Saltar al contenido

Oración para iniciar el día los niños pequeños con buen pie

16 septiembre 2020
Oración para iniciar el día los niños pequeños con buen pie

Los niños a pesar de tener muy pocas responsabilidades también se sobrecargan de estrés y de cansancio. Pues aún a su corta edad cualquier cosa externa en el colegio, el parque, las tareas, el deporte y hasta en los juegos. Les pueden causar algún tipo de incomodidad y angustia. Recita la Oración para iniciar el día los niños pequeños con buen pie.

A los niños se les puede enseñar desde muy pequeños a dejar en manos de Dios cada una de las actividades que realizan. Bien sea antes de comenzar sus tareas o al final del día antes de acostarse para agradecer. Acompáñalos y protégelos con una oración al iniciar el día.

Oración para iniciar el día los niños pequeños con buen pie

Entregar a Dios nuestras actividades diarias permite que su bendición y protección nos acompañe. Lo mismo sucede con los niños y los pequeños de la casa, para que Dios los acompañe utiliza la siguiente Oración para iniciar el día los niños pequeños con buen pie.

Dios protector y guía

Bendito Dios Todopoderoso,

Señor Dios dueño de mi vida.

 

Amo de mis actos y guiador

de mis pasos.

 

Dios Misericordioso de bondad

y compasión que nos libera

de pecados y nos hace libres.

 

Nos hiciste hombres y mujeres

a tu imagen, para ser hijos de tu

reino y corderos de tu rebaño.

 

Bajo tu protección y tu resguardo

vamos por la vida luchando

en contra de ataques enemigos

que buscan alejarnos de ti.

 

Agradezco enormemente este

nuevo día que nos has regalado,

una nueva oportunidad de ser feliz

y también de crecer en alma

y espíritu cerca a tu santa voluntad.

 

Pido por los niños, por este

nuevo día que les regalas

para que aprendan a agradecer a ti.

 

Para que sepan que cada amanecer

es una bendición y hay que

aprovecharla siempre

para hacer el bien a los demás.

 

Pido hoy que bendigas

sus pasos, acompaña a estos

pequeños en este nuevo día,

que caminen de tu mano

y no se aparten de ti.

 

Para que inicien las horas del día

con buen pie, con la mejor disposición

de aprender y con la alegría

de saber que están vivos.

 

Que todo lo que puedan hacer hoy,

sin importar si es muy importante o no,

lo hagan con amor, de buena manera,

y con ganas de aprender

y también de divertirse.

 

Esos niños apenas aprenden

a saber de ti, por eso hay que tenerles

paciencia Señor por si llegan a faltarte,

desconocen muchas cosas

que apenas empiezan a conocer.

 

Son presa fácil para el enemigo,

son débiles e inocentes ante

la maldad, por eso encomiendo

en tus manos este y todos los días.

También hoy y todas las mañanas

para que los guíes y los protejas,

los cuides y los defiendas

de mal alguno que pretenda atacar.

 

Que este día empiece bonito

y que culmine bonito, empiece

feliz y termine feliz, empiece

con paz y culmine con paz

empiece con amor y termine con amor.

 

Hoy pido por ellos para que

los hagas criaturas de bien,

para que aprendan desde

temprana edad a amarte.

 

Además a respetarte, a temerte

y a obedecerte, a cumplir tus

mandatos y a ser obedientes también

a sus padres y a la sociedad.

 

Bendícelos siempre Señor

Padre Santo, que nunca les falte

el amor, la bondad, la piedad,

la sabiduría, que sean inteligentes.

 

Igualmente que desarrollen

su entendimiento para que conozcan

tu palabra y puedan entenderla.

 

Que cumplan desde pequeños

con las responsabilidades de

la casa, de la escuela, de las actividades

deportivas y hasta con

sus compañeros.

 

También para que sean honestos

y sinceros en todo lo que hacen.

Finalmente que inicien su día

con buen pie y así lo culminen.

 

Amén.

Dejar en manos de Dios todo lo que hacemos

Conocemos el poder de la oración para todo y si deseamos que las cosas vayan bien, sin peligros o situaciones conflictivas. Entreguemos a Dios desde muy temprano el desenlace de todas las actividades a realizar. Para que desde que comience el día hasta que termine todo vaya en sana paz.

Asimismo hagámoslo con los niños, elevemos nuestra oración para que les vaya con buen pie, que nada malo les pase y que ningún peligro les toque. Así Dios estará junto a ellos y protegerá su camino sin descuido alguno.