Saltar al contenido

Oración poderosa a Jesús Sacramentado en momentos difíciles

31 mayo 2020
Oración poderosa a Jesús Sacramentado en momentos difíciles

Poder; es tener la facultad de hacer una cosa determinada. Jesucristo nos revela cómo podemos recibir orando y creyendo con fe. También nos pide algo; que confesemos nuestras ofensas unos a otros y que oremos unos por otros para ser sanados totalmente. Por medio de este artículo sabrás de una oración poderosa en momentos difíciles a Jesús Sacramentado, y por medio de él salir airoso de cualquier problema que estés atravesando.

Por el contrario resultan vanas e ineficaces las oraciones que con dudas, incredulidades y miedos a Dios no le gusta que no confiemos ni que dudemos que el pueda hacer las cosas más que creamos ciegamente en él porque para él no hay nada imposible y si las cosas no suceden simplemente es porque no es su voluntad que así sea o no pasan porque no creemos con fe.

Esta es la oración poderosa para los momentos difíciles a Jesús Sacramentado

La salvación es un regalo invaluable del Señor,que nadie puede comprar; es la obra que Jesús hizo a nuestro favor.

Poderoso Jesús Sacramentado, mi fiel amigo, 

me has regalado tu invaluable amor y 

protección, sin poner ninguna condición a 

cambio, solamente me pides que mi corazón 

esté dispuesto a escucharte y recibirte de una 

manera sincera.

 

Tu que eres el rey de la creación, espero con 

ansias tu gran venida, como lo prometiste

que regreses por tu iglesia, por tus hijos que 

anhelan de ti, pero que tu justicia Señor mío

venga sobre mí primero.

 

Y haz justicia Señor sobre tu pueblo pronto

amado Jesús, ven y toma tu lugar de rey

como gobernante de este mundo que es tuyo,

inclina tus oídos Santo rey de esta tierra.

 

Escucha mi clamor Jesús. Mira Padre de mi 

vida, cuando ahora estoy pasando por 

momentos difíciles de superar, y que solo no 

podría salir airoso de mis angustias, por eso 

Señor hoy decido que te las entrego a ti.

 

Amigo insuperable, hermano amoroso,

Padre protector, imposible de comparar,

tu lo eres todo en un solo ser eterno y

maravilloso eres tu.

 

Tanto es la maldad de este mundo,

Dios mío, que sin el amor inigualable

de tu amado hijo Jesús, no podría

soportar este proceso tan grande.

En el nombre de Jesús gran poder de Dios,

te pido tu protección para que me guardes

de todas las asechanzas del diablo

habidas y por haber, visibles e invisibles,

que el Señor lo reprenda.

 

Porque anda como lo que verdaderamente 

es, un ladrón, robando, matando y 

destruyendo a tu pueblo, intentando a toda 

costa sin descanso hacer caer en tentaciones 

a tus hijos, para que se pierdan.

 

Y tu prometiste Padre de la gloria, que nada 

ni nadie, nos arrebatará de tu mano poderosa,

por eso te imploro, en estos momentos de 

angustia que me libres de esta Señor, porque 

tu no desamparas a tus hijos.

 

Tu no eres mentiroso, y jamás te arrepientes,

derrama la sangre de Jesucristo sobre mí,

Santo Dios, para que con su gran poder me 

haga intocable ante el maligno porque él no 

tiene mayor poder que el tuyo, la autoridad la 

tienes tú.

 

Deseo habitar bajo tu sombra Señor 

omnipotente, y cumplir tu mandamientos, bajo 

tus alas estaré totalmente seguro. Dulce 

guardador de mis sueños y anhelos,

de mi alma, de todo mi ser, me has dado la 

salvación al yo creer en ti.

 

Tus abundantes riquezas, y tus bendiciones 

para conmigo, son innumerables al decidir yo 

caminar por tus sendas amado Salvador,

no permitas que por las consecuencias de mis 

faltas, permanezca cautivo como un jornalero,

Te amo Señor gracias por tus

misericordia y por tu protección,

 

Amén.

Para tener protección de Dios solo tienes que creer en él

La protección de Dios, es el fruto de nuestra fe, mientras mayor es la fe mayor es la bendición y así podemos desatar sobre nosotros los milagros más grandes que hayamos podido imaginar, cuando tenemos una plena convicción de las cosas sucede lo inimaginable. De esta manera puedes clamar a Dios. A través de esta oración poderosa a Jesús Sacramentado en momentos difíciles para derramar su protección sobre ti.

Jamás debemos perder la fe, ni desmayar en nuestras oraciones a Dios, él no puede fallarnos y nos cuidara, ten fe.