Saltar al contenido

Oraciones de alabanzas a Jesús Sacramentado por su bendición

31 mayo 2020
Oraciones de alabanzas a Jesús Sacramentado por su bendición

Oraciones de alabanzas a Jesús Sacramentado. Bendición, es invocar la protección divina de Dios, y su espíritu santificante, sobre alguien o algo. Por medio de las alabanzas podemos provocar bendiciones del cielo. Cuando alabamos honramos a Dios, que es el creador de los cielos y la tierra, y provocamos bendición a nuestra vida o la de nuestro semejante.

Jesús dijo: el que cree en mí, no cree solamente en mí sino en aquel que me ha enviado, y no permanece en tinieblas. A través de este artículo te enseñaremos la oración de alabanzas por su bendición a Jesús Sacramentado, de esta manera tendrás una forma distinta de honrarlo.

Estas son las oraciones de alabanzas por la bendición a Jesús Sacramentado

Tanto amó nuestro Dios al mundo, que entregó a su único hijo, para que todo aquel que en el crea no se pierda; mas tenga vida eterna.

Señor tú eres mi roca,

en que me refugio;

todo lo he podido hacer gracias a ti

que eres mi fortaleza,

eres mi escudo,

mi protector y mi libertador.

 

Jesús Sacramentado eres mi

único camino para llegar al Padre,

tú viniste a buscar;

y a salvar lo que

se había perdido, Salvador mío.

 

Mi Redentor,

tu que eres rico en misericordia,

y manifestaste tu amor

dándome la vida Salvador mío.

Derramando tus abundantes bendiciones

en medio de mis alabanzas;

por tu gracia fui salvo

mi Señor amado.

 

Mi espíritu se alegra en ti

porque te ha confesado

como mi Señor y Salvador mío;

gracias por ser mi héroe

no hay otro igual como

tu Santo Señor

no hay otro nombre

como el tuyo Jesús.

 

Tus enseñanzas fueron

impresionantes aquí en la tierra,

tus parábolas y tu manera de enseñar

fueron únicas Padre amado,

salvación de mi vida a quién he de temer

sobre todo

si tu estas a mi lado amado Jesús.

 

Jesucristo hijo de Dios

tú que viniste a este mundo

encarnado en María

para mostrarnos la verdad

te doy gracias

por las bendiciones

que has traído a mi vida

bendito eres por venir en nombre de Dios.

 

Tu palabra siempre

será viva y eficaz,

no tengo desconfianza

alguna en tus promesas

porque son tu verdad más grande

y absoluta

gracias por tu amor inigualable

porque consolador eres Jesús

de mis aflicciones.

Y se que estas ami lado acompañándome

y ayudándome

a llevar mis cargas en tu cruz

eres mi fuerza para resolver

mis dificultades,

mi corazón siente tu presencia

Rey de mi vida.

 

Además

me siento rodeado

tus ángeles

que me ayudan también

a vencer los obstáculos;

muchos han sido los milagros

que has concedido

de generación en generación,

 

Interminables han sido

tus obras Señor mío,

creador y redentor de mi vida;

te pido perdón

por todas mis ofensas,

y deseo de corazón 

apartarme de todo lo malo

que ponga en peligro mi persona,

Señor de la gloria. 

 

Sobre todo

te ofrezco mi vida

Jesús sacramentado para agradarte

ofrezco todo mi trabajo

como ofrenda a ti

y confío en ti Señor

en tu bondad infinita

en tus maravillosas bendiciones

que de seguro

seguirás derramando sobre mí.

 

En primer lugar

preservame

para tu santo servicio

mi adorado Señor,

alma de Cristo sálvame.

 

No permitas que me aparte de ti,

siempre te necesitare amado Jesús,

no hay nadie como tú,

eres mi alegría y mi felicidad.

 

Por lo tanto

gracias te doy

por la sangre que me da salvación,

que en el calvario pagaste,

tu que velas por mi bienestar;

reprende al enemigo

y no me apartes de tus brazos Señor.

 

Y que tu gracia sobreabunde

en mi vida, para que pueda andar confiado.

Para ti sea la la gloria y la honra.

 

Amén.

El amor infinito de Jesús Sacramentado

Jesús insistió en el amor infinito de Dios por los pobres y débiles dándoles el perdón y ofreciéndoles vida eterna por su arrepentimiento sincero; porque así es él y sus misericordias son eternas y nuevas cada despertar sus bendiciones no tienen límites para todo aquel que le pide con fe. Esta es la virtud que te ofrece la oración de alabanzas por su bendición a Jesús Sacramentado

La resurrección de Jesús, se convirtió en una de las bases de la doctrina del cristianismo, pues con esto demostró que el era Rey de Reyes y Señor de Señores.