Saltar al contenido

Oración poderosa cristiana al Espíritu Santo para antes de ayunar

25 mayo 2020
Oración poderosa al Espíritu santo pidiendo ayuda urgente

Existe un Dios vivo, verdadero y real; el cual señor y reina así como en el cielo también en la tierra. Dios Padre envió a su Hijo unigénito a la tierra, a morir en una cruz en la cual pagó el precio, por los pecados de la humanidad; luego que Jesús ascendió al cielo, el Todopoderoso envió al consolador, para que esté con todos los que le aman; todos los días hasta el fin del mundo, aprende sobre la oración poderosa cristiana al Espíritu Santo para antes de ayunar.

Oración poderosa al Espíritu Santo

A continuación dispón tu corazón a orar al poderoso consolador de nuestras vidas. Te sentirás bendecido y prosperado después de hacerlo.

 

En primer lugar

sean dadas gracias a Dios Padre, en el 

nombre de su Hijo Jesús, porque por amor de 

su nombre; no nos ha dejado solos, sino que 

se entregó así mismo,

por amor a toda la humanidad.

 

Para que en el nombre de Jesús muchas 

almas, puedan ser salvas. Y además, nos ha 

dado la bendición de poder buscar su 

presencia; y también podamos orar.

 

Y según el deseo de su buena voluntad, nos 

dará respuesta a la petición que se le haya 

pedido.

 

Como lo declaran las santas escrituras, en

Mateo 7:7-8 diciendo: Pidan, y se les dará;

busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá.

 

Porque todo aquel que

pide, recibe; y el que busca, halla;

y al que llama, se le abrirá.

 

Antes de dar inicio a un ayuno, lo primero que 

debes de hacer, es humillarte delante de la 

presencia del Dios de los cielos; consagrando 

a él tu alma, voluntad,entendimiento,y darle 

libertad al Señor para que él haga en 

tí;conforme a su voluntad.

 

Espíritu Santo, ven, toma el control en mi 

vida; crea en mí un corazón recto delante de 

mi Dios, en el nombre de Jesús.

Espíritu Santo, sopla vida de los cuatro 

vientos: Norte, Sur; Este y Oeste, en

el nombre de Jesús.

 

Espíritu Santo, ven apodérate de mí,

de mi familia; ayúdanos a serte

obedientes y fieles en el nombre de Jesús.

 

Espíritu Santo, ser amado, puro y Santo de mi 

Dios; te digo ven, te necesito ayúdame Señor,

a no volver al viejo hombre, el cual está 

viciado a todo pecado; que asedia a este 

mundo y me aleja de tu presencia.

Señor, estoy aquí delante de tu presencia 

estoy, reconociendo y entendiendo; gracias a 

ti mi Dios, que me das la sabiduría.

 

Para que pueda entender cuán grandes cosas 

has hecho para apartarme del mundo;

y consagrarme a ti.

 

Mi Rey; Espíritu Santo, ven, ayúdame a 

caminar en integridad y en santidad; que nada 

me aparte de tu maravillosa presencia,

en el nombre de Jesús. Amén

 

Espíritu Santo, tú que lo llenas todo

con tu gran poder y amor.

te digo ven; no te apartes de mí,

para que siga Señor viendo.

 

Tu santa gloria, en medio de las dificultades;

apodérate de mí y también ayúdame a 

negarme a mi voluntad, que es torcida,

en el nombre de Jesús, amén.

 

Espíritu Santo, santifica por tu palabra, y 

restaura Señor; en el nombre de Jesús, 

amén. Señor, gracias te doy, gloria y honra;

porque tú eres bueno, porque

has venido para estar conmigo todos los días,

y por ello te digo,ven Espíritu.

 

Además, ayúdame a hacer tu voluntad,

la cual es perfecta, y si obedezco hasta el fin;

me llevarás a la vida eterna,

en el nombre de Jesús. Amén

 

Finalmente, Espíritu Santo, te digo ven,

lávame, purifica, hazme más blanco que a la

lana; para que me libres de los pecados 

ocultos.

 

Por último guárdeme de toda mancha que hace

inmunda las vestiduras blancas,

con las cuales nos presentaremos delante

de tu trono; cuando vengas Señor, por tu 

iglesia, en el nombre de Jesús.

 

Amén.

Súplicas al Espíritu Santo

Hemos aprendido, que antes de realizar un ayuno, es necesario reconocer el señor y el poderío del Dios de los cielos; recordando que no estamos solos, que humanamente somos débiles conforme a la carne.

Más el Todopoderoso nos enseña en su santa palabra, que el espíritu está presto, a la cosa celestiales; por lo cual clamamos Abba Padre, por su Espíritu Santo que mora en los que le aman, y todo lo que se pida al Padre; en el nombre de Jesús, nos lo dará.