Oración fuerte de la salud para niños hospitalizados ¡Ayúdalos a curarse!

Todos los cristianos creyentes deben hacer una oración fuerte de la salud para niños hospitalizados ¡Ayúdalos a curarse! Por todos los rincones del planeta, están niños hospitalizados por diferentes dolencias. No obstante existen hospitales que están repletos de niños de todas las edades.

Es cierto que duele  la enfermedad o la pérdida de cualquier persona, independientemente de la edad que tenga. Pero cuando se trata de niños, la cosa es diferente, es mucho más triste ver sufrir a un inocente niño y mucho más triste verlo partir de este mundo.

Índice

    Una fuerte oración puede salvar la vida de los niños hospitalizados

    Cierto, Dios nunca desviará su mirada de las personas que con fervor le invoquen sobre todo si se trata de devolverle la salud a un niño inocente. Eleva esta oración fuerte de la salud para niños hospitalizados ¡Ayúdalos a curarse!

    Oh Señor, en este momento

    duro que nuestros corazones

    afligidos deben enfrentar,

    óyenos por favor y atiende

    nuestras oraciones.

     

    Devuélvele por favor la

    salud a todos los niños

    hospitalizados.

     

    Tu sabes el dolor

    tan grande que sienten

    unos padres cuando sus pequeños

    se encuentran hospitalizados.

     

    Por favor ten compasión

    de esos pobres niños que se

    encuentran sufriendo y ten también

    un poco de misericordia con

    los padres que sufren.

     

    Impotentes ante enfermedades

    que parecieran incurables.

     

    Pero que a la luz del mundo

    está, que para ti mi Dios adorado

    nada es imposible y tu todo

    lo puedes, si es tu voluntad.

     

    Oh Padre eterno y adorado,

    te pedimos en esta oración

    muy sentida que ésta llegue

    hasta donde tiene que llegar.

     

    Que llegue a tus oídos

    y que cale en tu noble corazón

    para que tú, solo tú Padre

    celestial nos arropes

    con tus bendiciones.

     

    Tanto a esos pequeñuelos

    enfermos como a nosotros sus

    sufridos padres que nos encontramos

    de manos atadas ante la impotencia

    de poder devolverles la salud.

     

    Padre amoroso Jehová,

    no nos abandones en estos

    momentos tan difíciles.

     

    Y toma en tus manos las

    riendas de la salud de todos

    esos niños que están sufriendo

    amargamente.

     

    Porque además están siendo

    sometidos a tratamientos

    dolorosos e incómodos que

    los hacen sufrir demasiado.

     

    Queremos que nuestras

    oraciones de hoy, lleguen a ti

    como llegan las olas del mar

    a la orilla de la playa.

     

    También como llega

    el pájaro a su nido, como la

    abeja al panal y como llega

    el amor de una madre

    al corazón de sus hijos.

     

    Oh Padre tierno y dulce,

    ten misericordia de todas

    las madres del mundo.

     

    Igualmente reconforta sus

    corazones devolviéndole la paz

    a sus hijos.

     

    También regocíjate Señor

    en la felicidad perdida de esos

    niños que lloran de dolor.

     

    Por favor dales una gota

    de aliento y hazlo que vuelvan

    a correr felices en los jardines

    con una sonrisa de alivio

    en sus boquitas.

     

    Mientras tanto Padre hoy,

    en este día de tanto dolor

    y angustia, en este momento

    tan triste, en esta hora tan gris.

    me regocijare en tus estatutos no me olvidare de tus palabras

    Te pido por favor oh Señor

    que tengas compasión

    de mi alma.

     

    Y que también me devuelvas

    la salud de mi hijo y la de

    todos los niños del mundo.

     

    Porque no quiero ser egoísta

    implorando salud solo para

    mi pequeño hijo, sino que te pido

    oh Padre Celestial, por todos

    los niños del mundo.

     

    Para los que en este momento

    se encuentran hospitalizados.

     

    Y además sufriendo el rigor

    de una enfermedad cruel

    que pudiera cegar sus vidas

    en cualquier momento.

     

    Amoroso Padre Jehová

    de todos los cielos, tu me lo diste,

    no me lo quites ahora.

     

    Porque es el clamor de

    todas las madres del mundo.

    Salva Señor por favor a todos

    los niños enfermos.

     

    Amén.

    No se debe menospreciar el gran poder de una oración

    Ciertamente el poder de la oración y el poder del ayuno, están más que comprobados, por eso todos los fieles deben unirse en una oración. Porque con un solo clamor para elevar a Dios, el hacedor del mundo visible e invisible. Y con un sentimiento fervoroso de petición hará que los niños que se encuentran hospitalizados en este momento, puedan encontrar alivio.

    Si las personas se dirigen a Dios Padre Todopoderoso con suficiente fe y además con claridad en sus intenciones. Prontamente serán escuchadas sus oraciones y también el altísimo dará una respuesta satisfactoria a los atormentados padres.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más