Saltar al contenido

Oración al Espíritu Santo para estudiar la biblia ¡Sigue estos consejos!

7 julio 2020
Oración al Espíritu Santo para estudiar la biblia ¡Sigue estos consejos!

Si estas motivado en leer la Palabra de Dios, requerirás de fe, en primer lugar, y la guía infalible del Espíritu Santo para estudiar la biblia. Con todo, pídela en oración al Espíritu Santo para estudiar la biblia; sigue estos consejos y abrirás tu mente a las verdades que te serán reveladas.

En efecto, el estudio de las sagradas escrituras resulta ser muy interesante y enriquecedor, sin embargo, debemos tener presente que contiene información que quizás pudiera confundirnos o simplemente que no la podamos comprender.

No obstante, para evitar malas interpretaciones, resulta muy alentador saber que no estamos solos, que Dios nos conoce desde antes de nacer. Entonces, consciente de nuestras fortalezas y limitaciones, nos envía la compañía del Espíritu Santo.

En consecuencia, queda de parte nuestra hacer uso de esa bendición cada día, pedir en oración al Espíritu Santo para estudiar la biblia, y que a través de ella asimilemos sus consejos y los mensajes divinos para cada día.

Oración al Espíritu Santo para estudiar la biblia

Los cristianos, como seguidores de Jesús, debemos confiar en la dirección divina. Esta oración permitirá solicitarle que derrame su Espíritu Santo, al adentrarnos en la lectura de su palabra, teniendo el discernimiento que necesitamos.

En el nombre del Padre celestial,

del Hijo y del Espíritu Santo,

en este momento invoco tu nombre

para darte gracias por todas las

bendiciones que me das.

 

Solo tú Señor, tienes el poder de

permitirme este nuevo día y tener paz,

porque para siempre es tu

misericordia, todopoderoso,

por eso eres digno de toda la honra y la gloria.

 

En este momento que me preparo

para nutrirme de tu alimento espiritual.

 

Te pido humildemente que, a través

de tu Espíritu Santo,

sea lleno de tu presencia, dame el

discernimiento que necesito.

 

Tu que conoces mis

debilidades, socórreme Señor,

no permitas que pueda desviarme de tu propósito,

dame la claridad que requiero

para entender tu mensaje.

 

Reconozco que me falta

preparación, por eso te ruego,

como dice tu palabra que seas

luz en mi camino.

 

Revélame con tu amor el mensaje

que tienes para mi este día

 

Quita toda distracción que pueda

alejarme de recibir tu mensaje,

toda angustia, problema, cansancio,

quede inoperante por tu poder.

 

 Y que mi atención sea dirigida por ti

para encaminar mi vida.

 

Como dice tu palabra que, si nos

falta sabiduría, te la pidamos.

 

Por eso te la pido Dios, dame

conforme a tu voluntad,

derrama sobre mi tu Santo

Espíritu para comprenderte.

 

Tu palabra dice “porque las cosas

que se escribieron antes,

para nuestra enseñanza se escribieron

a fin de que por la paciencia.

 

 Y la consolación de las Escrituras,

tengamos esperanza”.

Sé que la palabra de Dios es viva y eficaz,

 y que puede cortar como espada de dos filos;

por tanto, te pido que cortes en

mi todo lo que no proviene de ti,

hazme un instrumento de tu paz.

 

Anhelo ser guiado por el Espíritu

de Dios, y ser llamado hijo de Dios.

Dame tu dirección amantísimo padre.

 

Fortalece mis debilidades,

amado Espíritu Santo.

 

Intercede por mi y dame tu

sabiduría que necesito,

permite que pueda compartir

tu mensaje con los necesitados.

 

Ayúdame a estar firme y

retener tus enseñanzas.

 

 Quiero que tu palabra sea grabada

fielmente en mi corazón y

 que sea capaz de exhortar con sana

doctrina y refutar a los que contradicen.

 

Confío en tu dirección Espíritu Santo,

quiero ser agradable ante ti,

ansío estar bajo tu cobertura,

que ninguna otra cosa creada

pueda separarme de tu amor, Dios.

 

Quedo ante ti señor, confiado y

seguro de tu protección

dándote las gracias por escuchar mis peticiones,

y por tu dirección en el nombre del Padre,

del Hijo y del Espíritu Santo.

 

Amén.

Mi vida dirigida por la senda del bien

El creador, que nos conoce antes de que fuéramos engendrados, sabe tenemos debilidades y flaqueamos de distintas maneras, por lo que nos dejó su Espíritu Santo para que nos fortaleciera y nos librará de caer en las garras del enemigo.

Sin embargo, como un caballero, no impone cómo debemos actuar; nos dio libre albedrío, por lo tanto, permite que hagamos nuestra elección. Sin embargo, alejados del amante creador nuestro camino es incierto. En resumen, toma la senda correcta.

Finalmente, debemos ser sabios y tomar la decisión acertada, lo que constituye abrir las puertas del corazón a los dones y frutos del Espíritu Santo, permitirle nos guíe y transforme para alcanzar la tan ansiada vida eterna.