Saltar al contenido

Poderosa oración al Espíritu Santo para sanar la mente, cuerpo y alma

8 julio 2020
Poderosa oración al Espíritu Santo para sanar la mente, cuerpo y alma

Las personas cristianas, piden la poderosa oración al Espíritu Santo para sanar, siendo muy poderoso para poder sanar todas nuestras dolencias que nos aquejan, ya sea por enfermedad o por algún problema que se esté atravesando en ese momento, es una efectiva solución para sanar el cuerpo. Siendo él únicamente quien nos puede ayudar en los momentos en los que pensamos que nada es posible, sin conseguir la solución.

Es cuando abogamos al Espíritu Santo que nos ayude a solucionar los problemas tan difíciles que estamos atravesando.Debemos saber pedirle a nuestro Espíritu Santo, que nos cubra con su gran bondad para que pueda sanar nuestras debilidades de la mente, como también que nos cure el cuerpo como también el alma, para que así podamos ser personas de bien, y merezcamos todas sus bendiciones que le estamos pidiendo con gran devoción.

¿Debemos pedirle al Espíritu Santo sanar nuestro cuerpo y nuestra alma?

A continuación, podemos encontrar en esta Poderosa oración al Espíritu Santo para sanar la mente, cuerpo y alma, como pedirle a nuestro Espíritu Santo toda su bendición, para que nos bendiga, protegiéndonos de todo mal y peligro que nos puedan asechar.

Espíritu Santo, grande es tu poder y gloria,

 por siempre señor,

te alabo asimismo te bendigo.

 

 Porque grande es tu poder,

como tu misericordia.

 Que tienes para con todos nosotros,

 quienes somos tus hijos.

 

¡Oh! Espíritu Santo que curas los corazones,

 que se encuentran atribulados.

 

Vengo ante ti,

 para pedir con gran devoción,

 que nos cures siendo gran causa,

 de nuestros pecados.

 

Misericordioso Espíritu Santo,

 te suplico entres en nuestras vidas,

cúranos de nuestros traumas,

 que nos han podido afectar.

 

Como también de aquellas heridas,

de las que nos han provocado,

 a lo largo de nuestras vidas.

 

Misericordioso Espíritu Santo,

tú conoces todos nuestros problemas,

 los colocamos todos en tu gran corazón,

 de buen pastor rogándote que

cures nuestras heridas.

 

 Las que tenemos en nuestro,

cuerpo como en nuestra alma,

que todo lo que nos haya sucedido,

 no nos mantenga en el dolor,

 angustia como en la preocupación.

 

Asimismo en la tristeza,

como en la depresión.

para que así podamos perdonar,

a todas aquellas personas,

 que nos hayan ofendido.

 

 Para que mires todas esas

heridas interiores,

 que nos hacen incapaces,

 no permitiéndonos el poder perdonar.

 

Tú Espíritu Santo,

que has venido a curar los

corazones afligidos,

 cura el nuestro como,

también nuestras heridas.

 

 Que son causa de nuestras culpas,

 como de nuestros pecados

que hemos cometido,

 sin pensar poder pensar,

el daño que se puede hacer.

 

¡Oh! Espíritu Santo,

 Purifícanos asimismo haznos

humildes de corazón.

 

 Cura nuestras almas como

nuestros cuerpos,

 de toda enfermedad.

 Concédenos la curación del

dolor que nos oprime,

 por las muertes de las

personas más queridas.

 

 Hará que así podamos recuperar,

 la paz como también la alegría

a nuestras almas. 

 

   Espíritu de amor ayúdanos

en estos momentos,

 que nos encontramos de desesperación.

 

 Prestamos tu poderosa ayuda,

 para que así podamos,

salir de tan precaria situación.

 

 Siendo nuestro gran consolador.

 Don del eterno Padre,

alejándonos de la inquietud como.

 

De la incertidumbre colmando nuestras vidas,

de paz tal como de amor,

atiende nuestras súplicas.

 

 Para que hagas realidad nuestros deseos.

Gracias Espíritu Santo,

 porque estás cuando más te necesitamos,

 cuando queremos estar más fortalecidos,

 para poder hacer lo que más nos conviene.

 

Guiándonos en todo momento,

 para que así podamos obtener la victoria,

además de poder recibir,

todas las grandes bendiciones,

 que provienen de ti.

 

Espíritu Santo invádenos completamente,

 para que donde quiera que vayamos,

vean la fuerza de tu Espíritu Santo,

 para que puedan ver en nosotros.

 

Esas personas exitosas, personas victoriosas,

Tal como esas personas valientes,

 que prosperamos por el gran poder para vencer,

cualquier obstáculo como tristezas.

 

 Además de las barreras,

 que se nos presentan e impiden,

 los caminos grandes,

 que nos tienes preparados de bendiciones.

 

Ven Espíritu Santo,

en este momento te necesitamos,

 para que nos acompañes en todos los momentos,

 como en todas las tareas,

 que debemos ejercer a diario.

 

 Acompáñanos en todo momento,

 para que cualquier eventualidad,

 que se nos presente lo.

 

Podamos resolver de la mejor manera,

 teniendo el éxito para que los resultados,

 sean de gozo como de paz.

 

Amén.

El Espíritu Santo vendrá pronto en nuestro auxilio

Pidiendo a nuestro Espíritu Santo con devoción y clamando su pronta ayuda, podemos ver que viene prontamente en nuestro auxilio para solventar asimismo poder sanar todos los problemas que podamos tener en nuestro cuerpo como en nuestra alma. Es el único que en los momentos difíciles que podamos estar atravesando siempre podemos contar con su gran ayuda, ya que como sus hijos nunca nos abandonará.