Saltar al contenido

Oración para que Dios nos proteja del Coronavirus – No te separes de mi lado

19 abril 2020

En todo momento pedimos a Dios que no se separe de nuestro lado, pero en muchas ocasiones somos nosotros quienes nos apartamos de él, allí es cuando sentimos que el se aparto de nosotros sin entender que fuimos nosotros los que nos alejamos, por eso esta oración para que Dios nos proteja del Coronavirus – no te separes de mi lado hará crecer nuestra fe.

Ahora bien en esta solucion de la oración para que Dios nos proteja del Coronavirus, donde estamos en una situación extrema, tan difícil que para muchos no es normal, pero todos con la misma preocupación y es que no queremos ser contagiados, ya que es difícil saber si se tendrá éxito ante este virus, confiadamente podemos acudir a nuestro Señor y Padre Celestial, en estos momentos que vivimos en la actualidad.

Dios nos protege del Coronavirus y se encuentra de nuestro lado

Para ver su gloria, debemos acercarnos mucho más a él, siendo estos tiempos difíciles llenos de desesperación, no olvidemos que Dios a pesar que nosotros nos alejamos el esta siempre dispuesto a perdonarnos y ayudarnos en todo momento, esta oración para que Dios nos proteja del Coronavirus – no te separes de mi lado es para pedir que interceda a favor de todos nosotros.

Amado Dios,

Creador de los cielos,

Omnipotente y bueno,

Padre y Señor de la humanidad,

Grande y misericordioso.

 

Eres Todopoderoso,

Grande en multitud de justicia,

¡Oh Señor nuestro!,

De tal manera Majestuoso es tu nombre en toda la tierra.

 

Por amor a tu pueblo,

Al comienzo y en el fin perdonaras también mis pecados,

Inmensa es tu bondad,

La has guardado a los que te temen,

A todos los que esperan en ti,

Acudes en la aflicción.

 

Tambien en Días de agonía se apoderan de este mundo,

Asimismo el temor se apodera de los débiles,

Pero no pones carga que no podamos llevar,

Porque eres Dios de justicia.

 

Al humilde libra de la pobreza,

Y tambien en su enfermedad prestas tu oído,

Para socorrer y bendecir,

A cada quien como merezca.

 

De igual manera jamás apartes tu mirada de mí,

Es mas, Señor guía mis pasos, líbrame del mal,

Guárdame del lazo del cazador,

En ti quiero vivir confiado.

 

Por lo tanto no quites tu oído,

Escúchame Señor y responde,

Atiende mis suplicas,

Dame tu respaldo,

Extiende tu mano hacía mí.

 

Apresúrate a socorrerme,

Líbrame tambien de la mano del que hace injusticia,

Del que obra de mala fe,

Siendo participe de la deshonra.

 

Ya que tu poder es sinónimo de grandeza,

En ti podemos encontrar paz y amor,

Solo a ti, la infinidad de los mares obedecen,

La naturaleza, es parte de tu creación.

 

Tu palabra esta para con nosotros,

En cada promesa que nos regalaste,

Fuiste generoso en la aflicción,

Te desprendiste de tu grandeza,

Para regalarnos salvación.

 

Tu palabra dice,

Clama a mi y yo te responderé,

En consecuencia te enseñare cosas grandes y ocultas,

Las cuales no conocemos.

 

Bendice mi alma tu nombre,

Igualmente proclamaré tu justicia cada mañana,

Hablare de tus inmensas obras,

Porque acudiste a mí en la enfermedad,

Sin apartarte de mi lado.

 

Quien puede perdonar nuestros pecados sino Dios,

Asi mismo el que obra para beneficio nuestro,

Aun en los momentos más difíciles,

Tu mano nos protege.

 

Señor Dios del infinito,

Nuestra oración es solo a ti,

Mientras tanto pedimos que quites por completo,

Y seques de raíz, el Coronavirus.

 

Sabemos también que ya este virus,

Ha causado la muerte a miles de personas,

en consecuencia ha separado familias enteras,

Familias tristes por perdidas físicas.

 

De la tal manera ahora de rodillas a ti,

Mientras te suplicamos,

A pesar de todas estas situaciones adversas,

Sabemos que estas allí atento,

Escuchando nuestras plegarias.

 

También has dejado claro,

Ese gran amor hacia la humanidad,

Asimismo, sabemos que tomas en cuenta,

Todo lo que hacemos.

 

Que, aunque somos débiles a las tentaciones,

Tu nos ordenas ser fuertes y apartarnos,

Al caer nos levantas,

Y fortaleces para no volver a caer.

 

La realidad que hoy vivimos,

Las señales sobre tu venida,

Nos hace tener muy claro,

Que estamos en el fin de los tiempos.

 

Pasa tu mano por nuestros hogares,

Limpia Señor nuestros cuerpos,

Ninguna enfermedad toque nuestra morada,

Que seamos librados por tu misericordia.

 

Aunque seamos invadidos por la duda,

Llegando pensamientos negativos,

Con efectos adversos a tu propósito,

Se tu obrando en cada uno de nosotros.

 

Conduce nuestra mirada,

Sumerge nuestros pensamientos,

en la profundidad de tu amor,

somos siervos tuyos,

creados a tu imagen.

 

Prometiste estar con nosotros hasta el fin,

En la dificultad vemos tu gloria,

En la intimidad sentimos tu presencia,

La cual nos hace saber que existes.

 

Hoy pedimos por las madres que están solas,

Que tienen que salir y arriesgar,

Para llevar alimento a sus hogares,

No importando el mal que esto les acarree,

Decididas están a dar todo por sus hijos.

 

Los padres de familia que viven del día a día,

No poseen un trabajo estable,

Sus ingresos se han frenado,

El empleo ha disminuido,

Empresas hacen reducción de personal,

Afectando a todos en general.

 

Muchos en sus casas se cuidan de salir,

Temiendo a ser infectados,

Pero al mismo tiempo,

Carecen de alimentos.

 

Todo esto está creando desesperación,

La gente se ha alarmado,

Al mismo tiempo que gastan lo poco,

Que tenían guardado.

 

Por todos ellos es esta oración,

Por los necesitados,

Entramos ya en una etapa,

Que se agudiza muy rápidamente,

Debido a tanto descontrol,

Imposible a estas alturas,

Dar con una solución.

 

Aunque la última palabra la tienes tu,

Solo en ti esperamos,

Permite que sea rápido,

Obra de igual manera en el mundo.

 

Señor tú que examinas nuestros corazones,

Ves lo más profundo,

De nuestros pensamientos,

Conoces nuestra intimidad y costumbres,

Sabes de igual manera,

 Que estamos dispuestos,

A ser fieles a ti en todo momento.

 

No quites tu mano de en medio,

Igualmente abrázanos con tu manto sanador,

Bajo tus alas estamos seguro,

No te apartes jamás Dios,

Ya que solo a ti nos rendimos.

 

El ejemplo más grande de amor,

Ya que lo dio tu hijo al morir,

En aquella cruz donde fuimos exonerados,

De todos nuestros pecados.

 

Siempre tenemos presente,

Todo lo que haces por esta humanidad,

Aunque sea tan cruel e ignorante,

Tu misericordia es nueva todos los días.

 

Gracias porque solo en ti esta la solución,

Gracias porque no te apartas jamás de nuestro lado,

Durante la aflicción tu estas consolándonos,

Cumpliendo lo que dice tu palabra,

Estaré con vosotros hasta el fin.

 

Tu apacientas tus ovejas,

Las cuidas del lobo feroz,

Si alguna se pierde resguardas el rebaño,

Para buscar la que se ha perdido.

 

Gracias por protegernos del Coronavirus,

Ya que nos libras donde quiera que vamos,

Durante este momento difícil,

Sabemos que tu espíritu nos guía a toda verdad.

 

A ti sea toda la gloria,

Toda honra y honor,

Por los siglos,

Amen.

Por medio de la oración recibimos protección del Coronavirus

Nunca Dios a dejado solo a su pueblo, el esta presto para oír nuestras oraciones, en la vida hay circunstancias que se tornan difíciles pero son posibles para Dios, el hace lo imposible posible, todo lo que a nuestro parecer no tiene solución como es el Coronavirus, para Dios no hay nada que en su debido momento tenga solución, por eso mi oración para que Dios nos proteja del Coronavirus – no te separes de mi lado esta llena de fe, porque Dios está con nosotros y es nuestro sanador.