Saltar al contenido

Oración poderosa al Espíritu Santo para casos difíciles e imposibles

27 mayo 2020
Oración poderosa al Espíritu Santo para casos difíciles e imposibles

Resolver problemas que se nos presentan en el transcurso de la vida. Enfrentarlos con la debida paciencia y fortaleza y lograr salir de ellos de la mejor manera, es una de las cosas que nos cuesta como seres humanos. En oportunidades perdemos el control y no sabemos qué hacer. La oración Poderosa al Espíritu Santo para casos dificiles e imposibles, te ayudará a tomar la mejor decisión y a enfrentarlos de la forma correcta.

El divino Espíritu Santo es una de las tres personas de la Santísima Trinidad. Porque tiene el poder de entrar en tu vida a través de los dones que representan la gracia de Dios. También es la fuerza misma de Dios que se manifiesta en nosotros y que nos permite ser cada día mejores personas. Fieles servidores de Dios y del prójimo.

Oración al Espíritu Santo para casos imposibles y hacer milagros

El poder de la oración no tiene límites, al igual que el amor infinito que Dios nuestro padre eterno siente por todos sus hijos. La vida está compuesta de gratos y no tan gratos momentos. Por ello, en aquellos casos donde no logramos conseguir solución a nuestras penas la oración Poderosa al Espíritu Santo para casos dificiles e imposibles. Se convierte en nuestro mejor aliado.

El Espíritu Santo tiene un poder especial para solventar las adversidades, porque te da herramientas y te enseña cómo usarla ante los momentos difíciles. Te entrego esta oración al Espíritu Santo para que te ayude a cargar tus pesares.

Oh Divino Espíritu Santo excelentísimo y 

glorioso Espíritu de Dios, invoco a tu 

grandeza con toda mi fe y  devoción, para que 

a través del poder que mi padre celestial te 

ha otorgado, bendigas cada uno de mis pasos 

y me colmes con la dicha de disfrutar de 

todos tus dones.

 

Hoy que me encuentro en tinieblas,

caminando por terrenos empantanados y 

ramas con espinas, siento que mi cuerpo y mi 

alma no pueden soportar tanto dolor y tanta 

dificultad.

 

Por ello, me arrodillo ante tu esencia divina,

con la mayor humildad de mi corazón para 

implorarte que te apoderes de mi ser y me ayudes 

a salir de esta situación.

 

Porque son momentos de mucha adversidad

y no consigo dar solución en el plano 

terrenal, acude a mi llamado y solventa mi 

pesar concédeme el milagro de gozar de tu 

gracia divina y de practicar cada uno de tus 

dones.

 

Además, dame fortaleza para endurecer mi corazón, mi 

cuerpo y mente, para sobrellevar lo que hoy 

vivo; y concédeme el don del 

entendimiento para comprender y aceptar la 

santa voluntad de Dios.

Que el don de la Piedad que hoy derramas sobre mí,

también pueda sentirla por mi prójimo aún 

cuando es un pecador y que el temor de Dios 

me guíe a tomar la decisión correcta para 

evitar caer en el pecado.

 

Asimismo, que el don del consejo me permita escuchar 

tu palabra como guía a la salida a mis 

problemas. Mientras tanto que el don de la ciencia permita que 

entre lo terrenal y lo espiritual y se den las 

soluciones a la dificultad que hoy padezco.

 

Y que el maravilloso don de la sabiduría,

me permita aprender cada vez más del 

ejemplo de la palabra de Jesucristo.

 

Finalmente Espíritu Santo, Espíritu de fuerza y libertad,

concede la paz a mi alma, líbrame de la 

angustia y la inquietud que perturba mi vida. 

Porque me impide ser feliz como mi Dios quiere que 

sea, te pido misericordia y piedad para que 

pueda aprender a serlo ante el dolor ajeno.

 

Amén.

Los 7 Dones del Espíritu Santo

Dios entregó al espíritu 7 Dones maravillosos que derrama sobre nosotros para hacernos cada día mejores siervos de su rebaño. Estos dones pertenecen a Jesucristo, completan y llevan a la perfección las virtudes de quienes lo reciben. Hacen a los fieles seres fáciles para obedecer con prontitud las inspiraciones divinas.

Estos dones no solo te harán un buen hijo de Dios y serás agradable a sus ojos. Sino que también ante la sociedad te permitirá ser un hombre o una mujer de bien, obediente, respetuoso, amable, leal, confiable, verdadero. Son dones que debes practicar en la vida cotidiana, como padres, esposos, hijos, hermanos, amigos o vecinos. Permite que el Espíritu Santo entre en tu corazón y te ayude en casos imposibles.