Poderosa oración de fe para niños ¡Muy efectiva!

Los niños son el mejor regalo que Dios nos ha dado. Son criaturas indefensas e inocentes que llenan de ternura y alegría la vida de los adultos que se consumen en las actividades del día a día. Están en crecimiento y formación y la mejor enseñanza que podemos darles es el amor y la obediencia a Dios. Enseña esta Poderosa oración de fe para niños ¡Muy efectiva!

Sembrar la semilla de la fe en los pequeños es un aprendizaje que les servirá para toda la vida. No solo para pedir a Dios lo que necesiten sino para que sepan valorar las bendiciones que Dios nos concede cuando somos buenos hijos ante Él.

Índice

    Oración efectiva de fe para niños

    Que la fe y la esperanza renazcan cada día en los corazones de los niños. Para que la oración sea parte de sus vidas y que se conviertan en buenos ciudadanos en nombre de Dios. Te presentamos la siguiente Poderosa oración de fe para niños ¡Muy efectiva!

    Dios Padre y Señor Mío

    Oh Diosito Lindo, bendito sea

    tu nombre y tu maravillosa misericordia

    que ilumina mi vida.

     

    Soy pequeño aún para saber

    mucho de ti, pero mis padres me

    cuentan de tu grandeza y poder.

     

    También he leído la Biblia que

    me habla de Jesús, que bonito

    conocer las cosas que

    hizo en tu nombre.

     

    Y a veces me molesto por lo mal

    que los hombres se comportaron con él,

    pero sé que esa fue tu voluntad.

     

    No quiero ser uno más de esos

    que dudan de ti ni de lo grande que eres,

    ni de los milagros que haces,

    ni del poder que tienes para

    complacernos a nosotros.

     

    Yo creo en ti, porque puedo

    ver en el mundo la creación de tu mano

    y lo hermoso de la naturaleza.

     

    El amor de mi madre que se

    refleja en el brillo de sus ojos,

    la sonrisa de los mendigos cuando

    se les da un poco de alimento.

     

    Además el canto de los

    pájaros, el agua de los ríos y

    tantas cosas más.

     

    Creo en ti mi Dios,

    porque te siento en mi corazón,

    porque cuando estoy feliz es algo

    que no puedo explicar.

     

    Y que lo siento dentro

    de mí, porque siento paz

    cuando sé de ti, cuando voy a la

    iglesia y cuando leo la Biblia.

     

    Te amo mi Dios, en ti creo

    y confío y aunque no se mucho

    de la vida me siento tranquilo

    si tu vas de mi mano.

     

    No me dejes solito en el mundo,

    hay gente mala y siento miedo

    de que algo malo me pase.

     

    No permitas que nada

    ni nadie me aleje de ti Señor,

    ni que me afecte ni me haga dudar

    de que solo tú eres mi Padre.

    señor no merezco que entres bajo mi techo

    Que nadie venga a atacarme

    con palabras para confundir mi fe,

    para llevarme a adorar a falsos

    Dioses porque solo eres tú

    el amo y el señor de mi vida.

     

    Enséñame a hablarle de ti

    a los demás, a que no sienta

    temor a burla o a contradicción

    cuando digo lo que conozco de ti.

     

    A sentirme seguro de lo que digo,

    porque tu iluminarás mi mente

    y mi entendimiento.

     

    Aclararás mi voz y dejarás

    salir las palabras que serán testimonio

    ante quienes necesiten

    de tu misericordia.

     

    Hazme un niño fuerte y seguro,

    que ninguna brisa me tumbe

    ni me mueva, que la lluvia no me toque

    y que tu fe me fortalezca

    y me haga libre.

     

    Quiero amarte siempre Dios Mío,

    aun cuando este triste y

    desconsolado buscaré refugio

    en la oración que me une a ti.

     

    Elevaré mis plegarias al cielo

    para que me escuches y

    esperaré pacientemente tu voluntad.

     

    Amén.

    Herramientas poderosas

    Si lo crees puedes lograrlo, si tienes fe y esperanza puedes alcanzarlo. Para Dios nada es imposible y si pedimos a Él como verdaderos creyentes de la Iglesia Católica, serán derramados sobre nosotros miles de bendiciones.

    Dios espera porque le aclamemos, le glorifiquemos y seamos hombres y mujeres de buena voluntad. Para así regalarnos las maravillas que tiene para nosotros, no solo en este plano terrenal, sino en el plano espiritual. Que los niños oren y fortalezcan su fe en Dios, para que también sean dignos de gozar sus bendiciones.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más