo darte gracias

    por los alimentos que consumo

    cada día y además por tener

    todo lo necesario como la ropa y la

    atención médica cuando me enfermo.

     

    Padre te pido que nunca

    me falte lo necesario y que cuides

    mucho a mis padres y a toda mi

    familia para que yo

    nunca esté abandonado.

     

    Ni sin el cuidado y el amor

    que requiero todos los día.

     

    Jesús, tu que también

    fuiste un niño como yo lo soy ahora.

     

    Puedes comprender que nosotros

    somos propensos a mentir,

    a desobedecer

    y a portarnos muy mal

    algunas veces.

     

    Pero yo no quiero seguir

    siendo así, yo quiero ser obediente

    y no quiero portarme mal

    con mis amiguitos.

     

    Virgencita, por favor

    cuídame siempre y no permitas

    que yo me descarrile ni que

    me porte mal.

     

    También te pido mi Diosito

    que perdones las faltas que cometo

    todos los día y que me recuerdes

    que no debo mentir y debo hacerle

    caso a mis mayores.

     

    Amén.

     

    Este ayuno de hoy,

    lo voy a ofrecer como un sacrificio

    para que salga bien en mis estudios.

     

    Y para que mi mamita que se

    encuentra enferma pueda

    recuperar su salud.

     

    Voy a dejar de merendar,

    la manzana que me dieron mis padres

    para la merienda se la voy a dar

    a mi vecinita.

     

    Pero no diré que estoy

    ayunando con mi merienda

    para que ese sacrificio

    sea bien visto por Dios.

     

    Cada día voy a sacrificar

    parte de mis alimentos sin que

    puedan darse cuenta mis padres

    para que no vean mi buena acción.

     

    Amén

    el que es generoso prospera el que reanima sera reanimado

    Esta limosna que hoy ofrezco

    madrecita querida, virgencita,

    madre de Dios, la doy con toda

    la buena intención de contribuir

    con los más pobres.

     

    La  estoy ofreciendo de corazón

    por esas personas menos afortunadas

    que realmente necesitan

    de mi ayuda.

     

    He reunido algún dinero

    de mi mesada para

    que otras personas

    reciban un poco más de ayuda.

     

    Y de esta manera estaré cumpliendo

    con los mandatos de Dios de ser

    un niño bueno y caritativo.

     

    Con esta limosna, mi diosito,

    quiero que tomes en cuenta

    mis buenas intenciones y que

    me mires como a uno

    de tus amados hijos.

     

    Quiero que veas que cumplo

    con mi deber de cristiano y espero

    que esta pequeña contribución

    de mis pequeños ahorros.

     

    Pueda ayudar en algo

    para remediar la necesidad

    de los hermanos más pobres que yo.

     

    Amén.

    ¿Por qué los padres tienen la obligación de enseñar a sus hijos a orar, a dar limosna y a ayunar?

    Es misión de los padres enseñar a sus hijos los preceptos y costumbres de la Santa Madre Iglesia. Pues de esta forma los convertiremos en buenos cristianos y no nos vamos a arrepentir nunca de haberles inculcado esto.

    Las personas que tienen temor de Dios y que se avienen a estas normas serán buenos servidores de la Iglesia. Y por ello serán altamente bien recompensados con la vida eterna. Es por ello que debemos infundir a nuestros hijos, estos valores.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más