Saltar al contenido

3 Oraciones y bendiciones nocturnas para los niños ¡Antes de dormir!

19 septiembre 2020
3 Oraciones y bendiciones nocturnas para los niños ¡Antes de dormir!

Los padres debemos tener siempre en la mente unas 3 oraciones y bendiciones nocturnas para los niños ¡Antes de dormir! Claro que los padres que quieren criar a sus hijos conforme a las creencias cristianas, deben acostumbrarlos a orar todas las noches.

La oración es la única manera de comunicarnos con nuestro Padre Celestial. Y esta costumbre de orar debe convertirse en hábito para todas las personas que se precian de ser buenos cristianos. Si una persona enseña a sus hijos a orar por las noches, desde pequeños, ellos no perderán la costumbre de hacerlo aunque usted no esté a su lado.

Las oraciones nocturnas para los niños traen múltiples bendiciones

Realmente las personas que acostumbran a sus hijos a orar por las noches, podrán concebir un sueño más profundo. Utiliza estas 3 oraciones y bendiciones nocturnas para los niños ¡Antes de dormir!

Querido papá Dios,

esta noche antes de dormirme,

te quiero decir que estoy

muy agradecido contigo.

 

Por todas las bendiciones

que me diste durante este día

y también te doy gracias por

tener a mis papitos a mi lado.

 

Porque además no me faltó

mi alimento y también

porque tuve salud.

 

Gracias por protegerme

en todo momento cuando estuve

en peligro y por permitir que

yo tenga un techo seguro para

vivir junto con mis padres

y mis hermanitos.

 

También quiero darte las gracias

por los juguetes que tengo

y porque soy un niño sano.

 

Quiero también aprovechar

para pedirte perdón por algunas

cosas que no hice bien

o por alguna mentira que dije.

 

Por favor perdóname

si no hice caso a mis padres

y a mis abuelitos.

 

Asimismo antes de que me

duerma, envíame tu bendición,

que yo la recibo en el nombre

del Padre, en el nombre del Hijo

y en el nombre del Espíritu Santo.

 

Amén.

 

Oh glorioso Ángel de mi guarda,

Tu que fuiste enviado

por Dios para cuidarme siempre,

eres mi más fiel amigo.

 

Por eso te pido que no

me dejes solo mientras duermo,

vigila mi sueño y haz que pueda

descansar con un sueño

muy reparador y que solo

sueñe con cosas bonitas.

 

Cuando me levante, haz

que me acuerde de dar gracias

a Dios por todas las cosas buenas

que yo puedo disfrutar cada día.

Igualmente no permitas,

Ángel de mi Guarda que yo

desobedezca a mis padres

y maestros en ningún momento.

 

Ángel de mi Guarda, antes

de que mis ojos se cierren

por el sueño, quiero recibir de ti

tu bendición.

 

Y te pido que cuides mucho

a mi familia para que pueda

seguir siempre a mi lado

mientras yo crezco.

 

Amén.

 

Virgencita querida, tu que

estás en los cielos y puedes

ver desde las alturas todos

los peligros que me pueden rodear.

 

Te pido que me cuides

siempre y que no permitas

que nadie pueda hacerme

daño ni burlarse de mí.

 

Ni en la escuela

ni en la calle, haz que todos

me quieran y que además me

acepten como soy

sin mirar mis defectos.

 

Ayúdame virgencita

y quiéreme como quisiste

a tu niñito Jesús cuando Él

era un niño como yo.

 

Perdóname si en el día

de hoy me porté muy mal

y también ayúdame a que pueda

portarme mejor mañana.

 

Gracias por cuidarme

todos los días y cuando he estado

enfermo, has estado a mi lado

para consolarme y para mejorarme.

 

Gracias también por

permitirme tener una familia

que me ama y además

se preocupa por mí.

 

Déjame descansar

muy bien y que solo

sueñe con cosas lindas.

 

Ahora por favor

bendíceme para dormir bien.

 

Amén.

La orientación religiosa comienza en la niñez

Ciertamente las cosas que se aprenden durante la niñez, son aquellas que van a perseverar toda la vida. Si los padres desean que sus hijos tengan una vida cristiana, alejada de los caminos equivocados.

Lo mejor que pueden hacer es inculcarles valores, y solo con la ayuda de Dios es posible esto. Para que no se conviertan en personas ateas. Porque debemos estar conscientes de que estas personas no tienen temor de Dios por lo tanto son capaces de todo. Porque no miden las consecuencias de lo que hacen, ya que no esperan recibir ningún castigo por parte de Dios.