Oración Milagrosa de Invocación a San Rafael Arcángel

oracion milagrosa de invocacion a san rafael arcangel

Cuando se encuentren desolados, sin consuelo, sin rumbo, afligidos por algún motivo o alguna razón. Cuando no consiguen solución a un problema que los perturba y sienten que el mundo se les viene encima por problemas de salud, de dinero. Pérdida de un ser querido o cualquier otro factor, recurre a la gracia divina de la Oración Milagrosa de Invocación a San Rafael Arcángel.

El Arcángel San Gabriel tiene el poder bajo la gracia de Dios y su intercesión de conceder favores y milagros. A quien pida en oración con humildad y devoción. Porque es el patrono de los enfermos, los médicos, los hospitales y de los peregrinos. Se encuentra sentado frente al trono de Dios en el reino de los cielos y su conexión espiritual es muy efectiva. Simboliza a Dios que ayuda al ser humano a controlar sus emociones y la salud del cuerpo.

Índice

    San Rafael Arcángel es un Médico del Cielo

    La bendición de Dios derramada sobre este arcángel, le permite sanar enfermedades, aliviar dolores y calmar las penas del alma. Por ello, muchas personas piden su ayuda a través de hermosas oraciones. A quien es considerado el Ángel Sanador y Médico del Cielo, le profesan su fe y piden con devoción algún favor en especial.

    Los milagros de San Rafael Arcángel son vivo ejemplo de que Dios es tan noble y misericordioso con nosotros. Que envía a mensajeros y mediadores de su voluntad para facilitar nuestra comunicación con Él. Invoca a través de la Oración Milagrosa de Invocación a San Rafael Arcángel para la concesión de un milagro.

    Glorioso San Rafael Arcángel

    ¡Oh Arcángel poderoso!

    Con extenso placer extendiste

    tus enseñanzas y sabias palabras

    a miles de siervos hambrientos de fe.

     

    Además concediste

    milagros de sanación

    con la mano poderosa

    que Dios puso sobre ti.

     

    Hoy aquí, glorifico tu nombre

    y exalto tu honor ante los hombres que carecen

    de la fe de Dios y desconocen sus grandezas,

    te elevo en mi plegaria

    para que desde lo más alto bendigas mi vida y mi andar.

     

    ¡Oh Bondadoso Guía Espiritual!

    Te invoco en nombre de todos aquellos

    que están afligidos por alguna dolencia o enfermedad,

    por aquellos que tienen su mente llena de pensamientos impuros

    y que abarrotan su corazón de malos sentimientos.

     

    Por ello escucha mi llamado arrodillado ante ti,

    vestido de humildad y nobleza,

    porque mi espíritu se alimenta de tu gracia

    y el amor que me profesas en cada una de las bendiciones

    que Dios derrama sobre mí.

    También sé que tu intercedes por mí y los míos.

    gran remedio es el corazon alegre

    Además limpia las mentes y los cuerpos

    de la presencia de satanás,

    del enemigo que intenta alejarlos

    del camino de Dios.

     

    Asimismo fortalece su espíritu

    y protege sus pensamientos

    con el manto sagrado de fuerte albergadura.

     

    Pido compasión y piedad,

    para que colmes mi vida y la de mi familia

    de salud, de amor, de esperanza, de bondad,

    de humildad, de nobleza y sobre todo de mucha fe

    y confianza en ti mi dulce ángel.

     

    También aleja el temor, la duda, el odio,

    el resentimiento, la envidia,

    el egoísmo, el dolor y el sufrimiento.

     Aparta de mi lado todo lo mano e impuro

    que pueda perjudicar mi misión aquí en la tierra.

     

    Porque se que soy pecador, ten piedad de mí,

    e ilumina mi entender para reconocer las cosas malas

    que no debo hacer y dame la fortaleza

    para no caer en tentación.

     

    Finalmente ilumina el entendimiento del mundo

    para que cesen las guerras y controla las epidemias

    y pestes para que nadie más pierda la vida por enfermedad.

    En ti confío mi Ángel Divino,

    en tus manos pongo mi vida y mi sanación.

     

    Amén.

    Oración Divina llena de gracia para glorificar a San Rafael Arcángel.

    Muchas son las palabras bonitas que salen del alma cuando se desea decir lo mucho que amamos a alguien. Así mismo es orarle al Arcángel San Rafael, es abrirle nuestro corazón para contarle lo que sentimos. Lo que nos aqueja, aquello que nos preocupa y que deseamos nos ayude a solventar.

    Debemos hablarle de nuestras alegrías y nuestras tristezas, de nuestros triunfos y fracasos, de nuestras dudas y nuestros miedos. Para que su misericordia nos invada de bendiciones. Y podamos seguir gozando de su compañía y de lograr ser felices y libres de todos aquellos males que agobian al mundo.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¿Qué te pareció este artículo?

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Leer Más