Saltar al contenido

Oración poderosa de la Sangre de Cristo para romper ataduras ¡En pocos días!

3 julio 2020
Oración poderosa de la Sangre de Cristo para romper ataduras ¡En pocos días!

A veces no entendemos por que nos pasan ciertas situaciones, en nuestro transitar diario; te preguntas que en realidad hiciste para merecerlo, ye crees no haber causado ninguna de ellas.  Esta oración poderosa de la sangre de Cristo para romper ataduras ¡En pocos días! Es muy eficaz para liberarte a ti y a toda tu familia de cualquier maldición, hechicerías o cadenas; a la cual te has atado o te han atado.

Estas ataduras, también puede ser heredadas de algún familiar; pues, su palabra habla de que es un Dios: «Que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación«. 

Oración poderosa de la Sangre de Cristo para romper ataduras

Sea siempre bendita la sangre de Cristo, el que murió por los pecados de mundo en la Cruz; primeramente Santo sobre todos, sin mancha que conoce el corazón de todos los hombres; que nadie puede engañar con obras.

Tu sangre derramada en la cruz,

me limpie de todo pecado;

y rompa toda ataduras que me eviten

seguir mi senda.

 

Por el poder de tu sangre derramada

como la de un cordero

aparte de mi toda maldición

impuesta por el enemigo.

 

Desato sobre mi vida

y la de los que me rodean

de toda atadura;

que pretendan hacer,

tomando autoridad que no le pertenece.

 

Invoco la sangre del cordero

inmolado en la cruz;

pues su poder lo llena; y finalmente salva

de cualquier maldición.

 

Mi Señor,

si los caminos por los que transito

están llenos de atadura

que siempre sean despejados

de cualquier daño.

 

En el nombre de Jesús

y por su preciosa sangre

deshago toda brujería,

encantamiento y conjuro

que se halla levantado contra mi.

 

Que siempre sea anulada toda maldad

en todas sus dimensiones;

sobre mi vida y en las de los que me rodean

por el poder de tu sangre inmaculada.

Consagro a ti mi Dios,

mis pensamientos y deseos

aparta de mi la envidia y

y lo que pueda causarlos.

 

Pues es la envidia y la vanagloria

que me atan a cosas

desagradable en la vida.

 

Si en mi camino,

Cristo Amado hay

personas que con malas intenciones

apártalas y por lo tanto

 se caiga todo lo planeado contra mí.

 

Tu sangre me salve

de toda hechicería,

reprende en tu enojo y quita del camino

por consiguiente su derrota inminente.

 

Si ya han caído sobre mi cualquier

deseo malvado,

solo tu puedes rescatarme

por medio de tu santa sangre sobre mi vida.

 

Por tu sangre preciosa y poderosa

permite siempre estar en lo brazos,

de la verdadera libertad

igualmente en la sabiduría

para reprender y romper cualquier atadura.

 

Mi rey,

reprende también todo

conjuro y magia negra;

que se levanta con mi estabilidad económica,

y sobre mis bienes y posesiones.

 

No me desampares mi rey,

pues solo en ti

encuentro la seguridad

de que podre vivir en plenitud,

libre de cualquier maldición.

 

Sella con tu sangre divina

todo lo que venga en contra de tu siervo;

 asimismo aparta todo lo maligno

que este tomando en cuenta,

como prioridad.

 

Tu eres el dueño de mi camino,

y de mi senda; también de

mi destino en el mundo

y es por eso que confío en tus designios.

 

Señor pido perdón por los

pecados de mi familia

aun me persiguen como herencia,

de la maldad que tu

visitas hasta la cuarta generación.

 

Por lo tanto te ruego que las perdones

y las eches en el fondo del mar

y nunca mas las recuerdes.

 

Ruego que igualmente

me perdones y limpies con tu sangre preciosa

toda maldición que yo halla causado

a causa de mi concupiscencia

redime y restaura mi ser.

 

Que tu sangre preciosa me asegure

la vida eterna

igualmente una vida fructífera,

con plena certeza de que tu,

al fina siempre estarás protegiéndome.

 

Amén.

Ora a la Sangre de Cristo por libertad

Cuando realizas oración poderosa de la sangre de Cristo para romper ataduras ¡En pocos días! Tendrás asegurada la libertad de vivir sin miedo a las maldiciones generacionales; ni las que haya adquirido en el diario transitar.

Y la palabra del Señor habla de que Dios es él: «Que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado».(Éxodo 34:7), búscalo y lo hallaras.